jueves, 22 de abril de 2010

John Williams - La Lista de Schindler

¡Maldita sea, que no vuelva a pasar algo así!
Que no se haga más daño a otros seres humanos 
de esa forma o de otra. Humillando, asesinando, acabando con su dignidad; violando derechos, cegando vidas inocentes,
impidiéndoles ser ellos mismos por su cultura, creencias, religión y raza.
De niña vi gente marcada en sus brazos, sólo lo pude comprender más adelante, cuando mi padre me puso en las manos "El diario de Ana Frank". Me dijo: "Ya es hora de que sepas  qué ha ocurrido",  recuerdo también que lo que tenía en una  estantería mi hermana junto a otros libros que me fue dejando. Entonces tendría sólo trece o catorce años. El médico que me examinaba, amigo de mi padre, llevaba su brazo marcado, como otros amigos que pasaban por mi hogar allá donde residíamos, a las afueras de un pequeño pueblo cercano a al Cordillera Central de Los Andes, rodeados de montes y selvas vírgenes, como de potreros y ganado bovino. 


¡Que el mundo lo recuerde siempre, que no vuelva a pasar nunca más y sepa señalar a quien delinque, aunque sea un político y un gobernante, a quien se protege con la falsedad en nombre del resto y de Dios, blasfemando , para salir airoso de toda contienda bélica que le da "prestigio y grandeza internacional a su nación", dado el poderío sofisticado y tecnológico de la misma, que emplea sus ejércitos en estos  campo de auténtico genocidio de inocentes, porque son también improvisados 'campos de pruebas' para sus armas, por la ambición humana; donde sus moradores se convierten en sus blancos físicos, vivos y reales. Pues todos en guerra son susceptibles de ser tomados como "enemigos peligrosos", aunque se trate de mujeres embarazadas, ancianos y niños.


Y es triste que el ejército israelita hiciera otro tanto en la última contienda con palestinos, como a lo largo de los años, por  querer más y más territorio de "los parías árabes", sus hermanos y primos del pasado en la Historia Sagrada, compartiendo el mismo profeta, Abraham. Sí, se olvida el pasado propio y se toman terribles represalias, aprovechando el desconcierto, la debilidad, los escasos medios del 'temible enemigo', que sólo quiere defender su auto determinación y su territorio, aunque comparta y reconoce que fue un perdedor con los tratados después de la guerra, por permanecer sin gobierno y ser un pueblo nómada, pero afincado desde los siglos a ese territorio. Mucho les queda a ambos contendientes por un pedazo de tierra, para reconstruirse a sí mismo desde los cimientos del alma, desde el fondo de su corazón ante tanta sangre derramada de unos y otros por los suyos ¡y Dios en medio de sus vidas!


Pero estos tipejos de mierda, los que hacen las leyes, los que  dividen los pueblos, los que se benefician de ríos revueltos, los que nos engañan con sus astucias y promesas, de un lado y otro, los que manejan a las masas  de ignorantes y tibios electores a su antojo, que les dan alas a otros para que hagan y deshagan,  por lo que les regala su economía, si roban como si no, en el propio territorio,  no son juzgados como se merecen y eso quiere decir, que el mundo no ha aprendido, de las lecciones en la práctica real, por los resultados que se dan hasta ahora. O es que somos tan cabronazos y criminales como ellos por permitir semejantes crímenes contra la humanidad,  convirtiéndonos en unos cómplices cobardes y comemierdas, por permitir lo que hacen sin que sean juzgados. Sean nuestros mandatarios de derecha o izquierda -'democráticas' dicen ser todos, o  radicales de ambos lados, que nos gobiernen y no paguen su mala gestión con cárcel. 


Elisa


Enlaces para ver los siguientes cuatro episodios en alemán:
(Este material se puede hallar igualmente en español)
http://www.youtube.com/watch?v=sUHqosukgpA
http://www.youtube.com/watch?v=WCQnw5Cc2UA
http://www.youtube.com/watch?v=nwBWGIQLKZg
http://www.youtube.com/watch?v=S202KxUN1hk


No hay comentarios: