lunes, 31 de mayo de 2010

Una reflexión como "bloggera"

A lo largo de mi afición por 'juntar letras' y entretenerme, utilizando mi tiempo llamado: "La Tercera Edad", en la que me encuentro y hay que creérselo; aunque aún ando como que "el tiempo ha pasado sin enterarme", así que cuando me entere será porque el espejo me mire y me despierte del susto cuando al verme no me reconozca... Les decía que, he hallado todo tipo de pareceres en mis semejantes respondiendo a diferentes formas de pensar u opinar, actitudes que nos diferencian y así mismo hay quien por inseguridad con este medio, o por una mala experiencia pueden temer o valorar a la baja a quien aún no conoce, porque a través del mismo se puede hacer mucho daño, aprovechando que no se conoce a la gente y por método hay que machacarla, es como una diversión para muchos, porque nunca se sabe quién es quién, salvo en raras excepciones y por referencia de otros podemos  tener confianza.

Me decía una amiga hace un año: "Elisa, en esto del Internet no sabemos con quién nos encontramos y si es verdad que todo lo que cuentan es tan cierto, nunca sabes con quien intercambias un comentario, pues la adulación o la crítica insana puede en uno u otro caso hacer mucho daño, rara es la gente sincera que quiere ayudarnos e incluso enseñarnos; como raros son los que dicen y piensan tal como realmente son y así responde su alma; realmente da miedo enfrentarse a tanta mentira que circula por la red"...

Gracias a Dios que pudo conseguir saber que esta "ranita azul, yo, Elisa, era tal como decía y se hablaba de mí, gracias a Dios, en los foros donde empecé a intercambiar comentarios y participar un poco de mis inquietudes. Esa seguridad tuvo que afirmarla uno de los míos a raíz de un grave accidente en Los Andes chilenos, pudiendo conocerle personalmente porque yo misma se lo pedí. Igualmente me dio otra lección que agradecí mucho y ambas pudimos saber que "lo que bien se quiere no tiene  o lleva dudas". Saber que correspondemos a la imagen que se hacen de nosotros es muy gratificante. No basta lo que nos identifica  por lo que contamos o escribimos en una reflexión, prosa o poesía; pues quien escribe por afición o por entretenimiento y hasta por profesionalidad, no siempre responde a la imagen que nos podemos figurar de su realidad, pues en la literatura como todo se utiliza para hacer de ella una buena preceptiva literaria que no siempre tiene que ver con el autor y su forma de ser , pensar o de vivir, pues sólo vive en la ficción sus personajes.

Sinceramente una agradece estas cosas que nos pasan en la vida y como digo siempre, ¿para qué mentir si las mentiras como suele decirse, "tienen las patas cortas". ¿Pero sí les puedo asegurar que hay ángeles en todas partes!
Los amigos y los desconocidos con los que tratas, si son respetuosos, nos regalarán siempre alguna alegría, estimulándonos positivamente a mejorar, si ven en nosotros cualidades aunque nunca sobresalgamos en esto mundillo, siendo siempre sólo unos honestos aficionados sin más pretensiones. De todos modos se agradece siempre esa parte de su halago sincero, si con ello consiguen que nos superemos si somos conscientes de nuestras limitaciones. Porque realmente creo que debemos ser siempre veraces con nuestra propia realidad, no afirmar nada que no sabemos y respetar sobre todo lo ajeno, porque sólo con ideas propias se puede ser original aunque siempre en esto se manosean a diario las palabras. Que en esto de expresarnos no se es más de lo que podemos dar y representamos, que si alguna vez hacemos algo verdaderamente interesante no hay que creernos que subimos o somos algo; pues sólo somos polvo del mismo barro y alguno sí que puede ser más y brillar, por su trayectoria intelectual de la que también aprendemos; y si por casualidad es nuestro amigo, estaremos orgullosos de que lo sea y apoyarle en su sueño.

Creo que la mejor postura siempre, es pedir con honestidad una disculpa, por lo que desconocemos en el medio y no se hace correctamente, siempre necesitamos  tomar en cuenta que pueden ser muchos los ojos que nos leen y que merecen un respeto, porque como dice la frase conocida: "somos lo que escribimos" y por lo tanto somos lo que sabemos y podemos hacer, así que intentemos hacerlo mejor cada vez que nos expresemos por escrito. Así que en esta nada personal ante los millones de seres metidos en lo mismo, los que pululamos como en un enjambre en cientos, miles de foros literarios pero aún más, millones en el mundo de blogs con todo tipo de contenidos y a gusto de muchísimos más. Se puede intentar 'remar' con un pelín de inteligencia en la Red siendo originales, eso sí porque respondemos a la forma de ser o pensar de cada ser humano y por lo tanto, somos conscientes que podemos ofrecer ideas diferentes recurriendo a la forma que nos define por conocimiento y educación e incluso, mejor si investigamos para estudiar consiguiendo lo deseado; quizá sea la única manera de hacernos entender cuando todo se hace hostil a nuestros deseos, siendo auténticos, nosotros mismos sin copiar a nadie. Cada buen cocinero ofrece su cocido "pero como el de mi madre ninguno".

 Algunos de los que podemos  tener un blog personal o más de uno, como os digo, podemos valernos de este medio con ideas magníficas que pueden ser reconocidas;  y otros con algo de menos suerte, nos lo curramos solos o sin asesoramiento o casi nada, ofrecemos lo que podemos pero siempre con una idea concreta. Tengo un hijo que sabe de informática, lleva como programador más de veinte años; y fue quien  me  estimuló a aprender un poco a manejar un ordenador, haciendo un curso de iniciación a la informática, "para que, mamá, cuando usas mi Pc, sepas cómo usarlo sin que yo tenga problemas después". Puede que por falta de  experiencia o desconocimiento en recursos tecnológicos, como a todos nos pasa, nos dejamos llevar del entusiasmo, pero sobre la marcha vamos poco a poco corrigiendo los errores y mejorando.

Ya dentro de esta motivación  hay algo más que nos lleva a exponer las cosas de otra forma. Allí ya está en juego una idea predeterminada por la creatividad, por cómo vemos las cosas que pueden hacernos falta y a nosotros lo primero, por nuestras inquietudes culturales; pero también por lo mismo mirar por nuestros amigos que nos visitan, valorando los temas que podemos ir alternando en el blog, pidiendo permisos para enriquecerlo y cuidando el Spam que entorpece los equipos y preocupa a otros visitantes. Tal vez el éxito de ser o no más o menos visitados, dependa de un buen blog por su contenido, por cómo nos montemos 'nuestro tenderete' en esta feria virtual, que puede ser más o menos agradable y ameno o interesante de visitar. Por eso vale la vena la variedad o novedad en los temas, escoger los fiables o serios. Cuando así no sucede y me he equivocado los quito enseguida , porque su contenido puede herir o preocupar a una cantidad de  visitantes; entonces hay que dar razones por haberlos subido en algunos casos y lo suelo hacer. dejando al lector del tema que reflexione y no inclinarme siempre por lo que a mí me parece o me gusta y así opinar, salvo en algunas excepciones en las que realmente nos vemos 'picados' a opinar, porque la propia moral no puede callar injusticias en este mundo, que ponen en peligro la vida de millones de seres humanos u otros valores importantes.

Un blog necesita de notas de humor. Dar color y alegría si se sabe poner de vez en cuando al conjunto de lo que se ofrece; lo agradecemos todos. Como revisar cuando hay que ir depurando y borrando lo que se pasa de moda o no interesa, pues hay frivolidades que no valen la pena conservarlas, pues siempre hay otras nuevas y 'las fuentes' seguirán teniéndolas allí donde nos hemos servido de la noticia  y la imagen. Así aprendemos a reciclar poco a poco contenidos. Como dice el eslogan: "somos lo que hacemos, enseñamos y escribimos".

Por otro lado pienso que, al menos a través de lo que creemos que podemos saber, siendo bueno para dar y no guardarlo de forma egoísta, cuando se puede  ofrecer y divulgar, siendo útil a otros esto es bueno. Claro está que se 'navega' en una realidad que, sin protección no es lo recomendable, así que hay que asegurar aquello que sí vale la pena y nos pertenece como idea original. Porque no todos en este mundo virtual responden en su mayoría, como debe esperarse a un patrón de comportamiento ético como siempre se desea, el que nos lleve de igual forma a respetar a nuestro compañeros y amigos, poniendo los enlaces respectivos y pidiendo permiso para su publicación subscribiéndonos. Muchos de ellos nos son desconocidos físicamente, no así por la confianza que nos ofrecen a través del medio, que puede llegar a convertirse en una sólida y respetuosa amistad, considerada y verdadera. Les puedo aseverar que he hallado más gente sana o buena a través de este medio, que en la realidad física del día a día, y que después de un tiempo nos hemos podido abrazar personalmente. Muy pocos son los que han conseguido llegar a inquietarme o no corresponder a la imagen que de ellos me forjé, como así mismo lo contrario. Podría contar tan sólo en una sola mano cinco semejantes  con ganas de bronca por método, pues la impunidad del insulto en este medio les favorece  y, algunos foros desean que la polémica les favorezca con más visitantes curiosos  por lo que se intercambia. Ya no me pillan tan ajena  e incauta, pero sigo siendo fiel a mi forma de pensar, prefiriendo no responder al insulto o la ironía que es su mejor recurso. Juzgar a través de las apariencias es lo que a muchos les lleva a  disfrutar de ser fantasmas con un nick, y otros aprovechan el nick para demostrar quiénes son en realidad y se les conozca, pero sin rechistar sus bravuconadas. Eso les da una imagen aunque no sea la que realmente demuestran en estos medios. Y sé que por experiencia, más o menos, que somos muchos más los que hemos tenido que enfrentarnos a estos energúmenos.

Elisa 
2010

No hay comentarios: