martes, 31 de agosto de 2010

UNA OBRA DE ARTE, UN POEMA

UNA OBRA DE ARTE, UN POEMA: "


s%2D13

















El árbol y la casa vacía


Ahí sigue prisionero, sin salida,
erguido despreciando la maleza,
sus raíces le aportan la nobleza
estéril de la gloria preterida.


Bajo el caparazón de una corteza
agrietada por tanta despedida,
el tiempo cristaliza con dureza
su savia cada vez con menos vida.


Se inclina hacia la casa solariega
lentamente deshecha en la desgana
moral de la familia en desacuerdo.


Y su sombra, que aguarda a quien no llega,
ciega la escasa luz de la ventana
para siempre cerrada en el recuerdo.


Artesana, 15-6-10











Castaños y granja, Cezanne







s%2D13


















El violinista


Las notas, golondrinas musicales,
del hilo de las cuerdas hacen trama
y anidan sobre el haz del pentagrama
posadas en armónicos tendales.
Melodías volando en espirales
bajo la nube negra de algún drama
o entre ardientes volutas de la llama
eterna de los ritmos ancestrales.
La mano prolongada en ágil arco
recrea un abanico de emociones
del mundo subconsciente del artista;
escénico compás de pulsaciones,
alma y madera unidas en el marco
de la magia sin par del violinista.
Artesana, 12-12-08









































Marc Chagall, El violinista azul








s%2D13

























La Virgen de las uvas


Los dos bajo el mismo velo,
horas gratas de una infancia
de uvas y amor, abundancia
en bendiciones del Cielo.




Disfrutan sin un recelo
con las cosas más triviales,
lejos las horas fatales
del espanto de la cruz.




Un niño lleno de luz
en los brazos maternales.


Artesana, 20-10-08




Pierre Mignard, La Virgen de las uvas.



Pierre Migard, La Virgen de las uvas











s%2D13
























Otoño


Agoniza la verde primavera,
quemaron su prestancia los helechos,
arrastra el ocre otoño entre desechos

la pasión que el verano azul libera.


El parque de pasados esplendores,
los jardines repletos de color,
perfecta fantasía del olor,
son hoy marchitos restos de sus flores.


Van cayendo los años por la vida,
blanquean en invierno nuestras sienes,
ennegrecen las venas antes rojas,

y así, vamos al punto de partida
privados del control de antiguos bienes,
resecos como el alma de las hojas.


Al final, las congojas
de algún banco perdido en la distancia
donde rumiar la hiel de tu arrogancia.


Artesana, 27-10-08

DIV>







Mikhailov Eugene, Otoño en el parque antiguo









s%2D13























Décima de arte mayor


Gioconda


Sentimos la mirada que nos habla
y calla al mismo tiempo tantas cosas,
quizá se regocije de las glosas
que inspiran los secretos de su tabla.


Es triste y es alegre, diosa o diabla,
carnal mitología contenida
tras sobrias pinceladas de una vida
austera con maneras de burguesa.
Por sus ojos se escapa la promesa
de una ilusión burlona y atrevida.


Artesana, 27-9-08



El mismo tema en versión "musa"


Gioconda

En el lienzo se muestra sin excesos
con un fondo difuso y algo frío,
a tono con su augusto señorío,
muy lejos de bucólicos sucesos.


Asombra este inocente poderío,
ungida de arrogancia desdeñosa,
se evade sin dejar de ser curiosa,
indemne ante el acoso del gentío.


Que calla, se adivina, alguna cosa;
sentimos la mirada que nos habla,
sin voz, de los secretos de su tabla,
quizá se regocije de esta glosa.


Es triste y es alegre, diabla o diosa,
carnal mitología contenida
tras sobrias pinceladas de una vida
austera con maneras de burguesa.
Por sus ojos se escapa la promesa
de una ilusión burlona y atrevida.

Artesana, 27-9-08







Leonardo da Vinci, La Gioconda






s%2D13























Natividad
Cruza el cielo la estrella misteriosa,
bendecido Belén por un instante,
en la humilde covacha venturosa
se ha hecho luz esta noche rutilante.



Aún la huella del parto en el semblante,
ella acuna, sonrisa temblorosa,
mientras él, contenido y vacilante,
no separa los ojos de la esposa.
El pesebre repleto de ilusiones,
a las claras, recién despunta el día,
llega el pueblo con sus humildes dones;
y el que nace según la profecía,
Rey de reyes, Señor de las naciones,
dormidito en los brazos de María.












































Artesana, 23-10-08







































MURILLO, LA ADORACIÓN DE LOS PASTORES







s%2D13




















La Piedad


Conmovida, la blanca piedra inerte

arranca de la roca la pureza

y le ofrece la luz de su belleza

a la angustia serena de la muerte.


La mano que domina el mármol frío

libera ese reflejo fascinante,

capturando la esencia del instante

sublime de abandono ante el vacío.


Tras la dulce expresión de la mirada

el duelo de la madre configura

en los brazos la humana soledad.


Hay vida en la materia cincelada,

estremecen la paz y la ternura

del aura que desprende La Piedad.


Artesana, 5-10-08








Miguel Angel: La Piedad








s%2D13



























Beatriz

Allana los caminos celestiales
a ese amor sin pasado ni futuro,
aliento de unos versos inmortales,
perfecta alegoría de lo puro.

La dama displicente hecha una diosa
a los ojos de aquel que se doblega
y rinde pleitesía en una glosa
más allá del deseo de la entrega.

Sensaciones de un alma dolorida
tras los cantos de fúnebre respeto
del poeta que al ver su luz perdida
la llora con la magia del soneto.
Musa eterna de amor idealizada
con la sola verdad de una mirada.
Artesana, 18-10-08














































Cristóbal Rojas, Dante y Beatriz a orillas del Leteo (1890)









s%2D13
























El beso


Desnudo amor nacido de la roca
al ritmo de la pura complacencia,
audacia del pudor sin insolencia
en íntimo y oculto boca a boca.


Es un abrazo tierno que convoca
secretos de ternura a la cadencia
armónica entre clásica y barroca
presente en la virtud de su vehemencia.


Avance femenino meditado,
apurando el instante sin exceso
mientras busca respuesta del amado.


En su esencia la escena es solo eso,
intemporal momento apasionado:
El con ella fundidos en un beso.


Artesana, 21-10-08







Auguste Rodin, El beso










s%2D13



























Mediana edad


Con mirada furtiva, sin engaños
el espejo la enfoca diferente,
ve marcada su vida lentamente
a la luz de unos ojos casi extraños.

Absorta, se rebela displicente
con los surcos escritos por los años,
incapaz de subir esos peldaños
que refleja la imagen desde enfrente.

Tras la rueda del cambio inevitable,
la inocencia curtida en la batalla
aún controla el tirón de cada día;


gira el tiempo en un eje inexorable,
y si bien sus estragos nada acalla,
es capaz de burlarlos todavía.

Artesana, 11-8-09









Edouart Manet, Mujer ante el espejo












s%2D13




s%2D13

"Artesana"

¡Tú no sólo sabes hacer poesía,
es que reúnes su belleza en un ramo significativo de versos
que hablan del gran contenido que te distingue!
Quiero que mis seguidores con sensibilidad
y debilidad por la buena poesía
disfruten de la tuya.
"

No hay comentarios: