martes, 28 de septiembre de 2010

Lo de juntar letras (Un poco de mis reflexiones documentadas)

[Dibujo de su autora]

¿Cómo puede ser tan diferente la retórica de la dialéctica y la demagogia
Cómo podemos creer que todo cuando está escrito es serio o le respaldan verdaderos datos, que sí refrendan un verdadero contenido, ¡con la cantidad de noticias que circulan por todos lados! No cambia la intención aunque la elocuencia tenga su medida y la persuasión su encanto, pero todos  contamos para otros como parte de 'su botín'.
La demagogia, la más vulgar de todos los estilos cuando se utiliza la palabra para el engaño o la maldad, es la peor de las formas para comunicar y consigue siempre beneficios porque es capaz de convencer. También es la que más ayuda a los politicastros y a sus sistemas corruptos para convencer a las masas. 


Pero aquí quiero tratar estos tres supuestos que son referente de atención en cualquier medio social. Vamos a aclararnos los que digo según su significado oficial. Porque así nos sirve para recordar quién o cómo y en qué forma se utilizan estas formas del lenguaje, como sus variantes o mezcla de las mismas por sus oradores, como en quienes escriben para los medios o se entretienen en tertulias de radio, prensa y televisión, muy diferente de quienes escriben como escritores, es decir los autores de obras serias y escritas o impresas, pero no exclusivamente están relacionadas con la política u otras materias parecidas, aunque no dejen de ser parte persuasiva de lo que desea conseguir su autor. Pero recalco que todo depende de lo que nos cuenten o quieran conseguir con la palabra de viva voz o escrita, ya que toda fórmula utilizada es parte de la comunicación y no siempre responde a intereses insanos,  o necesidades oscuras, que ocultan  las verdaderas intenciones que lleva el que comunica, para conseguir la captación de una parte del publico, donde la necesidad de quien nos habla es expresamente llevada a la afirmación y al convencimiento de lo que dice o explica como ocurre en la publicidad. Así que la utilidad de acompañar a la voz todo todo tipo de recursos interpretativos es muy importante, como son los movimientos de las manos y el gesto del rostro; podemos comprobarlo en los profesionales del  teatro, en los payasos de circo y humoristas por ejemplo. Pero también en el político, el religioso y en publicidad. 


Aunque no siempre es así, hay un sector interesado en todos para otros fines bien diferentes. La tres también sirven para especializarse en el uso del Lenguaje con estilo y la necesidad de comunicar con el público, como lo es la oratoria, que dice: "género literario que se concreta en distintas formas, como el discurso, la disertación , la conferencia , el sermón, etc."

 Estos medios que utilizamos, la prensa, la radio, la televisión, como igualmente lo hacen los oradores políticos, profesionales de la enseñanza, tertulianos de cualquier profesión, pues son una necesidad más bien utilizada con propiedad, pero en otros casos es el fin para conseguir  prosélitos para toda causa, donde se les paga por ello o sirve para que sepamos de las realidades que esta sociedad necesita que sepamos; bien, para advertir de los males que hay en la misma y no nos sorprendan. El problema radica en si nos cuentan la verdad en los supuestos por lo sofisticado del sistema, cuando sólo tenemos estos medios a nuestro alcance y no la noticia o la situación real ante nuestra vista. Me refiero a los llamados "medios informativos".

DIALÉCTICA: 
(Del lat. dialectĭca, y este del gr. διαλεκτική).

1. f. Arte de dialogar, argumentar y discutir.
2. f. Método de razonamiento desarrollado a partir de principios.
3. f. Capacidad de afrontar una oposición.
4. f. En un enfrentamiento, apelación a algún tipo de violencia. La dialéctica de las armas.
5. f. Relación entre opuestos. La dialéctica de vencedores y vencidos.
6. f. Fil. En la doctrina platónica, proceso intelectual que permite llegar, a través del significado de las palabras, a las realidades trascendentales o ideas del mundo inteligible.
7. f. Fil. En la tradición hegeliana, proceso de transformación en el que dos opuestos, tesis y antítesis, se resuelven en una forma superior o síntesis.
8. f. Fil. Serie ordenada de verdades o teoremas que se desarrolla en la ciencia o en la sucesión y encadenamiento de los hechos.






dialéctico, ca.
(Del lat. dialectĭcus, y este del gr. διαλεκτικός).
1. adj. Perteneciente o relativo a la dialéctica.
2. m. y f. Persona que profesa la dialéctica.
 V.
Cliquear enlace a: materialismo dialéctico...

RETÓRICA: 
(Del lat. rhetorĭca, y este del gr. ῥητορική).

1. f. Arte de bien decir, de dar al lenguaje e
scrito o hablado eficacia bastante para deleitar, persuadir o conmover.
2. f. Teoría de la composición literaria y de la expresión hablada.
3. f. despect. Uso impropio o intempestivo de este arte.
4. f. pl. coloq. Sofisterías o razones que no son del caso. No me venga usted a mí con retóricas.






retórico, ca.
(Del lat. rhetorĭcus, y este del gr. ῥητορικός).
1. adj. Perteneciente o relativo a la retórica.
2. adj. Versado en retórica. U. t. c. s.

DEMAGOGIA: 
(Del gr. δημαγωγία).

1. f. Práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular.
2. f. Degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Fuente: Real Academia Española © Todos los derechos reservados


 Como veis cada ser humano tiene su propio estilo de expresarse o hablar aunque no escriba para dedicarse a escritor, pero sí a otras actividades donde hablar sea necesario y la única forma de ganarse la vida. Puede ser un mero aficionado lleno de pasión por lo que hace, como un charlatán de  feria. Pero también alguien que se prepara para estar documentado con seriedad, para no ofrecer en sus charlas datos erróneos o especulativos. Porque hasta en esto hay que ser sensato a la hora de dar 'a la luz' una idea o argumento, tanto si es propio como ajeno, pues las fuentes son importantes si deseamos ganarnos crédito y sobre todo partir de argumentos veraces como seguros, bien documentados.

*Cliquear: La Oratoria

La comunicación en la publicidad (La presentación):
La dialéctica:


Unos aprenden la habilidad de expresarse en uno u otro estilo, según para qué y con quién, pero si se quiere ser natural, que es lo que realmente seduce y nos gusta del que comunica y más cuando somos lectores, es tener un amplio léxico entre otros recursos. Les dejo aquí mismo algo sobre "La Teoría de la Argumentación" del  "Centro Virtual Cervantes". En el primer caso que podría aplicarse igualmente a quien se dedica al oficio de escritor, sabemos que quien se dirige a nosotros lo hace desde una perspectiva coloquial, sencilla y sincera como humana, tal como podría hablarle a los suyos familiares o verdaderos amigos;  sin tener que dar una falsa imagen para obviar otras realidades, que no le descubran ante sus tertulianos o lectores como un oportunista. La literatura está llena de recursos magníficos para la ficción, no así para otras circunstancias de la comunicación hablada o escrita que sí merecen nuestra atención, cuando no se ajustan a la verdad o también son rayanas en la vulgaridad, el sinsentido y el mal hábito de desprestigiar  o dañar la reputación de quien sea, sólo por el mero deseo de hacer verdadero daño moral a aquél al que está dirigida. Y, para esto la palabra en los labios como impresa siempre ha sido parte de la historia en todos los tiempos y azote de muchas seres buenos y nobles, por el mero hecho de ser lo que son o simplemente por haberse equivocado alguna vez y, hasta por ser odiados o envidiados en otros casos. 

La palabra escrita puede estar llena de personajes ambiciosos en busca de originalidad y, ésta, puede ser "El Vellocino de Oro"o "El Arca de Noé" para quien se atreve a buscar éxito. Por eso es mucho mejor documentarse en el tema que se quiere exponer, tomando suficientes apuntes y 'notas al margen' para hacer un buen texto, aunque todo dependa de nuestras capacidades personales en el buen uso del lenguaje para redactarlo. Siempre merece la atención cualquier escrito por pequeño que sea, pero también en otros supuestos más importantes por su tamaño  o contenido, cuando se trata de una obra extensa y también necesariamente bien llevada en todo tipo de detalles, bien estructurados en sus aspectos, donde se desarrolla la trama, cubriendo todos los detalles que sirven de referencia y sirven para la atención del lector; porque saber describir es parte de una obligación, pero también es allí donde radica el encanto que se merece nuestra admiración por pequeño que sea.

 La educación del lenguaje es importante, la palabra no siempre es el fiel reflejo de su orador o de nuestro interlocutor. Refleja su personalidad, sus conocimientos y emana seguridad. Sirve para aprender mientras entretiene. Sabemos que muchas veces está mediatizada de antemano por un guión impuesto, pero también por las circunstancias previstas para la ocasión y un fin determinado, no siendo siempre quien habla o escribe el autor del contenido expresado. Pero en otro caso el escritor u orador puede ya ser reconocido por un público,  tiene un valor bien fundamentado por el peso literario de su pensamiento, su estilo en el uso de la palabra, pues ha ganado prestigio y reconocimiento con el tiempo; ese es el mérito que cualquiera que escribe desea para sí, si se aventura a 'juntar letras'. Difícil tarea es la de ser un buen escritor, pero aún más difícil ser un buen crítico literario, cuando son las editoriales las que quieren asegurar sus ventas y en muchos casos, consiguen anular los sueños de un buen escribiente o comunicador.

A. Elisa Lattke V.
2010

No hay comentarios: