martes, 23 de noviembre de 2010

Por Ellas... (Homenaje a la Mujer Maltratada-25/26-XI-2010) 2ª Parte



Si esto no lo entiende 'la neurona lista', 'la iluminada' por estar harta de ser lo que es. De la que hablaba en la primera parte, la de mi anterior exposición sobre el mismo tema. Es porque aún 'la neurona con luces' no sabe por dónde tirar para romper los lazos, sus ataduras, liberando al resto de sus hermanas dependientes y majaderas... 
¡Salvo que las coja a todas reunidas sin aviso, utilizando los mismos métodos de 'su 'agresor' y, desde la tribuna de sus esperanzas, les dé una buena arenga... ¡Vamos, que se monte su mitín con todas las de la ley y sepan de una vez, cuál es el fin seguro que tienen todas 'las camaradas' si no se espabilan! 

Los individuos que agreden suelen estar y sindicar en todos los partidos políticos.
 Son sólo 'machos' con diferentes tendencias políticas, las que le vengan bien a sus intereses morales y económicos por supuesto; a veces muy respetables, profesionales médicos, algunos dedicados a la enseñanza pública y hasta fieles  'compañeros' de ideas moralistas muy conservadoras, pero militantes muy liberales en otras, etc,. No olvidemos a 'la ultra' de ambos lados ya nos lo ha indicado en las últimas semanas, cómo piensan con respecto a la mujer y si son del bando contrario las féminas, aún peor. Aunque  se amparen en sus consignas de buena voluntad, siendo solidarios con lo que creen que es justo, pero de dientes para afuera, pues en casita tienen 'la mano cerrada' y 'el puño en alto', aunque no sería de extrañar que algunos canten el Himno de la falange y otros "La Internacional". La hipocresía es un plato de doble uso y por intereses de imagen o apariencias, no dejarán de ser lo que son: Machistas.
 Todos ellos están siempre a la extrema de todo, suelen ser violentos y raramente 'se desnudan' delante de los familiares de sus víctimas, pero dejan caer sus 'pelotillas hediondas', avisando de su condición, aunque  no pasan inadvertidos. Se les conoce 
'el señorío' y el disimulo. ¡Unos auténticos hipócritas! 


¡Hay que denunciarlos, mis queridas congéneres!

.Recordemos que: Una mujer maltratada sólo se recupera en el amor y se confía en el mismo, pero lejos de quien ha hecho todo lo contrario. Una mujer no olvida el daño moral al que ha sido sometida y esas secuelas permanecen, nunca podrá ser la misma y ellos lo saben ¿Por qué insisten pensando que siguen siendo de su propiedad, es que no es suficiente lo que les han hecho y necesitan acabar de una vez con sus vidas, para satisfacer su machismo?

 Muchas de mis congéneres siguen castigadas por esta abominable lacra, bien sea porque se las ha dejado de querer o porque sólo desean hacerles daño, cuando ellas se enteraron quién era él, lo que escogieron para tener a su lado y saben que se equivocaron; porque si fuesen amadas esto nunca les pasaría. El daño psicológico a que se somete una mujer y, en otros casos hasta las  mismas parejas homoxesuales, es peor que el de la muerte física, porque indistintamente sea mujer u hombre el que recibe un maltrato verbal o físico, suele someterse a tratamiento psicológicos que en muchos casos, los propios médicos que los atienden sospechan lo qué les pasa aunque sus pacientes lo suelen negar, pero sus médicos, neurólogos y psicólogos, no denuncian el estado de sus pacientes y esto es grave. No sé si es justo lo que se protege "del secreto profesional" en casos graves o susceptibles de ser un delito; pues es evidente que lo hay por omisión ante las evidencias y por la  integridad en que se haya posiblemente quien le consulta.  No sé  o ignoro si esto se contempla en los expedientes de denuncia sobre los malos tratos, pues quien atienden a una víctima de violencia machista es igualmente responsable moral de un grave problema, que merece ser tratado de otra forma. Así que, si no lo hacen, atiborran de pastillas a su paciente durante largos periodos, consiguiendo con ello otros problemas derivados de la ingesta a que las someten y, ellas/os, al abuso del producto aconsejado en el tratamiento ante su situación; porque para que les haga un mayor efecto ante el insomnio, el miedo en la vigilia, se hace más asiduo del mismo; y son largos los periodos a lo largo de años de tratamientos parecidos,  donde las víctimas sólo consiguen estar como adormecidas o sedadas, sumisas e incapaces de hacer frente a su agresor, sin  poder reaccionar y pensar por su cuenta, anulada para decidir lo mejor y abandonarlos para siempre, pero denunciando lo que les está pasando antes de que sea tarde... ¡que ya se encargarán las autoridades de la custodia de los hijos cuando él se queda con ellos, en el caso de no poder ellas, si son madres, llevárselos consigo. Aunque tengan que encararse con su realidad ante su familia, amigos y demás prejuicios, porque la Ley así les favorece este primer paso. Pues bien es cierto que es un paso muy difícil, es su salvación cuando comprenden perfectamente cómo y de qué forma su verdugo, ha conseguido sistemáticamente darle a entender "que no tiene nada qué hacer porque él es capaz de alegar cualquier cosa, por desprestigiar aún más su realidad, destruyéndola y no sólo psicológicamente, sino, hasta profesionalmente porque sólo le interesa una mantenida que le dé hijos o le sirva de ayuda doméstica a cambio de otros favores... ¡No es Amor! 
¿O, es esto amor? 
Siempre tendrá el recurso de decir a ella que es una inútil que no sirve para nada o, quién le va a creer si es una enferma, pues tiene sus informes psicológicos, sus tratamientos médicos, las direcciones de sus amigos para contarles quién es y hasta lo que pueda ser útil para que Ella tema y siga a su lado. (...) Recordad siempre todos los cabos sueltos que dejáis para que él se sirva de los mismos, en el caso de intentar dar un paso fuera de su jaula...

Estos cobardes de mierda, dicen arrepentirse del daño que causan , les piden perdón, las invitan a un capricho o cualquier cosa cada vez que actúan como bestias, "porque las aman mucho y sin ellas no pueden vivir, y como te quiero tanto y eres así o asá, me dan celos, y me confundo pero tú no me entiendes, etc..." ... A ellas, que ya no les queda un ápice de autoestima, nada, con la dignidad en el calzón de su opresor, ceden y vuelven a caer una y mil veces en el agujero... hasta que sus familiares lo tapan con flores, "porque por fin ha descansado, la pobrecita..."

Familiares, amigos y conocidos, sólo ven las apariencias y algunos lo saben y suelen evitar alterar a la víctima que lo sufre, colaborándole al potencial asesino en la impunidad de los hechos. El, disfruta de sus fechorías por el silencio en que se mueve, por los prejuicios en que la sociedad le protege pero a él, al machista. Hasta que de esa manera impunemente se va 'cargando' a su víctima.

Elisa

Temas relacionados:





No hay comentarios: