lunes, 28 de junio de 2010

Autor, enseña tu libro en Internet

Autor, enseña tu libro en Internet: "
Bree Tanner
Los escritores que hoy en día están vendiendo mucho se empiezan a dar cuenta de una cosa: Internet no es un enemigo mortal lleno de piratas armados con palos, antorchas y horcas.
icho así debía parecer algo obvio, la red es un lugar en el que siempre habrá una parte de pérdidas y otra de beneficios. Entre los beneficios más rápidos y baratos se encuentra el de crear y mantener contentos y alegres a un gran número de lectores.
Vamos a poner un ejemplo claro. Hace pocos meses nadie quería ver sus obras puestas a disposición de cualquiera en sitios como Scribd: se montaron grandes voceríos y los abogados afilaron sus notas de Cese y Desista. Ahora, con todo el mundo un poco más tranquilo, tenemos de manera habitual adelantos de los libros para poder echar un vistazo a su interior y, esto es importante, algunos autores se lanzan -suponemos que con el permiso editorial- a iniciativas como la que ha realizado Stephenie Meyer.
Meyer se debe a sus fans, eso está claro. Llevaban tiempo pidiéndole algo más de la trilogía Crepúsculo y tenía que mantener el espíritu alto ahora que llegaban las películas. Ese regalito que les ha hecho es La segunda vida de Bree Tanner, libro que durante un tiempo limitado -del 5 de junio al 7 de julio- se puede leer de manera cómoda y gratuita desde la página web habilitada a tal efecto.
Muchos de los editores tradicionalmente opuestos a estas cosas del diablo que se transmiten de ordenador a ordenador deberían reflexionar con este tipo de propuestas. Es un libro que tiene una gran demanda, que tiene a cientos de miles de seguidores esperándolo como agua de mayo, y de repente pueden acceder a él desde su casa. Y leérselo gratis. Gra-tis. ¿Afectará esto a las ventas de La segunda vida de Bree Tanner? Lo dudo mucho. Seguirá siendo un éxito apabullante.
Está claro que esto no es algo que cualquier escritor pueda hacer, la distribución Creative Commons o estas vistas previas limitadas funcionan genial con los autores consagrados, aquellos que en un momento dado pueden pensarse dejar de contar con una editorial para llevar su propio negocio en lo digital. Algo que no va a suceder mañana pero que pronto será un elemento más a la hora de negociar… si tienes un nombre.
Por ahora toca tomar nota de este ejemplo de márketing que nos deja a una comunidad de lectores agradecida y más dispuesta que nunca a seguir comprando productos de Stephenie Meyer, eso si todavía les quedan ojos tras leerse todo el libro en un monitor, claro.
"

No hay comentarios: