viernes, 1 de octubre de 2010

COME, REZA, AMA, de Ryan Murphy

COME, REZA, AMA, de Ryan Murphy: "
Señoras y señores del jurado, tenemos nuestra propia versión de los hechos. Si hay mucha pija en la sala le rogamos interprete nuestra redacción lo menos humorísticamente posible, osea.

La verdadera traducción al idioma de la dignidad cinematográfica, para la nueva película de este televisivo director norteamericano, de férrea educación católica y basada en las memorias best-seller de una tal Elizabeth Gilbert, sería algo así como TRAGA, SUPLICA Y REPUDIA:

1. Traga:
De principio con bastantes cosas. Pasen los tics propios de la Roberts: que si sonrisa buzón, que si bañera Pretty Pretty, que si dudas frente al compromiso tipo 'Novia a la fuga', que si desquiciamiento al final con la vena hinchada a lo Patiño, etc., etc. Era de prever, independientemente del argumento.
Esta primera parte, que es lo mejor (si es que se puede decir tal cosa) de la cinta, podemos al menos deleitarnos con algunos entornos italianos de postal y algún razonamiento interesante ('-Los americanos sabéis de entretenimiento pero no tenéis ni idea del placer- tremendamente aplicable a su propio cine). Todo ello si se pasa por alto y con esfuerzo, claro, los tejemanejes romanceros iniciales de puro cuajo, un agobio de feminismo garrafón (-es que no me siento realizada, jo-pienso comer toda la pasta que quiera y luego ir de compras a por unos vaqueros de una talla más, te lo juro-), el moñismo de una escritora de éxito (como siempre en este tipo de argumentos aquí todo el mundo está forrado y nadie sabe lo que es trabajar. Todo el tiempo del mundo para viajar, mirar nubes y andarse a la nariz. A picar zanjas o escribir críticas de cine les ponía yo a todos) y tal y tal.

La fragrante americanada de este primer episodio es (redoble): Hacer la cena de 'Acción de gracias' en plena Italia. Mucho espagueti carbonara y pizza cuatro quesos, pero el pavo para dar las mismas a dios nuestro señor que no falte. Señor qué cruz.



2. Suplica:

... y bastante porque la cosa va a peor. El segundo episodio de nuestra intrépida aventurera nos sitúa en la India. Rodeados de misticismo puro, pero chamuscado a lo barbacoa yanqui. Y como es norteamericana todo el mundo quiere ser su amigüita y compartir cosas con Julia. Habla cinco minutos con una chiquilla y ya le enseña la foto de su futuro esposo ('-es mono-' replica ella) y la invita a la boda. Aparecen giris histéricos que le aconsejan que permanecer en silencio absoluto relaja el cutis y la garganta. Llegamos a conclusiones como que dios vive en ti y lo contamos todo por facebook a través de un portátil bajo un baobab. Destacable también su primer rezo inicial, que es algo que nos ha maravillado a lo largo del tiempo del cine yanqui, ese diálogo tan cachondo, algo así como: -'Hola dios, me alegra conocerte por fin, no sé muy bien cómo va esto ¿qué tal todo, tronco?'-

La fragrante americanada de este segundo episodio es (redoble): Una habitación acristalada para la meditación con aire acondicionado y cronómetro en la pared que te la mide (la duración de la oración).




3. Repudia:

Ya la cosa se pone insoportable del todo. Nos trasladamos a Bali y viene a ser como el colmo. Globalización a tope, cadena de favores (-toma, miles de dólares americanos que me han donado para ti, por pobre de solemnidad, mis super amigos del tuenti-) y comienza el romance. Bardem haciendo de brasileño, para qué queremos más, y que si llorando con su hijo que le pregunta ('-¿todavía no te has ventilado a la Roberts?-pues ya es hora-')

La fragrante americanada de este tercer y último episodio es (redoble): Los chillidos histéricos del penoso final donde salen todos los traumas, miedos y complejos tan norteamericanos y tan de toda la vida. Adiós meditación y equilibrio emocional.

Viene a ser como ese tipo de filosofía que se compra a precio de saldo en un hiper para ser meditada en los baños del 'Storbus' mientras calculas en el netbook, también desde el mismo asiento, las calorías consumidas y pides hipoteca para abrir tu propia escuela de yoga para que esté en boga, osea.

Ver Galería: 4 imágenes »

# Enlace Permanente"

No hay comentarios: