martes, 13 de abril de 2010

Ángel caído

Buscando hallar un pensamiento frío
nunca pude saber cuánto te quiero,
si me tienes en ellos prisionero
encadenando tiempo a mi extravío.

Sumergido en ellos, aún sonrío
dejándome llevar por mi barquero;
y aumenta este amor así de austero
sin morir mi ilusión con tu vacío.

Ángel herido, hundido en las neblinas
de mis sueños terrenos que me anulan;
y no supe eludir mar de presagios.


Hoy, las sombras de tardes mortecinas,
mensajeras calladas acumulan,
en las costas del alma, mis naufragios.

Elisa en: "Don Anselmo"
Abr-10

No hay comentarios: