domingo, 11 de abril de 2010

Dolor a solas

(De los enigmas)

Hay un tiempo muy nuestro 
de la ausencia y la vida,
como tiempo ganado 
que jugó su partida.


Es aquél que se lleva
con su brillo y destello,
acomoda en su abismo
a la inútil quimera.


Es de todo el que sabe
emerger de su adentro
cuando sabe qué lleva
su tatuado recuerdo.


Su misterio se alumbra
en el hueco del alma,
y, muriendo por dentro
aprendemos en calma.


Se vislumbra con  fuego
en la débil materia,
encendiendo los cielos
cuando fluye en arteria.

alattkeva-10

Imaginemos
un pensamiento de aire,
imaginemos
que necesitamos respirarlo; 
sólo imaginemos que se nos acaba.



                                            Enlace:


Enarbolan mis brazos como lenguas de fuego,
son adioses pesados con livianas palabras
enarbolan sus manos como mares de acero;
si tu vida se ausenta de mi verbo que labras.

Remolinos del río de este tiempo de versos,
sin un rumbo preciso nos sacuden el alma
remolinos de... mentes, cuando pasas estíos.
llevan armas letales, sobre el agua que canta.

Nos contemplan los ojos de mirar hacia dentro
y, por su turbio rincón, dan cobardes miradas,
fortifican sus reinos de granito de estatuas
y, nos saben ángeles, que perdieron sus alas.

Enarbolan mis vuelos con palabras... al viento,
las infames que duelen y quitaron los sueños;
enarbolan mis llamas en pupilas de fuego
y hoy se burla este tiempo, donde tallo mis versos.

¡Dos espadas de fuego se clavaron en almas!

Elisa en: "Salambó"
10/4/10[/b]
(De diosa cananea y sembradora)

No hay comentarios: