lunes, 31 de mayo de 2010

"Don Anselmo" soy yo, un viejo seudónimo entre otros...

Les dejo una crítica que se me hicieron en un foro por dejar alguna cosa que no fue bien vista por su contenido. Se  hizo a raíz de publicar este artículo que extraje de la prensa en el 2006 y , aún entrecomillado pareció que me lo adjudicase.
Y lo dije así como -como pone abajo-: "Anonymous" (entonces no era obligado registrarse en el Foro donde acudía, era un problema porque de ello se aprovechaba para intervenir hasta la misma persona con otro nick y la liaba. Y siendo legal en mi conducta y original en mis trabajos, me llevaba muchos disgustos, porque se creía que plagiaba mis poemas y demás aportaciones.


"Don Anselmo" escribió:
[quote="Anonymous 

Este anciano, con perdón para don Anselmo, para cuando vuelva. Perdone que le eche un cable. Yo sí lo entiendo. Pero este tipo desea confundir siempre. Porque Ud. habla de su verdad, su experiencia; y su experiencia, la que no es transferible. Entonces la estupidez como tal, tampoco lo es y menos para su persona que va de vuelta, como es el caso de quien lo critica y dice que no le vale lo que Ud piensa. Pues se ve que tiene interés en saber qué le cuentan y eso dice mucho de lo perdido que anda sin encontrarse a sí mismo.

No será que esto es lo que se hace:

"¿Por qué no hay poesía en los periódicos?"


"Por Andrei Codrescu:

[i]En la segunda década del siglo pasado, en 1916, el poeta dadaísta Tristán Tzara dio la siguiente receta para hacer un poema: 


Tome un periódico.
Tome unas tijeras.
Elija en el periódico un artículo de la longitud que quiera que tenga su poema.
Recorte el artículo.
A continuación recorte cuidadosamente cada una de las palabras que componen el artículo y échelas en una bolsa.
Sacúdala delicadamente.
Ahora saque, uno tras otro, todos los recortes.
Cópielos concienzudamente en el orden en que salgan de la bolsa.
El poema se parecerá a usted.
Y ahí tenemos a un escritor infinitamente original y de una sensibilidad subyugante, aunque no reconocido por la chusma.

Hay decenas de miles de personas, o más, que escriben poesía en serio por estos días. Hay cientos de talleres literarios en Estados Unidos, innumerables recitales poéticos todas las noches en las Barnes & Noble de la ciudad donde viva el lector y en los cafés de su barrio. La bestia es ubicua. Hay películas acerca de poetas que so
breviven a punta de enlatados y hay estrellas de cine que son poetas. Hemos visto políticospoetas, y estoy seguro de que la especie no se extinguirá con Eugene McCarthy. Estoy seguro de
que, en uno u otro momento de sus vidas, todos los políticos, al igual que cada uno de los millares de columnistas, redactores de avisos, acróbatas informáticos y casi todas las demás personas que hayan pasado por una universidad, entraron en contacto con un profesor de poesía o un poeta... y escribieron un poema.
Conque ¿por qué no hay poesía en los periódicos? Se puede sacar poesía de un periódico, pero no hay poesía en él. La razón, me parece, es la publicidad, que reivindica como suya la poesía e, implícitamente, todo el posible contenido de oposición del periódico. El triunfo de la publicidad en todos los medios, incluso en la prensa, no significa que la realidad sea un tris menos espantosa o menos real de lo que siempre ha sido. Lo que pasa es que ahora dispone de menos canales para comunicárseles a quienes están más interesados en comprenderla: la gente que vive en ella. Y yo alegaría que la poesía, ya sea hecha a partir de un recorte de prensa o de desvaríos entrecortados, es uno de los últimos canales de expresión que le quedan."


Y "Don Anselmo" terminó su intervención así:
Cuando falta la inspiración es que faltan ideas y la crítica, es una parte para motivarlas. Por qué no usar la lección con la que se inicia este artículo.

No hay comentarios: