lunes, 17 de mayo de 2010


DolceCity Madrid
De:
DolceCity Madrid 
Añadir a Contactos
Para:auslava@yahoo.es

DolceCity Madrid

Link to DolceCity Madrid

Posted: 13 May 2010 02:39 PM PDT
La muestra cambia de estación pero no de objetivo, de nuevo en los escenarios de Madrid lo mejor de las últimas creaciones de la escena internacional de teatro, música, danza y circo

La XXVII Edición del Festival de Otoño ya está en marcha en la capital, la fiesta cambia de estación dejando florecer su logo en primavera y vuelve para mostrarnos las últimas creaciones de la escena nacional e internacional. Teatro, música, danza y circo actual y de calidad.

11 and 12 es el espectáculo encargado de abrir el festival de la mano de Peter Brook, que con un elenco internacional de africanos, europeos, americanos y asiáticos levanta el telón con una trágica comedia sobre el significado de la existencia.


El circo lo pone Victoria Chaplin, la cuarta de las hijas de Charles Chaplin, que viene a Madrid para estrenar El oratorio de Aurelia, una extravagante fantasía llena de magia en la que le acompaña su hija Aurélia Thierrée.

Nueve espectáculos de danza completan este año la muestra, entre ellos destaca Coeurs Croisés de Philippe Decouflé, Caballero de la Orden de las Artes y las Letras desde 1994 y Gran Premio Nacional del Ministerio de Cultura de Francia en 1995, que se caracteriza por el desenfreno en sus coreografías, los montajes audiovisuales que incorpora a sus espectáculos y el uso de materiales sorprendentes.


Y para acabar: la música. Este año podremos ver sobre los escenarios Genre Oblique, un espectáculo inspirado en la figura de Juana la Loca; The Bukowsky Project, con Ute Lemper interpretando canciones de Brecht, Weill y Brel y del musical Blue Angel; Vexations, bajo el influjo de Sartre y Fight Softly, un grupo neozelandés establecido en Seattle que lidera el californiano Ryan McPhun, amante de los Beach Boys, la psicodelia y la música étnica.

XXVII Edición del Festival de Otoño
Hasta el 6 de junio de 2010

# Enlace Permanente
Posted: 12 May 2010 03:39 AM PDT
En la famosa cuesta de Claudio Moyano, lugar de libros y de libreros, podemos apreciar como nos observa la estatua de Don Pío Baroja, que tras diversas ubicaciones por fin se yergue en su destino más acertado.

Fue un frío 28 de Diciembre de 1872, día de los Santos Inocentes, cuando nació Pío Baroja, en la bonita ciudad de San Sebastian. De familia acomodada y de letras, ya que su abuelo, Pío Baroja, fue editor del periódico El Liberal Guipuzcoano, y antes de él su bisabuelo, en La Papeleta de Oyarzun en tiempos de la Guerra de la Independencia.


El joven cursó estudios de medicina pero las letras ya corrían por sus venas. Se doctora en 1894 y consigue su plaza de médico en la localidad guipuzkoana de Cestona, donde ejerce un breve tiempo, hasta abandonar la medicina para volver a Madrid con intención de cambiar de aires y de profesión. Lo de ser médico no estaba hecho para él.

De esa breve época, dejó narradas sus vivencias en La casa de Aizgorri, dentro de su trilogía Tierra Vasca, que incluye la obra Zalacain el aventurero, llevada al cine en el año cincuenta y cinco por Juan de Orduña.

Su hermano Ricardo llevaba en la capital la famosa panadería: Viena Capellanes, cansado del negocio le ofreció a Pío la posibilidad de regentarlo y éste aceptó, cualquier cosa menos la medicina. De ahí que Rubén Darío escribiera de él:"Es un escritor de mucha miga, Baroja". A lo que el vasco le respondió: "También Darío es escritor de mucha pluma: se nota que es indio". 

En 1900 publica su primera obra Vidas sombrías comenzando su carrera como escritor. En 1935 fue admitido en La Real Academia. Durante la Guerra Civil se instaló en Paris y al final de la contienda volvió a su querido Madrid.


Fallece Don Pío un 30 de octubre de 1956, y su ateismo y decisión de ser enterrado en un cementerio civil, se convierten en toda una noticia en la España del Régimen. Sus amigos y admiradores, Camilo José Cela y Ernest Hemingway, son los encargados de conducir su cuerpo al sepulcro.

La estatua es obra del escultor e imaginero madrileño Federico Coullaut-Valera Mendigutia (1912-1989) que recibió en 1977 el encargo de la ejecutiva municipal para hacer una estatua al magnífico escritor.

Situada durante décadas en el madrileño Parque del Retiro, a tan sólo unos pasos de su ubicación actual, podemos apreciarla desde 2007 en la Cuesta de Claudio Moyano, espacio que el propio escritor reivindicó como lugar permanente de venta de libros.

Como curiosidad deciros que hay otra estatua similar del escritor en España, en la localidad guipuzkoana de Irún.

En DolceCity Madrid: Estatua de Pío Baroja y Nessi

# Enlace Permanente

No hay comentarios: