jueves, 6 de mayo de 2010

Un pensamiento personal y algo más...

Rajoy y 'Zapa'>

Un pensamiento personal:

Hay muchos pensamientos  que resumen toda una realidad política aplicados a los hombres que sirven a los pueblos, que seguramente casi todos podemos recordar muchos de ellos, porque no son las izquierdas o derechas, ni colorados, verdes o rojos, los que pueden darnos lo que ansiamos y comprobarlo precisamente en cómo se llevan a cabo en nuestros líderes políticos, si es que toman nota de las lecciones o los errores del pasado; pues cada pensamiento escrito sale de una experiencia personal o de observar los propios fallos. Y cómo podemos sentirnos a gusto en la nación donde nacimos, si aún se siguen escribiendo aquellos que le fueron negativos, a quienes  tenían el mando, pero los hay que mienten, que sólo son palabras bonitas que jamás se llevaron a cabo, pero suenan bien si están escritas para la historia con la firma de su autor.
¿Cómo saber de las gentes que nos gobiernan y qué les lleva a ese interés, de sentirse 'caudillos de su propia masa' y no pastores recelosos de lo suyo y de sus ovejas, aunque tengan bastantes negras que se les escapan t hay, que traerlas al redil de nuevo. 


 Y acá, en este mundo dirigido por seres humanos, también limitados por sus trayectorias de historias propias, no viene parejo el que sean justos o cumplan sus promesas, desviándose de ideales, que son aquellos por los cuales les dimos nuestro voto.

 Es muy difícil hallar seres que tomen las riendas de un país, obrando con honestidad, rodeados de otros que piensan exactamente lo mismo, sin llevarse ni un lápiz porque pertenece a los ciudadanos que lo pagan. Pero sí creo que, lo que es por justicia y deber humano, necesario, se lo podemos siempre agradecer, a quienes realmente sienten la necesidad de amar a su prójimo  y saben perdonarle, aunque esté en la oposición y se porte con ansias de poder, dando sus puntos de vistas siempre a disgusto y en contra del esfuerzo de su gobierno. Saben también quiénes obran con justicia y honradez , que tampoco se aprovechan para hacer negocio durante su mandato, robusteciendo su cuenta, y aún a costa de no conseguir todo aquello  prometido para sus votantes, porque no siempre las cosas funcionan como se esperan, intentan hacerlo lo mejor posible. 
¿Por qué no lo reconocen? no, no pueden porque la diplomacia y la demagogia a favor del propio partido es así, no van a defraudar a sus seguidores, porque meterían balones en su propia portería


A ese mandatario contrario a nuestra forma de pensar, pero que busca el mismo bien para el país que le ha elegido, el suyo y el de todos, se le debe colaborar  y ayudar apoyándole con confianza en muchas de sus ideas, para no crear malestar en los ciudadanos, porque no todas son como dice la oposición, "insensatas y poco inteligentes".  

Pero desgraciadamente no todo  funciona como se espera, porque los cambios políticos o económicos de las naciones fuertes, afectan a las más pequeñas en su economía.  Y, aún a costa de morir por la justicia y el bien que se predica, se debe llevar sólo lo que se les ha pagado por su servicio, bueno o malo y no más, porque merece reconocerse su labor cuando estuvieron allí gestionando la realidad del país, frente al resto de las naciones, sin criticarles hasta el sueldo que se les da, aunque considero, que aún no vemos un ejemplo real de trabajar por un país a cambio de nada (...), todos se  han aprovechado de su gestión y sus amigos de partido. Pero sí premiar a quien supo mantener un pueblo en paz y unido, con un estable equilibrio económico, reconociendo su labor si ha sido honrada. Pero no hallamos todavía ese líder especial que nos gobierne con acierto, salvo uno tan sólo lo hizo. Todos absolutamente todos, no han dejado a unos y otros incontentos. Pues ni Carrero Blanco  que fue asesinado  por ETA y sucesor de Franco, respondía al ideal de lo que esperaba España y menos con otro militar; ni tampoco Arias Navarro dieron a la nación un cambio importante, sólo estuvieron allí en la gestión necesaria; porque fue realmente con  Adolfo Suárez que todo  fue diferente, y no tiene que ver con el resto de anteriores  gobernantes, antes o después. Fue un caso aparte y le costó trabajo mantener el equilibrio político después de la transición. Es el único que merece realmente que se le recuerde, después de la transición como un gobernante especial hasta el momento.
 La legislatura del presente gobierno con Rodríguez Zapatero a la cabeza, aún no ha terminado. Ya veremos después qué se piensa. 
_*_*_










ADOLFO SUAREZ, EL MEJOR PRESIDENTE QUE HA TENIDO ESPAÑA, 
SALIÓ DE LA POLÍTICA PARA ADENTRARSE EN LA HISTORIA.
José Sánchez Faba. Candidato a la alcaldía por la UCD en 1979.
 Ex – Presidente de la Diputación de Granada.05/05/2010 - Redacción 
Enlcace artículo anterior:
...

 Pensamientos y actitudes moralmente importantes alrededor de lo mismo, nos sobran y se han dicho miles de ellas, pero aplicarlas a la vida misma es lo difícil, porque casi todas salen de las malas experiencias, como lección no aprendida, pero se dejan allí para otros por si se las aplican. 
Como ejemplo a seguir hoy en día no se justifican muchas de ellas, porque las ideas cambian en sus contextos culturales o vienen  adulteradas y con doble mensaje, por muchas cosas materiales que las rodean, además, por que casi nadie se las cree y sólo son "frases bonitas pero no prácticas en política." Sobre todo por las ambiciones y el oportunismo mediático, como si con ello se favoreciera más la imagen, al darse a conocer como mandatario de 'X' nación, quedando en la historia de los pueblos y no, como el más eficaz caudillo de todos los tiempos que gobernara el pueblo español. 
 Un verdadero sueño hoy en día. Pues nadie renuncia a su escaño ante la corrupción comprobada y el movimiento de 'dinero negro', cuando las noticias salpican de inquietud el diario vivir y la prensa  nos cuenta, casos ciertos porque la ley va tomando sus medidas. Pero siguen negando los problemas que les perjudican, porque se han creado intereses alrededor de las financiaciones de los partidos y hay que callar, presionando siempre a los que "se van de la lengua hablando más de la cuenta"... Pobres pringados con carnet del partido en el que confiaban y en sus ambiciones  de 'futuribles'.

Con la fe individual, los votantes si es pura y real, podemos desligarnos de lo que entorpece, desune y se convierte en crítica sistemática, para desmoralizar al oponente. Confiamos en lo que hay hasta al final. Así que para poder abrazar a los de diferentes ideas y hacerlo de corazón, hay que demostrarse mucha humildad, sinceridad y confianza en lo que se cree que está bien hacer en cada momento, por la necesidad que tenemos todos de sacrificar ideas partidistas o doctrinas, en pro de la nación que amamos; sólo por esto ya vale la pena dejar de descalificar continuamente y no especular ante los medios con  situaciones inciertas. No se puede ser tan insensato creando alarma social o sembrando inquietud; no vale la pena regalarnos tanta inseguridad y malestar por ambicionar votos de  posibles electores, haciendo que pase el bulo a un ámbito más delicado llenando de incertidumbre a los demás países del Euro, haciendo con ello  rumor internacional. Es muy dañino para la precaria realidad de un pueblo que alberga esperanza en sus gobernantes actuales y en una gestión política, cuando se compara el caso de Grecia con España. Todo esto me parece de poco juicio e de total insensatez de parte de la oposición, que no se merecen los españoles.

 Estar unidos como pueblo después de una Guerra Civil es lo difícil. Porque el orgullo de una parte que se siente también como español, necesita darle su comprensión y es parte de lo que se entierra, y eso, como dicen, no se olvida fácilmente. Aunque durante el franquismo se perdieran también muchos vidas en los suyos. Pero estos en su mayoría sí fueron rescatados teniendo un entierro digno, sabiendo y recordando dónde morían para recogerles más que nada por respeto, como así lo desean saber hoy los descendientes del otro 'bando perdedor'. Oportunidad que no tuvieron la mayoría del lado contrario. Cientos y miles de combatientes del bando republicano, participantes activos y no, quedaron desparramados  en diferentes fosas comunes a lo largo del territorio español, que ni se sabe dónde están sus huesos. Porque por odios y venganzas familiares o enemistades, se denunciaba con cualquier pretexto, para que los vencedores de la guerra se tomaran las represalias y les encarcelaran, basándose muchos hechos en denuncias falsas. Mi suegro fue uno de ellos y se salvó en el último momento. Nunca fue combatiente ni participó en ningún bando, ni se le conoció política ninguna, pero sí fue de izquierdas por la coherencia de su situación después de haber salvado su vida. El sufrimiento sufrido, el saber por qué a él y,  por qué quienes le llevaron a esa situación, le arrebataron la libertad teniendo una familia. La injusticia marca a las generaciones siguientes, cuando se sabe cuál había sido el fin. 

Así que, bien por envidias, por lindes de tierras, por hacerse a otras propiedades a bajo costo, y hasta por aprovecharse de la viuda sin medios y sola después de una guerra, fueron muchos de los pretextos para  denunciar a posibles enemigos y colaboradores contrarios al régimen, como enemigos de la Iglesia católica, como causas principales. Era también una forma de humillar a muchas familias, que tenían mejores recursos para salir adelante. 
Les sacaban de sus hogares al terminar la guerra y, a media noche o de madrugada, les asesinaban lejos de los pueblos y caseríos, enterrándoles de forma clandestina en cualquier fosa común o cunetas de los caminos. Lugares donde hoy se levantan otras edificaciones o son terreno intocable, por haber sido urbanizado o haberse levantado un gran monumento. 

Porque hasta la fe en Dios se expropia como principio sujeto a la doctrina de un pensamiento político. Se condiciona y se rebaja a lo banal del pensamiento, para sobrevivir sin el temor a Dios, pero dándose golpes de pecho en las iglesias, porque se inventa una moral a gusto del que asesina o avasalla, creyéndose un enviado de Dios y un escogido para el bien de su patria. Es una necesidad que induce a pensar que no hay justicia divina y sí humana, pues se toma con las propias manos la misma en nombre de ese 'dios' para mantener la  unión de esos ideales entre sus fervientes seguidores, arreglándolo todo con un pacto de silencio ante sus propios crímenes, "los que creyeron necesarios por el bien y la paz de una nación libre y soberana". 


Casi todo está como rayano en la liturgia de una logia satánica, donde se rinde culto a los que son dignos del líder o caudillo. Y por necesidad inimaginable y tal vez terror a la justicia, se someten a ello porque están con los suyos bien seguros, los que apoyan esos ideales que van pasando de generación en generación aún con sus manos manchadas de sangre. Pero es que pasa lo mismo en el lado contrario, y no digamos que no es así, pues en defensa de otros ideales hay que hacer lo mismo.  Hasta los mismos defensores, religiosos de la doctrina de  Cristo, cuando callan y otorgan cometen el peor error ante 'los perdedores', y sobre todo cuando olvidan su ministerio y están de parte de la injusticia, para poder mantener su situación religiosa y salvar su pellejo, sin contrariar a los que toman el mando de una nación; y saben de muchas injusticias que han perdonado con un Padrenuestro, Ave María y la bendición, pero "el secreto de confesión es sagrado."  Saben perfectamente que se tuvo una doble moral para ricos y pobres durante ese régimen. Dos Cristos.

Lo claro es muy duro, pues del otro lado también se acogen a lo mismo, aunque hayan perdido la fe. Si tienen oportunidad de servir al diablo y a Dios por salvar el pellejo, siempre pasará más de lo mismo. Pocos son los hombres que mueren por ideales nobles, sin haber disfrutado en vida de lo que les correspondía por justicia o gloria, por pequeña que fuese. Otra cosa  que tienen los que cometen crímenes horrendos, es  volverse más religiosos que nadie, porque así creen que en vida, redimen sus culpa por si las moscas y son menos sospechosos. Las reglas militares son muy duras y la familia  no tiene por qué saber de lo que pasó en la lucha cuerpo a cuerpo, o en la necesidad de quitarse al enemigo por cualquier medio. Así que sus descendientes sólo saben una parte de la verdad, estando muy seguros de lo que les enorgullece ante el resto, porque "sus ascendentes hicieron en justicia lo que más convenía en ese momento."

 Entonces, es completamente inútil trabajar codo con codo, cuando los intereses son 'tuyos' o ‘míos’. Una nación es una verdadera empresa donde todos deben echarse 'un cable', una mano o dos, para que suba, no para aprovecharse del momento y la situación, porque se volverá a repetir su triste pasado.

Dos de esas máximas:

"Si precisas una mano, recuerda que yo tengo dos." (San Agustín)

"No sólo hacen adeptos los partidos con sus doctrinas, sino con los buenos ejemplos y la recta conducta de sus hombres"
(Pablo Iglesias)


"La memoria histórica">

No hay comentarios: