jueves, 3 de junio de 2010

"El ataque a la flotilla de Gaza"

"El ataque a la flotilla de Gaza:
22.05

Varios medios israelíes, incluido The Jerusalem Post, han sacado esta foto en sus webs para demostrar que los integrantes flotillas eran lo de costumbre, terroristas peligrosos. El brillo del puñal y el color del dedo meñique hace sospechar que han tenido que echar mano del photoshop a toda prisa. Y no les valía un cuchillo normal. Tenía que ser el típico puñal curvo que hasta los espectadores de la película 'Aladin' saben que sólo puede llevar un taimado árabe.
Es típico de estas situaciones. La propaganda israelí se deteriora muy rápidamente cuando se ponen nerviosos.
22.00
En su declaración, el ministro británico de Exteriores, William Hague, incide en cuál es el origen del problema:
This news underlines the need to lift the restrictions on access to Gaza, in line with UNSCR 1860. The closure is unacceptable and counter-productive. There can be no better response from the international community to this tragedy than to achieve urgently a durable resolution to the Gaza crisis.

I call on the Government of Israel to open the crossings to allow unfettered access for aid to Gaza, and address the serious concerns about the deterioration in the humanitarian and economic situation and about the effect on a generation of young Palestinians‪.
Qalandyah herido.jpg
21.15

Una activista propalestina de nacionalidad norteamericana perderá un ojo tras recibir un impacto con un bote de humo en una manifestación en protesta contra el ataque a la flotilla que ha tenido lugar en el paso de Qalandiyah, en Cisjordania.
20.00

En la versión israelí, el abordaje de la flotilla de Gaza se ha convertido en una 'brutal emboscada' protagonizada por los atacados, no por los atacantes. Es el titular de la crónica del periodista Ron Ben-Yishai, del Yediot, y es la expresión que están utilizando las autoridades. Así que ya tenemos cerrada la visión israelí. Los pasajeros del barco eran terroristas y por tanto cualquier uso de la fuerza está justificado contra ellos.
Según ese relato, podría dudarse sobre si los soldados son unos criminales o unos incompetentes cuyas acciones finalizaron con la pérdida de vidas. Su responsabilidad no está en duda. Fueron los militares los que tomaron la decisión de atacar en esas circunstancias. Con la intención de justificar el baño de sangre, el Ejército ha difundido unas imágenes de los primeros momentos del asalto. Hay un grupo de personas, quizá unas 20, que están en la cubierta cuando llegan los soldados, que se descuelgan con una cuerda desde el helicóptero.

Los israelíes mantienen que esos soldados llevaban munición no letal, además de pistolas con munición real. Fueron atacados con barras por los que les esperaban. Los miembros de los grupos propalestinos que han llevado a cabo acciones contra el sitio de Gaza siempre se han manifestado de forma pacífica. En un grupo tan amplio, de 500 o 600 personas, es perfectamente posible que algunos decidieran resistirse al abordaje. No es la actitud más inteligente si te enfrentas a un grupo de soldados armados si la prioridad es salir con vida del intento. Pero nada de lo que ocurre en relación a Gaza desde que se inició el sitio es 'inteligente'.
Como ya se pudo apreciar en Líbano en 2006, a una absoluta indiferencia hacia las víctimas de sus ataques, hay que unir ahora una sorprendente negligencia en la conducta de los militares israelíes. Digamos que se han terminado creyendo su propia propaganda y ya ni se molestan en comportarse de forma profesional (¿será por eso que Bernard-Henry Levy dijo hace unos días que el israelí era el Ejército más democrático y moral del mundo?). Lanzar una cuerda sobre una cubierta llena de gente es una medida especialmente estúpida que puede causar el derribo del helicóptero. De hecho, si esas personas hubieran sido de verdad terroristas y hubieran estado armados de verdad, les habría resultado bastante fácil conseguir ese objetivo.
El trágico resultado de la operación era perfectamente previsible en estas condiciones. Los miembros del grupo asaltante forman parte de los Shayetet, la unidad de fuerzas especiales de la Armada israelí, autora de innumerables operaciones de comando desde hace años. No son antidisturbios o soldados de infantería. Desafiando toda credibilidad, la versión israelí dice que comenzaron disparando a las piernas de sus agresores. No será por eso que al final la cifra de muertos fue tan alta.
La prioridad de la flotilla era denunciar el sitio de Gaza, más que nada por las pocas posibilidades que tenían de llegar a tierra. Podrían haber sido interceptados por buques de guerra a plena luz del día y no habrían podido continuar. Ahora, a causa del elevado número de víctimas, se está celebrando una sesión de emergencia del Consejo de Seguridad de la ONU y el aislamiento de Israel se ha acentuado.
Al final, a Israel sólo le queda la teoría que dice 'todos están contra nosotros'. Nadie parece comprender que los que inician el asalto de un barco son responsables de su desenlace.
----

El Gobierno israelí ha detenido el avance de la flotilla solidaria con Gaza con las tácticas de costumbre: una exhibición desproporcionada de fuerza militar contra un grupo de civiles. Ha habido entre 10 y 19 muertos, según distintas fuentes, y el número de heridos es mayor. Las víctimas han caído en el buque turco Marmara, por lo que se supone que la mayoría de los muertos son de esa nacionalidad.
Los comandos israelíes pertenecían a una unidad de élite. Si bien empezaron a utilizar gas en el abordaje, pronto hicieron uso de sus armas en el Marmara. El Gobierno de Netanyahu se ha apresurado a denunciar que algunos miembros de la flotilla utilizaron palos y cuchillos. No es la primera vez que las víctimas resultan ser los agresores, según la versión israelí. De hecho, eso es precisamente lo que ha dicho Ehud Barak esta mañana.
Es cierto que en una de las imágenes se ve a un hombre atacar a un soldado con una barra. Horas después, el Ejército ha dicho que se han encontrado dos pistolas con los cargadores vacíos en uno de los barcos y que hay varios soldados heridos. Durante el ataque de madrugada, ha tenido que haber muchos momentos de confusión y violencia. Lo que está claro es que fueron los israelíes los que decidieron llevar a cabo el abordaje en esas condiciones y por tanto sólo ellos son los responsables del desastre.

El ataque se produjo en aguas internacionales a 75 millas de la costa de Gaza, según los organizadores de la flotilla, lo que lo convierte en un acto de piratería. Obviamente, Israel controla la costa de Gaza, pero no puede alegar que forma parte de sus aguas territoriales, ya que es territorio ocupado desde 1967. La legislación internacional no te permite reclamar como tuyos tierras o aguas conseguidas en una guerra.
La censura militar ha impedido hasta ahora que se facilite una cifra exacta de bajas. Los heridos ya están siendo atendidos en Ashdod. Tampoco ha permitido que los israelíes que iban en los barcos den a conocer su testimonio. Se dice que entre las víctimas está Raed Salah, dirigente del Movimiento Islámico en el norte de Israel. Si fuera cierto, es probable que se produzcan incidentes muy serios y protestas protagonizadas por la comunidad palestina de Israel.

Las relaciones con Turquía van a caer en su punto más bajo, pero no creo que eso preocupe al Gobierno más reaccionario de la historia de Israel. Continuarán con su narrativa que los define como víctimas, con independencia de su conducta, y en caracterizar como terroristas a todos aquellos que se oponen a la ocupación de territorio palestino. Mientras la situación económica sigue siendo un desastre, ellos se ocupan de anunciar que en un restaurante de Gaza se sirve comida de buena calidad, como cuenta Mónica G. Prieto. Nunca asumen ninguna responsabilidad sobre sus actos y ahora no será una excepción. "
"

No hay comentarios: