sábado, 19 de junio de 2010

Transmutación en frío (Alzheimer) Un poema para estos dos cortos...




(Alzheimer)

Frío físico,
lúgubre vacuidad.

Puerta sin advertencia,
paso prohibido a todo lo caduco
más allá de toda invitación abierta,
donde miramos la idea de lo que fue y no supo,
ni tampoco sabe ser ya idea.

Vida o amor para llenarse
pero sólo de vida ya perdida.

Estrofa que lleva la incógnita
en su hueca fosa de recuerdos,
en plenitud de desasosiegos inconscientes,
con todos sus despojos de vacíos.

Los que no se llenan ni se apagan del todo,
necesidad de renovarse con la muerte,
en ese olvido de volver consigo... a reencontrarse.
Receptáculo de angustias, esto somos
para el drama interior del ser humano
o, un henchido corazón en silogismos.
¡Dilema, ‘argumento cornuto’ o desgraciado!

Sin embargo terminamos todos como 'fiambres'
en 
 
'la nevera' , desenchufada o rota,
freno de todo pensamiento.
¡Qué más nos da hermanos, si el frío es el mismo!
Con amor o sin el, enfermedad, dolor y muerte.
¡Siempre luchando en nuestro abismo!

No hay alternativas somos polvo de imán
hasta en la herrumbre, oxido que atrae.
Radicales libres en su litigio por la vida,
juventud y vejez, evolución, decadencia;
cuerpo y mente, verdor madurado que se pudre.

Lo que fue y lo que hay... ¡y se va yendo de vacío!
Y se suman fracasos como éxitos,
más los primeros a la larga lista,
la de desencantos propios
donde somos lo que llena un Todo,
persiguiendo siempre el de sí mismo.

No siempre es éxito único, 
 
el nuestro.
¡Otra vez será, qué remedio! – Nos decimos-
Y la materia gris, la dueña de la idea, se nos muere;
se nos convierte en cementerio.
Cables yertos, conducciones de desechos,
humana chatarra de despojos, basureros.
Pero fue útil para el ‘bluetooth’ preciso
que sin saber o sabiéndolo, consentimos.

Y me tomo la vida como es, hermanos,
con la Fe de un poema también de basurero,
cuyo final dura, lo que duró el mensaje
de cálida esperanza por la vida... ¡Reciclaje!
Si hay que volver se vuelve por ella, ¡la Vida!

¡Ay, qué colmo en este Cosmos y en su llanura del vacío!
Como estrellas que han dejado de brillar y han explotado.
Y de nuevo retornamos a la vida,
otra alma espera ser la dueña en otro cuerpo,
se entrega sumisa al eterno drama
sometiendo la materia al mismo ciclo.

Y aquí estaremos
por la bendita Fe en la esperada acrópolis,
de nuestro Alfa y Omega que nos llama.
 

*alattkeva. 3-jun-05

(Reservado los derechos.)


No hay comentarios: