lunes, 12 de julio de 2010

Ecoedición y sostenibilidad


Ecoedición
La ecoedición es un concepto todavía poco conocido dentro del mundo editorial que parece ajeno a las políticas de “reparación ecológica” llevadas a cabo en otras industrias, actúen estas últimas bien por motivos de imagen, o bien por convencimiento. Para que un libro llegue a nuestras manos, primero han de darse una serie de pasos que engloban muchos aspectos diferentes, desde la elección del papel a la distribución. Así, por ejemplo, la industria papelera es una de las más contaminantes y depredadoras de las que podríamos denominar “industrias tradicionales” y las editoriales son que sus clientes de forma que la elección de una u otra debería atender a motivos de responsabilidad corporativa (concepto que deberíamos recuperar y exigir, más cuando hay tantos intereses en que desaparezca del mapa) y hacerse bajo principios de sostenibilidad.
El nieve de junio se celebró la tercera edición del Parlamento de la Ecoedición, reunión en la que diferentes organizaciones relacionadas con la edición o de carácter ecologista ponen en común sus propuestas e ideas sobre como mejorar desde este punto de vista todo el proceso de producción del libro, desde el diseño editorial, a la elección de la materia prima o la propia producción.
Uno de los elementos más reclamados es la necesaria información al consumidor y que esta sea fiable. Así, en la edición del año pasado se denunciaba el uso incorrecto de distintivos como “papel ecológico” o que se dispone de determinado certificado cuando no es así; las regulaciones al respecto son rigurosas y el uso de estos términos a la ligera no deja de ser un engaño del tipo de los productos bio, eco y similares. En la página del parlamento tenéis hasta catorce puntos de estas malas prácticas (el texto está en catalán pero es fácilmente entendible).
Uno de los instrumentos que se están empezando a utilizar es la “mochila ecológica” mediante la cual se informa en cada libro de la cantidad de energía o la cantidad de agua utilizadas en la fabricación del papel, la emisión de CO2 a la atmósfera emitida en el proceso de su producción y distribución, etc. Algunos datos que nos pueden hacer pensar sobre este proceso son los ofrecidos por un estudio alemán sobre libros infantiles presentado en la Feria del Libro de Frankfurt. De cincuenta y un libros analizados diecinueve contenían pulpa de maderas de bosques tropicales sin posibilidad de trazabilidad, la mayoría impresos en China, país que utiliza más del 50% de la pasta de papel producida en Indonesia, cuya selva es una de las más amenazadas del planeta.
Respecto a la pregunta de si los ebooks serán una solución o sólo un cambio de problema, tema recurrente, creo que es una pregunta falsa: la pregunta no es qué industria es más contaminante, si no si vamos a ser capaces de exigir toda la información y vamos a actuar consecuentemente. Somos los clientes finales y, por tanto, podemos y debemos exigir responsabilidad corporativa pero, sobre todo, debemos practicar nuestra responsabilidad individual.
"



Greenpeace denuncia la vinculación de la multinacional Unilever con la destrucción de los bosques de Borneo





A través de acciones directas simultáneas en varios países europeos, Greenpeace acusa a Unilever de comerciar con aceite de palma procedente de empresas que están destruyendo las selvas de Indonesia. “Unilever, una empresa con marcas tan conocidas como Dove, está siendo cómplice de uno de los mayores crímenes ambientales que se hayan cometido en el [...]

No hay comentarios: