jueves, 8 de julio de 2010


[New post] Las peores 10 cosas de ser adolescente
De:
TU MUNDO VIRTUAL Un mundo de Conocimiento y diversión   
Añadir a Contactos
Para:auslava@yahoo.es

Las peores 10 cosas de ser adolescente

Nadie dijo que este periodo entre la infancia y la adultez era fácil, pero tampoco es el fin del mundo. ¿Qué es lo peor de esta época para ti?
Cuando uno es niño quiere ser grande a toda costa y cuando es grande quisiera volver a ser niño. Lo que la historia nunca cuenta es que en la mitad está la época más difícil de todas: la adolescencia.
Es ese punto intermedio en donde uno no es, como dicen popularmente, “ni chicha ni limoná”, porque los niños ya no lo ven a uno como niño, y los adultos no lo ven como un igual.
Es la época en la que todo cambia, es la transición de renacuajo a sapo y no sólo es larga, sino difícil. Para recordarles a todos los adolescentes del mundo que no están solos y que todos pasamos por las mismas, he aquí un top 10 de las peores cosas que trae consigo la adolescencia, pero que siempre terminamos superando.
10. “Nadie me entiende”. Entre los muchos cambios y conflictos que la adolescencia trae consigo, está la sensación permanente de incomprensión. Sobre todo de parte de los padres, porque los amigos están pasando por lo mismo que uno, pero para el adolescente promedio sus padres no tienen ni idea de lo que ellos están sintiendo. Esto viene atado a un reconocimiento social que es básico e indispensable en esta época y que los padres no entienden: por qué uno tiene que ir a la fiesta de Juancho, Mafe, Paulis y Pachito.
9. Torpeza. La adolescencia es un cambio en el cuerpo y en algunos casos se da un crecimiento demasiado rápido que no es uniforme, por lo cual las manos y los pies crecen primero y uno es siempre el traste que derrama algo en la mesa del comedor, bajo la mirada preocupada de la mamá que piensa que su hijito salió descoordinado, en el mejor de los casos.
8. Crecimiento y deformación de la nariz. Como si ser adolescente y sentirse adolescente no fueran castigo suficiente, el crecimiento no es sólo de pies y manos o de estatura. La cara también cambia y, en el caso de los hombres, la nariz suele crecer y deformarse un poco mientras la mandíbula se vuelve más puntuda. En el caso de las mujeres es un cambio más generalizado en toda su expresión facial. Deja uno atrás el look de niño, pero toma un look adolescente que se siente horrible.
7. Las fiestas de 15. Son un obligado de la adolescencia y, aunque el concepto de la fiesta es una buena idea, lo que implica es una gran pesadilla. En el caso de las mujeres es la primera vez que deben usar zapatos de tacón, medias veladas y van a mostrar la realidad de lo que les creció en el pecho. Los hombres deben usar corbata o corbatín, exponer su voz en cambio frente al mundo y sacar a bailar a sus compañeras, que hasta entonces eran sólo “amigas”, pero que ahora ven con la mediación hormonal.
6. El cambio de voz. Retomando algunos puntos anteriores, en el caso de los hombres, uno de las peores cosas de la adolescencia es el cambio de voz. Vamos a unirlo aquí con el otro drama: la salida del pelo facial. La voz se vuelve una gran maquina de gallitos, todo el mundo se las monta y no hay nada que hacer, excepto esperar a que el cambio suceda. En cuanto al pelo, hay hombres con mucho y otros con poco, lo cual hace que algunos exhiban su bozo de lulo desde muy temprano, mientras a otros les llega más adelante. De una u otra manera el pelo facial se convierte en todo un tema en la adolescencia. De hombre lobo a más lampiño que una sandía, nadie se pone de acuerdo.
5. Crecimiento de los senos. La cosa no es tan fácil como parece. Primero, porque es doloroso. Luego viene el complejo y la montada de los amigos, porque en algunos casos no se pueden ocultar. Para algunas la cosa sucede en vacaciones y cuando vuelven ya tienen un tamaño muy respetable. Si además se estudia en un colegio mixto hay que lidiar con los chistes y las jaladas del “acostumbrador” de parte de los niños... De por sí el uso de una prenda que se llama “acostumbrador” es bastante vergonzoso.
4. El despertar sexual. La adolescencia es ese momento en que algunos de nuestros amigos dejan de ser sólo eso para convertirse en personas que nos atraen físicamente. Ese que hasta ahora era el compañero o compañera de puesto, de repente es una pareja potencial y ya no le queremos caer a puños sino a besos. Esto por supuesto viene acompañado del primer beso francés que uno se da en la vida, que tiene implicaciones de todo tipo, pero lo más complejo es entender el uso de la lengua en todo esto.
3. Amor platónico. El despertar sexual viene acompañado de un proceso de enamoramiento, por lo general hacia alguien mayor que no nos mira ni para escupirnos. Es la primera vez que sentimos esa mezcla de cariño con deseo sexual. Lo miramos, suspiramos, nos dan mariposas en el estómago cuando está cerca, vomitamos rosado y sentimos morir cuando nos habla. Pero por lo general nunca llega a nada y pasan años antes de uno pueda superar una traga de ese tamaño.
2. Acné. Como si crecer, despertar sexualmente y estar lleno de hormonas no fuera suficiente; como si el crecimiento de los senos y la nariz no bastara, la adolescencia viene acompañada del acné. En el momento en que uno quiere verse bien, su ego y su vanidad han salido a flote y uno quiere estar lindo ante el espejo, en ese momento crítico de la vida, salen los “maravillosos” granos, aquellos compañeros infaltables que salen rojos, pero que tiene punta blanca cuando el consabido amor platónico pasa por el frente, notando nuestro Nevado del Ruiz.
1. La menstruación. Les pedimos excusas a los hombres, pero el número uno tiene definitivamente que ser este momento que cambia la vida de las mujeres. No es sólo por el hecho de que dejan de ser niñas, sino porque casi todas (si no todas) se asustan con la primera. Hay manchas, hay fugas, hay cólicos y una fuerte sensación emocional. Y a todo eso hay que sumarle que, luego de la primera menstruación, no quedar embarazada se convierte en un tema y en una responsabilidad.
A pesar de todo lo malo que pueda sonar, la adolescencia es un paso necesario y es la transición que finalmente nos lleva a la adultez; los chicos se convierten en hombres y las chicas en mujeres. Aunque el proceso pueda parecer largo e insoportable, al final las recompensas se ven, alcanzamos al amor platónico o nos parece una tontería, el acné desaparece y todo lo demás queda como un feliz resultado de un proceso del que salimos con la frente (o la nariz) en alto.
Te invitamos a que nos ayudes a completar esta lista con lo que tú crees que es peor en la adolescencia.
    

Trouble clicking? Copy and paste this URL into your browser: http://subscribe.wordpress.com

No hay comentarios: