lunes, 30 de agosto de 2010

Pongámos al día con: Neurociencia (y neuromarketing) en busca de la conciencia



El futuro está en estas 'pequeñas dosis' de adelantos subliminales que nos dejan ver. Así de esta forma tan simple,, se conciencia a la sociedad inquieta por comprender o saber que nos cuenta la Ciencia. Y si somos curiosos o nos interesamos en ella, si queremos estar al tanto de lo que nos dejan ver, no de lo que aún no quieren que veamos porque es obvio que todo no lo sepamos, no sea que cunda el pánico y nos sorprendan hechos, que quizá sepa la gente más preparada para los cambios que se nos avecinan. Es bueno leer un poco sobre el tema y estar al tanto de las novedades, para que no nos sorprendan esos 'fenómenos desconocidos' ahora, pero que luego se vuelven muy familiares; los que en cualquier momento pueden salir de su "Caja de Pandora".

No podemos ir más allá de lo que se le da a conocer al hombre de la calle. Sólo sabemos de forma esporádica algunas cosas, sin estar interesados por todo lo relacionado con la Ciencia, salvo que podamos tener 'el artilugio o el fenómeno' entre las manos para manipularle a nuestro gusto. Interesa a la mayoría lo del mundo inmediato, el presente aunque lo desconocido le atraiga, no se está lo suficientemente preparado para admitir un cambio ajeno a la rutina de un tercio de la población mundial, que incida en su realidad de forma drástica.  Pero si éste ofrece a cambio una compensación práctica todos se apuntan. Puede que cuando queramos enterarnos de lo que está pasando y nos pase, sea demasiado tarde para reaccionar positivamente de forma inteligente a ciertos cambios, que poco a poco ya se van introduciendo en nuestro sistema de vida e incluso, se anuncian; pero se toman de forma lógica porque son migajas de la Ciencia aplicadas a la seguridad, la industria, la tecnología, la salud, diversión y comodidad en la sociedad de hoy; pero no yendo más allá de lo que sugiere el asunto o lo compone, aunque se nos esté dando una prueba tangible por adelantado como una manera de acostumbrarnos , cuando hay mucho más alrededor de cada invento que el hombre disfruta a medida que la tecnología avanza. Importa saber su manejo, no los entresijos de cómo fue hecho el artilugio, pero sí el para qué es la cosa sin preocuparnos de buscarle otras ventajas, las que sí han contemplado los especialistas y profesionales de la Ciencia. Incluso los fabricantes en serie de alguno de estos artiligios novedosos, sólo les interesa la demanda en el mercado para su cadena de producción, que suele ser resultado casual de muchas pruebas y 'la chispa' de una idea que se convirtió en otra posible utilidad.

Así que las chispas siguen saltando del crisol y que no nos sorprendamos ninguno. Aquí os dejo una pequeña muestra para estar al tanto, pero esto ya está superado, seguro; y se están consiguiendo ahora mismo otros resultados aún más sorprendentes no tan sujetos a las teorías. Podemos pensar que la leyenda no está lejos de la realidad, precisamente porque hay que disfrazar la verdad antes que destruir de algún modo las pruebas, de 'una verdad' que nos pertenece a toda la humanidad, por estar en la misma barca, pero esto no es así. Pero sólo la  manejaran aquellos que ven más allá del ojo que la descubre, porque las investigaciones se basan en hechos  probados  y con resultados prácticos. Descubrir algo nuevo no inventado, es convertirse en un ser con mucha suerte y si es en equipo mucho mejor, pero no siempre se deja al individuo que lo consiguió o al grupo que lo estudio, libre para hacer declaraciones o hablar en la sociedad de su descubrimiento, porque siempre hay "Un comité de consejeros especializados" que ven más allá de lo que se ha conseguido mirando -por ejemplo- una pared blanca...

Sólo les recomiendo que indaguen sobre ello, que no nos contentemos con mirar la pared blanca, porque nos han dicho que tiene ese color, no otro; y porque alguien quiso darle una mano de pintura a la realidad convenciéndonos que lo era , evitando que supiésemos en qué punto exacto se halla la puerta en ese aparente y hermético muro, al que los estudiosos llaman ''Ciencia''. La pregunta es: ¿Se puede ir al otro lado del muro sin tecnología?

¿Podemos también nosotros descubrir 'una puerta' oculta en la pared, y cuando menos nos pensemos pasar 'al otro lado'?
¿ Por qué millones de seres estamos frente al aparente muro y no lo vemos, y mucho menos por dónde se pasa al otro lado?
¿Qué hay al otro lado de ésta realidad que creemos es la verdadera? ¿La verdad conocida ante los medios de comunicación es en realidad la cierta, estamos seguros de ello y lo que nos cuentan cada día? (Ya subí algo relacionado con alguna de estas preguntas que me hago)
¿Hay otra dimensión que la supera o nos puede sorprender aún más?
¿El término Dios o como quieran llamarle, según las creencias individuales, respecto a cuanto  encierra: "Yo soy la Verdad y la Vida", tiene aún más dentro de su significado conocido?
¿Qué espera a las generaciones que nos precederán que ya no veremos?
¿Qué tiene qué ver "el orden mundial" con todo esto y los adelantos de la Ciencia; y si sera positivo para la esencia espiritual del hombre y todo lo que llamamos Vida en este Planeta?
¿Todo lo que nos enseña la NASA como descubierto, es realmente cierto y si es así cómo podremos estar seguro de lo que nos  cuentan si no lo vemos?
¿Nos han dicho todo lo que saben? O mejor: ¿Qué nos ocultan que no sabemos?

Elisa

Qué era el éter, (primer ay segunda parte)

No hay comentarios: