lunes, 2 de agosto de 2010

Una...


Ilustración de la "Teoría de los colores" del poeta y científico alemán Johann Wolfgang von Goethe, edición de 1810.


Somos de la Vida, arcilla bendecida,
pero en la materia, barro que se descompone.
Y es que una por ser lo que es, se contenta con muy poco;
sólo le basta una lágrima para deshacerse de alegría,
pero también ellas  deshacen de tristeza.

Así que, una, es siempre de su lejanía,
de su tiempo que acaba, que se va yendo hacia atrás
con ciertas satisfacciones.

A una, se la va olvidando. Y se va con un poco de rabia por callarse muchas cosas;
y por tantas renuncias cuando el sentido común sugiere el silencio.
Una aguanta y no sabe qué le hace estar en este planeta,
así de esta forma cuando se sabe de otra.
Basta ser de esta nada que te amasa a diario
para convertirse en "pan debajo del sobaco" para algunos.
Sí, ya sé que es bastante vulgar decirlo de este modo, lo sé...
"en poesía o prosa", pero es tan cierto como la vida misma, compréndelo.

-¡Mira: es que no creo que se den cuenta cómo eres en realidad!-
Quizás, "alguien especial humanamente sensible... un ser ilusionado.",
Meditamos palabras y observamos en silencio.
Se sabe qué 'alas' nos colocaron encima como a las gallinas,
son aves pero apenas si aguantan un vuelo corto por tanto culo.
A las cosas se las llama por su nombre;
además redondean el sentido de cualquier argumentos
porque sugiere verdades que todos conocemos.
Aunque hay quien nace sin su pan y otras cosas
y aunque chasque los dedos, nada ni nadie aparecerá
para ponerle "la felicidad en las manos" y ver qué hace  con ella.

Es que cuando se tiene lo que a otros les falta
¡para qué quejarse amigos! -Hay puñados, eh, no lo olvidemos!-
No es por aguarle la fiesta a nadie que se digan estas cosas,
es que para ser verdadero en este mundo y, cada uno con su historia
necesita entender que el mundo compromete aún con brochazos de colores;
que es necesario meditar y comprender cómo se conjuga el verbo 'hacer' en el presente;
que los males no los queremos para sí pero hay que arrimar el hombro por una mínima parte,
no podemos eludir la experiencia de ser del montón cuando menos lo esperamos;
que eso no tiene por qué entristecernos y hacernos infelices, es experiencia".
Y no hay que decir: "¡para qué quejarse si nada se va a cambiar!"
 Pero con todo en contra se puede seguir viviendo,
 porque estando bien jodidos como otros o puteados, también se vive.
¡Uds., perdonen que lo diga así, pero es muy cierto!
Lo malo es pensar que "cada ser humano tiene lo que se merece",
"que se ha venido al mundo para ser feliz, pero no lo supieron hacer mejor..."
... que, "por eso les pasa lo que les pasa..."
¡Me niego a pensar que ese Dios está en todo esto!
Pero sí en cada uno por falta de voluntad, Él somos todos mismo en todos, somos su conciencia y existencia y en cada uno debe haber una parte de su conocimiento, no está nada aparte de  todos, siempre es el mismo, por eso en la comprensión y la unidad está el éxito. Su fuerza es el milagro del cambio para el bien de la humanidad, su cuerpo vivo. Por lo tanto no hay otro modo de conocer su AMOR, si no es a través del mismo. ¡Nosotros! El resto de valores viene en el conjunto de la voluntad por aceptarlo en nosotros y demostrar que Él está donde siempre lo hemos intuido, dentro de cada uno, en nuestro corazón  que es templo. Lo que pasa es que las instituciones lo lían todo con sus doctrinas de "San para mí", una forma de subsistir a costa de los pendejos. Ninguno ha hecho por el mundo tanto, como aquellos que se han inmolado por la humanidad y la libertad y demás valores que distinguen que el hombre por naturaleza es bueno. Es el temor a morir el que le hace malo, porque cree que mientras viva y aproveche en su bien la existencia negando a otros lo que no se niega para sí, es feliz, que viene al mundo a aprovechar su oportunidad y no ve otra salida mejor que "el ordeno y mando" para que le rindan pleitesía, erigiéndose un dios terreno, un puñetero ser de barro que necesita que le teman y creerse el ombligo del mundo, pero sin el resto de seguidores imbéciles no es nadie.
.

 ¡Que ya esta bien de ser inconscientes de los propios privilegios
cuando no nos permitimos  ningún sacrificio, teniendo una vida fácil!
Por eso somos más los que nos vamos muriendo de diferentes formas
cuando falta otro aire en medio de tantos deseos, menos materiales;
porque te reconoces en el soplo de los sueños imposibles
y cuesta trabajo integrarse en lo mundano, aunque lo comprendes
evitando ser un "no sé qué diablos te pasa a punto de explotar..."
Somos muchos más los que observamos instalados en la prudencia y la paciencia
de nuestra atalaya particular, ante esos otros que nos exasperan por no darse cuenta,
pero nos critican por  nuestra actitud silenciosa y tranquila ante el caos,
pero bien nos vale mirándoles con desprecio y de frente... ¡Se han equivocado!
¡No merecen amor y respeto y nos van perdiendo para siempre!
Mucho de todo esto pasa a demasiada gente.
Porque siempre intentas ser de un todo equilibrado pero en medio del absurdo ajeno,
que se sube como leche hirviendo, y se nos va la vida...
¡Menuda es la sinrazón de los de la "mala leche"! ¡Inconsciencia!
por eso, algo por cualquier sitio llevamos por algún lado apretujado,
bien dentro del pecho o en las manos y muchas veces
las verdades encerradas en los puños.

Somos nada en el bolsillo lleno de quien cree que con dinero compra voluntades.
Esta sociedad humana se deja mimar en el bolsillo del mundo, por eso se le ve el cobre,
se convierte en un chavo de mano en mano. Si estuviese en el corazón sería pañuelo de lágrimas,
Entiendo lo de bosquejar la felicidad o intentar disfrutar antes de morir...,
aunque muchos morimos la víspera.

Una, es como un ave que todos quisieran enjaular
y la adulación no es lo que llena a ciertas especies.
-"Eres un lindo canto, oh, qué bien lo dices!"-
-¿Cómo decir que es esto lo que no esperas, aunque es agradable?-
Porque, aún se está en 'el amnios' y  no le das importancia a lo que haces,
que el halago nunca debe estimular, que es el verdadero aquél que nos corrige
para ser mejores en todo, que es así de cierto y sencillo
pues con una tarde de otoño sobre el mar tienes bastante,
que para no sentirte servidumbre de un vuelo con collar, te inventas otro libre.
Que, a veces somos del amor y otras...te vas... "¡A la mierda!" Así de simple.
¿Quién nos asegura lo contrario? ¡Que la vida de algunos es así de injusta e hipócrita!
Las apariencias están cubiertas de su doble versión,
porque sin esos detalles ajenos perdería el verdadero sentido práctico para ser mejores.
Aunque muchos de nosotros rechazaríamos a millones de seres humanos por taimados.
No se puede ser invitado a la vida y auto engañarse en ella,
creyendo que engañamos al resto cuando pasamos por ella de invitados.
¡A todos, menos mal nos toca, se trata de salvar el almo de cada cual!

Pero una, ¡una! nunca debe de huir de lo negativo, buscar lo artificial,
 lo fácil, sabiendo lo que hay, lo que tienes y lo que no;
porque, aún teniéndolo todo hay algo que siempre nos hace falta...
¡Por eso venimos al mundo a buscar lo que faltaba para completarnos! (...)

En cada estación pernotamos por un instante
con el propósito de irnos a la siguiente...  ¿A qué carajo? -se pregunta-
¡Pero hay que irse poco a poco de cada una!
Se construye el propio templo con su campanario
donde 'el sacristán' puede tocar las campanas
en cualquier momento, incluso, sin avisarte.
Una... entiende que esto de vivir no es fácil
que hay nubes grises en pleno agosto,
que los bríos del ayer no son los mismos,
que todo se pasa, que vamos pasando...
 ¡Y hasta pasan, pasan de nosotros!
Porque somos causa y efecto con afecto o sin el para la siguiente,
pero no todos venimos al mundo "con el pan debajo del brazo"...
¡Algunos ni las migas de aquéllos que se lo comen por el camino!
 Hay quien no sabe a qué sabe el pan...
Otros, se les acaba en el momento con tanto..."toma pan y moja".
...
Me siento vaivén en el cansancio del oleaje,
pero sigo siendo del mar que me mece
empujada por el influjo de la luna... -¡Ay, mi luna!-
¡Sólo eres del reflejo sobre el agua... y qué!

A veces los instantes ocupados son pesarosos
pero se tiene la sonrisa comedida, el gesto grave por momentos,
con el silencio metido en los bolsillos y la lágrima fácil que nadie ve.
Algunos silencios bien educados, huyen por los rotos de sus harapos, ¡qué suerte!
¿Y por qué siempre te limpias los mocos con los dedos cuando piensas en el amor?

Hoy quisiera dormirme en un pensamiento con susurros de llanto
y, agotada, nunca despertarme.
¿Saben los pensamientos que la tristeza de amor es bálsamo?
La que se desboca con todo el sentimiento;
la que fluye como un río... haciéndose palabra,
verso y es poema en el rumor de la constancia que entiende a dios,
¡para qué pedir más cuando se es también hojarasca de compost!
Me dispersa en mi propia  naturaleza y sabes lo que duele tener sus alas
en ese saca cerrado cuando eres embrión;
ella me entiende porque soy más en su dolor por entenderlo
con las alas rotas y su llaga abierta intentando curarse;
¡es que procedemos de la piel de todos los colores
 desde el bosquejo del blanco y negro!

'Estas alas' mías vuelan libremente para quien entiende,
se agitan en este espanto de sentirle cerca sin tocarle;
con el voraz deseo de acabar esta locura del alma que sustenta
porque de su vida somos experiencia, memoria... tiempo,
por eso queremos descansar de todo lo nuestro en ese Todo suyo;
olvidando lo que se ha sido: Un puente por donde todos pasan
El mismo del ayer, el que se hace interminable porque ya le conocemos.

Se sabe por qué y para quién se llora...
cuando se te reblandece la arcilla
Sabes lo justo porque más, no nos dejaría envejecer
pero sí lo que se ama cuando se va de vuelta.
¡Es que una, va de vuelta y es bien pendeja pero no tonta!


Elisa
Julio,31/10 Madrid



*Hay algo que nunca hallamos para nosotros cuando queremos, pero sabemos que está ahí en alguna parte esperándonos. (alattkeva)
*
Hay quien huye de sí mismo por temor a encontrarse y se tropieza con su sombra, presentándose. Siempre es bueno conocerse a tiempo. (alattkeva) 
*
Ser consciente de ser quien se es, sin tenerse a sí mismo para resolverse, es bien triste. No dejes que otros influyan en ti, que sus criterios sean el eco de los que desea escuchar, para sentirse anulando los tuyos. Piensa que no te ama lo suficiente para que seas tú misma cuando te quiere voz y por lo tanto prolongación suya. Nunca podrás saber si se equivoca, porque te ha convertido en su eco. (alattkeva)
*
Tengo una inquietud desde hace setenta años aguardándome sentada al otro lado de mí misma. Seguro que no me pierde de vista. (alattkeva)



No hay comentarios: