miércoles, 8 de septiembre de 2010

Pensamientos en voz alta


"Y yo, que fui viento cabalgando entre las olas,
cauce de río, espuma del desove,
tierra fértil desangrándome en desiertos.
Heme aquí, aún de pie, con la frente sin mancha,
levantando esta sinfonía de amor hecho poesía
sólo por respirar el polen del recuerdo." 
Leer todo el poema en: 
http://www.facebook.com/note.php?note_id=434855776560&comments=#!/notes/rossana-arellano/juicio-al-dolor/434855776560

Heme aquí también leyéndote en este nuevo despertar, donde la conciencia propia observa y toma sus lecciones, porque la sensibilidad siempre está a flor de piel en ella, aunque a mis años no debo de sorprenderme por extraer de la vida y mis semejantes más lecciones.

Una, que es así de esta piel compartida y solidaria, no se acostumbra a 'la estructura molecular de las neuronas ajenas', cuando se sabe memoria en las amadas; porque fue hija de su madre, sensible, agradecida y enseñó más de lo mismo: a amar.

He esperado y preguntado a la Vida, pero es sólo un estado individual que no nos pertenece cuando somos de otro, el nuestro; pero a veces, los pensamientos nos escarban la cabeza tratando de entender los comportamientos humanos porque dentro estamos todos y nos movemos en el mismo barro. Como cuando nos preguntamos, ¿por qué son tan cuadradas las esquinas de las mentes fijas, las que se empecinan en dejar impecables los lugares de sus rincones visibles, los que dan bienestar visual a sus costumbres del uso práctico de las apariencias, sin permitir una pintada que diga: "¡Eh, acuérdate de Santa Bárbara cuando oigas el relámpago, pues ya soné trueno y no me oíste"... Y otra que conteste: "¡Soy el relámpago, escúchame tú a mí, porque a ésa que dices ya la he dejado tiesa, estaba harta de que la llamasen cuando la necesitaban, por eso no la ves!"
...
Una, que es de naturaleza sensible y apacible a ratos, sólo a ratos largos cuando languidece en la flor de su florero, sin agua, tal vez porque me hago mayor o más vieja o porque medita errores y recicla vida aprovechable, aunque otros nos crean  en lo que damos o somos o, como que somos "unos despistados, indianos que ni nos enteramos  aún de qué va el mundo..." (!); pues olvidan que las corrientes marinas que recorren el alma, que conoce la propia textura de cada piel humana que le envuelve, creció dentro de cada son o música a golpe de tierra, cielo y mar, a  golpe de marimba, tambora, bongó y la kalimba ... En la caricia de las cuerdas de un nevel o arpa.., que todo ello es parte de su fluido en su sangre, el que se convierte en tsunami de pensamientos  rebeldes y exaltados; que, ante la injusticia por pequeña que sea, ante la imperfección de los que creen que son perfectos ¡y son nuestros iguales! ...sigue reflexionando en el camino que ya lleva a su "Nuncajamás". Sabe que cuando está con rabia y acatarrado, por olvido, se escupe sobre la propia cabeza: entonces piensas que la vida sólo es de quien sabe abrazarnos a través del amor que deposita en sus hechos, como igual hacemos nosotros. El resto que no nos gusta es también vida, pero de las suyas y su forma de ver la que creen que les conviene que es la acertada, (...).

Que, ''una rana azul'', por sentarse aquí delante y enarbolar su croo, sólo escupe con rabia fuera de 'su charca mental' lo que  le inquieta del mundo como lo haces tú mi querido ángel del Sur. Pues todo lo que daña el mismo es  la incomprensión, el olvido y en suma, el desamor.

Te quiere una rana que jamás olvida. Tú, sí que me entiendes. Elisa

No hay comentarios: