jueves, 3 de marzo de 2011

Aprende a fotografiar la luz

Aprende a fotografiar la luz: "
Drawing you - de Lena Bulgakova
"Drawing you" - de Lena Bulgakova

Muchas veces escuchamos decir que la fotografía es el arte de capturar la luz - un concepto que puede sonar sencillo, pero que llevado a la práctica requiere cierto entendimiento, al menos si deseamos que nuestras tomas se destaquen. Veamos de qué se trata…



Primero que nada veremos algunas características de la luz en general, que podemos utilizar a nuestro favor: su dureza o suavidad, su dirección, y su relación con los colores. Luego veremos cuál puede ser una fuente de luz apropiada para experimentar con estos conceptos.

Comencemos con la dureza o suavidad: Independientemente de cuál sea su fuente, la luz dura - que es directa - realza los colores vívidos y crea sombras nítidas. La luz suave o blanda - que es difuminada - produce tonos más pasteles y suaviza los detalles. Así que la fuerza y el ángulo de la fuente de luz determinará si tendremos colores fuertes o suaves. Esto es importante no sólo a nivel estético, sino también en vista de que las fotografías transmiten ciertas sensaciones a sus espectadores dependiendo en gran medida de la intensidad de sus colores. Por ejemplo, los colores suaves transmiten calma.

Por otro lado, en ángulo o la dirección de la luz puede incidir también en los detalles. Basta con mover la fuente de luz alrededor de una escena para hacerlos más visibles o quitarlos completamente.

Teniendo en claro estos conceptos, ahora nos queda saber dónde hallar estas distintas variantes. Y lo cierto es que la luz natural nos permitirá explorarlas de un modo sencillo. Por ejemplo, el sol es una buena fuente de luz dura en el momento más claro del día: el mediodía. Esa clase de luz es utilizada para lograr mayor definición y más sombras. Pero ¿qué hay si estas son excesivas o poco estéticas? Si estamos al aire libre podemos usar el flash para suavizarlas, permitiéndonos captar detalles que de otro modo saldrían oscuros - este uso es llamado “flash de relleno”.

Bajo la luz dura del mediodía - Fotografía de Martin Kenny
Bajo la luz dura del mediodía - Fotografía de Martin Kenny

Por otro lado, un cielo totalmente cubierto refleja menos cantidad de luz y produce un efecto más difuso y suave, sin sombras tan fuertes aún en este horario. Algo similar ocurre al amanecer y cuando comienza a anochecer - excelentes horarios para capturar delicados tonos y matices bajo una luz suave.

Luz suave al anochecer - Fotografía de Patrick Smith
Luz suave al anochecer - Fotografía de Patrick Smith

Con respecto al ángulo de la luz, no podremos modificarlo según nuestro gusto al fotografiar bajo el sol; pero sí podemos cambiar nosotros el ángulo de nuestra cámara con respecto a él; o bien aprovechar su movimiento natural fotografiando en distintos horarios.

Obviamente el manejo eficiente de estos aspectos requiere técnica y práctica, pero el esfuerzo vale la pena en vista de lo mucho que puede agregar a favor de nuestra fotografía.

Referencia:

http://www.picturecorrect.com/#4
"

No hay comentarios: