jueves, 14 de abril de 2011

Evolución actual de la humanidad (2 de 2)

Evolución actual de la humanidad (2 de 2): "
Retomando las reflexiones de Francisco Ayala y Camilo José Cela Conde sobre la evolución biológica del ser humano en la actualidad, nos dicen: “Cualquier elemento de la cultura humana en que se piense tiene repercusiones más o menos directas en la constitución genética de la humanidad. La tecnología, la literatura y las artes plásticas, las normas éticas y las creencias religiosas, los sistemas de enseñanza, la medicina y la higiene, los hábitos y modas dietéticas, las leyes sociales y económicas y, en general, cualquier costumbre o ley, tienen consecuencias genéticas porque afectan deforma diferencial a la reproducción de los seres humanos.” (las cursivas son mías) ¿Pero cómo? Nos dan varios ejemplos:


- Las mejoras en las condiciones sanitarias e higiénicas y el desarrollo de terapias para el tratamiento de enfermedades que antes provocaban la muerte antes de la madurez sexual está favoreciendo el incremento de genes que hubieran sido eliminados de la población sin esos “cambios”culturales. Bien, pero este no es un ejemplo de adaptación.

- En contraposición con lo anterior, la vida en las ciudades favoreció la propagación de determinadas enfermedades infecciosas que provocaba la muerte de individuos jóvenes, lo que permitió que se seleccionaran genotipos resistentes a las diferentes infecciones. Si bien los antibióticos y otros tratamientos permitieron el control de algunas de estas plagas, éstas han sido reemplazadas por otras como el SIDA. En cualquier caso, y aunque en muchos países las plagas decimonónicas siguen causando aún muchas muertes, los “cambios” culturales citados en el punto anterior parece que globalmente tienden a reducir esta presión selectiva.

- En un sentido contrario a los anteriores, la institucionalización adecuada de personas con retraso mental parece reducir el número de hijos que estos tienen por voluntad propia, lo cual tiene como consecuencia el reducir la incidencia de genes responsables del retraso mental. Aunque esto los autores no lo dicen, es obvio que los programas eugenésicos tienen consecuencias sobre la variabilidad genética de las poblaciones (de hecho ese es el objetivo de dichos programas), pero esto difícilmente se puede considerar una adaptación.

- Y ahora vuelve el ejemplo más complicado de entender: “Sea por la consideración del problema de la “explosión” demográfica (que lleva al agotamiento de los recursos del planeta), por razones económicas o a causa del estilo de vida, ciertos grupos religiosos, ciertas clases sociales y ciertos países están disminuyendo notablemente el número de hijos por familia, mientras que otros no lo hacen. Las consecuencias evolutivas de actitudes tan diversas son difíciles de predecir, pero no cabe duda de que dan origen a fuerzas selectivas que no existían en el pasado”. Pues a mi me parece que las consecuencias evolutivas son fáciles de predecir en tanto en cuanto ninguno de los factores anteriores (fuerzas selectivas), como dije más arriba, se asocia con un determinado genotipo. Si no existe esta asociación, y no veo como pudiera existir en el mundo del siglo XXI, esto cambios culturales no tendrán ninguna consecuencia evolutiva.


Así que vuelvo a quedarme como estaba, sin entender como la evolución cultural acelera la evolución biológica. Pero los autores lo tienen muy claro:”Según algunos expertos, el componente genético de la inteligencia humana y de ciertas cualidades morales está deteriorándose en los últimos tiempos [¿a qué se refieren con esto?]; tal conclusión es, desde luego, discutible. Pero lo que no se puede negar es que la especie humana continúa evolucionando biológicamente, y que la humanidad tiene la gran responsabilidad de dirigir su evolución hacia metas intelectuales y morales apropiadas.” ¡Uf! Esto tiene pinta de ser poco científico y si un poco mesiánico. ¿No estarán disfrazando con un discurso científico otro tipo de objetivos?


“¿Cuál es el futuro biológico de la humanidad? La evolución biológica está guiada por la selección natural. Sin embargo, dicha selección es un proceso material y no un espíritu benevolente capaz de dirigir la evolución hacia el progreso y el éxito biológico. El resultado final puede ser la extinción. [...] La selección natural no tiene objetivos, por tanto, pero los humanos sí los tenemos. La humanidad es la única especie biológica consciente de su evolución y tiene, además, la capacidad de poder moldearla hasta cierto punto de acuerdo con sus propios intereses. La dirección de su evolución constituye una cuestión ética de gran importancia para la humanidad actual.” Parece que todo empieza a aclararse. No se trataba de saber si siguen actuando los principios de la evolución biológica en el humano sino de saber si podemos “guiar” la evolución. Los autores empiezan al final del libro a reflexionar sobre las posibilidades y las consecuencias de la ingeniería genética porque “No es cuestión de dejar que la evolución siga su camino como si nada hubiese sucedido. [...] el resultado final [de la evolución] puede ser la extinción [...] A la larga será, sin duda, muestro caso pero por lo que a nosotros respecta podemos intervenir en el tiempo y la forma de nuestra propia evolución. Como sujetos conscientes y poseedores de valores morales y religiosos, los humanos nos planteamos el deber de preguntarnos sobre el futuro que nos espera como especie biológica y de elegir entre las alternativas que se nos ofrecen.” Da la impresión de que el objetivo de estas reflexiones es determinar la conveniencia o no de establecer un programa de “modelado” de la evolución humana. Y recordemos que están hablando en términos biológicos, porque en términos culturales ese ha sido el objetivo de todos las ideologías que en han existido y existen en la historia humana. Sin embargo, y no voy a extenderme más, sus reflexiones se dirigen a las posibilidades de uso de las nuevas herramientas de biomedicina, que incluirían la modificación y selección de las células germinales, para eliminar las diferentes enfermedades hereditarias. El objetivo es compensar el efecto que la medicina tiene sobre la “constitución genética de la humanidad” ya que “ciertas mutaciones dañinas han dejado de ser eliminadas o, al menos, no son eliminadas con tanta rapidez y eficacia como en el pasado.” Y todo se queda ahí.


En fin, mi impresión es que Ayala y Cela Conde no demuestran que siga existiendo evolución biológica, al menos en el sentido de favorecer nuevas adaptaciones al entorno. En mi opinión la razón fundamental de que esto no esté ocurriendo es que la cultura ha eliminado los procesos de reproducción diferencial de individuos con determinada carga genética al eliminar la posibilidad de que estos se adapten mejor en función de su genotipo y que esto tenga como consecuencia dejar más descendencia. Porque el mayor o menor éxito que uno tenga en la sociedad/cultura (o en el “uso” de la sociedad para su beneficio), algo que pudiera tener relación con el genoma, no se asocia necesariamente con una mayor o menor tasa reproductiva. ¿O sí?
"

No hay comentarios: