viernes, 14 de octubre de 2011

Recordemos mientras sigue el escándalo de:La SGAE de Teddy Bautista - Equipo de investigación - Antena 3 - 2011 [H...

Recordemos lo ocurrido con la Sociedad General de Autores de España. Juzguemos esa realidad objetivamente. Es fácil que toda esta gente que ha apoyado a este Señor que la manejaba, han tenido cambios importantes en su vida social, pero al amparo de lo que en su inicio han sido y tenían a su favor, son también responsables y no puede una sola persona manejar tanto sin otros le colaboren...(¿cuartada que favorece su inocencia?)
¿Cómo creer que el dinero de miles y millones de registros de autor sirvan a unos para vivir ostentosamente y otros mueran en la miseria... o lo estén?... ¿Cómo confiar en Entidades públicas de gran importancia?...

Pero por desgracia muchas bocas sabrosas que aún defienden lo que ya es escandaloso y evidente, habiendo tenido una imagen más bien mediocre, han subido alto en lo económico y, algunos, se dan de ideólogos políticos o sociales ganando dinero por sus intervenciones en los medios públicos dando lecciones de moral, echándose cruces indignados por lo que no sabían que estaba pasando ...). ¡Cómo puede haber tanta cara y tantos sinvergüenzas que se han nutrido de tantos favores, dándose golpes de pecho ante lo ocurrido! (...) Pero el poder que adquiere esta gentuza, su aparente "don de gentes", la cara que le echan a su realidad de cada día está en manos del publico que les admira y, por lo tanto les protege, conoce, sigue y cree que todo, absolutamente todo, se lo han ganado porque "son muy válidos y si lo dicen los que saben es que es así". Sabemos que no, que eso es imposible y que hay criterios mucho más exigentes para valoran a quienes pueden ser buenos y estar arriba porque se lo merecen y no valiéndose de los oportunistas o especuladores, gente que no son objeto de marketing comercial al amparo de sociedades de corruptos patrocinadores y pringados de la banca, que los hay, y que favorecen esas corrientes económicas que les mantienen.

No es fácil hablar en contra y dar cara cuando sabes del delito en que se mueve la vida particular de cada ser que actúa en contra de unos principios de cara a su público, nutriéndose de su admiración y de lo que se ignora de sus vidas; pero sí sabemos que esta forma de estar en la noticia, les ayuda a sentirse por encima del resto de la sociedad, creyéndose los más listos o inteligentes, aunque el fin sea el de mantener un estatus alto que favorece su entorno familiar y mantener esas relaciones que le encumbran al podio de los miserables, porque no ignoran su realidad mientras sonríen a su público. Lo saben, eso es obvio, pero una aparente y 'saneada' economía no se construye de la noche a la mañana tan fácilmente, pero ayuda a mantenerlos en equilibrio y a sentirse orgullosos de lo que consiguen, aunque sepan que otros más válidos no les llega para el fin de mes y viven del préstamos entre colegas del mismo oficio, y ellos generosamente les colaboran con toda hipocresía para conservar su confianza y mantener la opinión que tienen, porque saben que por cada euro que 'les dejan', les estaban robando otros noventa y nueve.

Hay que echarle valor a tanta vileza por lo corrupta situación que se da, pero así funciona el mundo entre listos y pendejos; encima ni sabemos realmente a quiénes en realidad defendemos u apoyamos, porque en muchos casos desconocemos realmente cómo y de qué forma han subido como cohetes, hasta que el polvorín salta por completo; pero como siempre, entre todos los que están se apoyan para evitar que se sepa que la tapa de su cloaca pierda la tapa. Pero lo que sí es cierto es que normalmente ese dinero robado no lo devuelven a los confiados y perjudicados y humillados dueños, los confiados y honrados autores y, alguno en asilos o comiendo mierda que es lo más seguro.

El escándalo aún no termina pero los canallas y culpables junto a los que igualmente les apoyaron en su momento, en su ilusión de enriquecerse a costa de millones de autores que sí en su mayoría son muy válidos, creyendo que sus trabajos o labor de autor era registrada en el sitio adecuado, ignoraba que ellos, los causantes de esta tremenda trama, se encargaban de manejar "sus asuntos con absoluta integridad" sin sospechar de los tejemanejes que se mueven entre los intereses de los patrocinadores e interesados de su labor original como autor; así tras tantas 'cortinas' y veladuras se ignora situaciones que protegen y amparan a tanto canalla al frente de las instituciones públicas, las que por su larga tradición de probada honradez ni tan siquiera se les hace una inspección y auditoria, para mantenerlas al margen de la sospecha y de este tipo de escándalos. ¿Cómo llegó este personaje a la misma?, nos deberíamos también preguntar porque esa es otra cuestión de favoritismo político de la que son culpables los amigos y quienes los recomiendan y no se salvan moralmente, pero también estos escándalos sirven de oportunismo revanchista para los que pueden sacar los trapos sucios al gobierno vigente. Firmar un trabajo que se registra y confiarse a los que manejan algo tan serio como es una institución pública, cuesta creer que se les ha dado una orden de hacer lo que les dé en gana con los derechos de autor.

Los verdaderos culpables y delincuentes de este delito contra la Sociedad de Autores, se rodean de abogados, asesores y jueces que intentan remediarles el desaguisado y ver cómo se liberan del dedo social que les señala. Algo debe favorecer este tipo de fraudes donde los que más pierden son los que se confían a organismos oficiales que creen que son los más legales y los que protegerán su labor con toda credibilidad. Uds., juzguen. Pero alguien se fue de la lengua y será porque no la ataron bien con unos cuantos miles de euros. Pero la ambición y la envidia es susceptible de ponerle precio a lo que no tiene para sí.

Elisa

No hay comentarios: