miércoles, 23 de noviembre de 2011

Lo inconfundible... (Soneto)

La efímera verdad de la existencia
donde palpita vida cada día,
señala a cada cuerpo su agonía
consumiendo su ser en apariencia.

Sabiendo lo que pasa no hay conciencia,
y el alma afronta al cuerpo que la guía
con las luces del mundo en garantía
ajustando indecencia con anuencia.

Saltando todas las normas de la ética
se transmiten errores, no principios.
¡La sociedad recoge los ejemplos!

Educar por ley de la exegética,
no es obviar normas, aceptando ripios;
por creer a quien frecuenta más los templos.

La historia que contemplo
no debe ser de euforia desmedida
y sí, de reflexión por conseguida.


Elisa
______________

No hay comentarios: