lunes, 21 de noviembre de 2011

¡Tomemos aire! Bach, J.S. - "Air" Orchestral Suite N° 3 in D Major_BWV 1068

Las derrotas tienen el graznido feliz de los cuervos, pero no el brillo de los ojos que no pueden sacar a la Verdad que se resigna; mientras, vuelan felices sobre el cadáver de sus palomas. (alattkeva)

Queridos amigos, vamos a darnos un soplo de aire nuevo, observemos la realidad vigente en la coherente manifestación de unos resultados políticos con respeto; y lo que ella ahora en su conjunto ofrece a los españoles, propone, manifiesta y se nos pide que hagamos pero también, se supone que hará. Pero no dejemos de ser fieles a los mismos principios, los que todo ser humano le iguala al resto en los mismos por los mismos deseos de progreso, paz y prosperidad, por ser bien común y necesario que se hace evidente manifestar en los hechos y deberes que se nos piden y les exigimos a ellos, los que nos gobiernan; para que también nuestros políticos trabajen por cumplir los suyos; porque cada Nación o Estado es una empresa común y nuestro territorio uno más entre tantos del mundo. Pero si está bien gestionando por sus políticos no tenemos que quejarnos y sí por lo que representan, la parte que les corresponde en su labor social y pública, cumpliendo los ciudadanos de pie con la nuestra como parte de este pueblo soberano.

La vida sigue con sus alternativas haciendo historia con el propósito de "mejorarlo todo" -nos cuentan los políticos escogidos- Y los otros en la oposición deben pensar en el esfuerzo y desgaste que eso supone por experiencia y lo que es bueno para España; pero también deben trabajar por un ideario menos personal de sus doctrinas y sí propio de las ideas y corrientes que las representan en cada partido, dentro de lo que sea justo y necesario dando a las necesidades de sus gentes lo que corresponde con la Ley en la mano, pero exigiendo por lo mismo la cobertura y protección que se merece la otra parte que no está de acuerdo, pero sí tolerante con los tiempos sin ir en contra de las minorías que no opinan ni piensan lo mismo, pero asegurando a unos y a otros  guste o no de las nuevas circunstancias que les permiten estar a gusto, leyes que son justas, no que justifiquen lo que hacen con sus fiesta subvencionadas de nuestro bolsillo y conferencias de concienciación a otros pueblos con los mismos problemas, con viajes y estancias completas pagadas porque hay mucha picaresca para vivir del cuento gastando presupuestos de todos; y sí que respeten, expliquen y aclaren esas realidades a los que no piensan igual, educando en la tolerancia y la buena conducta de quien así las espera, sin escándalos públicos; para ello están los decreto ley y las multas; porque de su justa observación depende la paz social que necesitamos los pueblos y sobre todo, ahora mismo, el nuestro. Sigue habiendo mucho vacío y fisuras en la ley para aprovecharse de la ilegalidad y el que debe al fisco que lo pague sin contemplaciones.

Hoy como ayer la vida puede tener otra esperanza, mejor o peor y los resultados se verán a lo largo de los meses en esta nueva transición política, pero de los cambios más o menos acertados o no, dependemos todos. La vida en sí debe acompañarse de fe y hechos reales en la observación latente de unas reglas de convivencia, que nos regalarán la paz social que todos necesitamos mientras se crean puestos de trabajo, pudiendo los endeudados pagar sus hipotecas como antes y los parados dejar de hacer cola en la búsqueda de empleo; pero también los empresarios junto a sus trabajadores, tener a su favor leyes justas sin dar contratos basura por necesidad o favorecer a los delincuentes que roban para vender a quienes demandan el artículo como ocurre en muchos sectores; o ceder a las presiones de los sindicatos, porque las leyes favorecen aún los beneficios de unos y no los de los otros, siendo injusto mandar a la bancarrota a los pequeños empresarios que con honestidad pudieron montarse un negocio y sobrevivir a los tiempos honradamente; los que han luchado por mantener una empresa familiar con dignidad. Es necesario luchar en contra del fraude fiscal, ya lo repito, y la picaresca de unos y otros, escuchar las dos partes, pues se han cometido muchos errores y daños irreversibles en el tejido social del mundo laboral y los sindicatos deben pensar en ello, porque con huelgas no solucionan los problemas, sí, los agigantan. 
...
Iluminemos los mejores sentimientos humanos con música de las estrellas porque aún la reflexión no termina, mientras España consiga ser bien llevada por sus políticos como empresa que nos pertenece por ser todos dueños. 
Si no lo hacen bien, las urnas decidirán de nuevo. 
Pero también hay que ser justos y agradecer las buenas gestiones aunque les pese a otros que se reconozca lo hecho y bueno, aunque para unos y otros no tanto por cada periodo legislativo. Debemos pensar en lo que la sociedad exige según los tiempos, aunque a otros les indigne, altere y no lo acepte, la presión lo consigue cuando los pueblos se echan a la calle.






Elisa


No hay comentarios: