miércoles, 11 de enero de 2012

Pienso, luego existo - Fernando Savater

Pienso, luego existo - Fernando Savater:
Para el filósofo Fernando Savater "el mundo está lleno de genios pero hacen falta maestros. A mí me gustaria ser maestro más que genio". Sus opiniones, su vitalidad o su ironía le han convertido en uno de los pensadores más conocidos, derivado además de su afán de hacer accesible la filosofía a un gran público y por presentarla de modo que todo el mundo pueda entenderla.
Savater es Catedrático de Filosofía y escritor y ha publicado más de ochenta obras de distintos géneros. Es además profesor en la facultad de filosofía de las Universidades de Madrid y Euskadi. Su libro Ética para Amador ha sido traducido a más de veinte idiomas. Ha ganado los premios Planeta, Anagrama y el Nacional de Ensayo. En el programa también intervendrán el pintor Eduardo Arroyo, amigo del protagonista y compañero de algunas luchas; el catedrático de Filosofía del Derecho, Julián Sauquillo, especialista en la obra de Savater; y Juan Antonio Rivera, también catedrático de Filosofía, que habla del estilo en la escritura de Savater que define como "no académico, desenfadado y original"

2 comentarios:

Silvia- Plumamordaz dijo...

Lo que pasa es que a Savater habría que decirle de vez en cuando que releyera sus propios libros del pasado, esos que luego son lectura recomendada en los institutos. Se ha politizado demasiado.

Un abrazo Plumamordaz, Vengatriz o Silvia, como prefieras ;)

www.abajolasopos.wordpress.com

Ranita Azul dijo...

Una se pregunta, si los filôsofos son también capaces de ser visionarios y evitar los males del pensamiento de esa sociedad de la que recogen sus propias teorías, las que por todos los medios intentan que las tomen en cuenta como autores y no como eficaces maestros, que consiguen con sus teorîas puestas en prãctica, una forma de no liberar a 'sus seguidores' o admiradores de esos males que alìnean las mentes sin mâs recursos o estìmulos para debatir con argumentos de peso; porque realmente el inconveniente estã en la falta de una visiôn mayor del pensamiento no basada en contenidos que parten de las simpatías liberales o no, polìticas o religiosas, del que imparte la clase o lectura de estos textos recomendados; que son parte de su tendencia; y parece que pasan de una amplitud de posibilidades que deben llevar a la reflexión mucho más sensata para extraer de su ejemplo prãctico un mayor conocimiento.
Pienso sobre ello y me pregunto lo que podrìan experimentar esas mentes privilegiadas, que tanto dieron a nuestra civilizaciõn y de sus «Cartas Magnas », las que llevan su ideario y sello de una verdadera forma de convivencia, pero hoy sôlo son bosquejo de muchas mentiras encubiertas...por intereses y ambiciones políticas en contra de los que no estån con ellos, aunque crean en esos otros en los mismos principios.
Mi abrazo y gracias por tu piniôn. Estoy convaleciente y escribo desde mi môvil. Nos leéremos.