jueves, 26 de abril de 2012

Hipocresía no es justicia, decencia u honestidad




No me verán rendida ante un maltrato
ni tampoco ofendida en carestía;
mas juro defender la poesía
aunque escriba tan sólo un garabato.

Me gusta ser yo misma y complacerme
evitando las piedras del tropiezo.
Desprecio posición del descabezo
si confunden sentir, debo dolerme.

Hasta aquí, quien medita por coherencia
debiéndose a lo justo, fructifica.
Porque si duele no me crucifica
quien expulsa su pus de mala esencia.

Que se entienda postura que no ofende
que cada cosa tiene su momento;
mas nunca serviré al desaliento
si la memez dañina así me entiende.

La dignidad es más que unos versos.
La historia fustigada es muy consciente;
pues la neutralidad es OMNISCIENTE
si la creación rima sus reversos.

Si deshonro mi verso con salmodia
llevando nadas o palabras huecas;
se consigue su baile en zamacuecas
y no aprendes ni ayuda su prosodia.

Alabaré lo que da un pensamiento...
Ambición de saber y dar un vuelo,
lo que clama mi cielo en este suelo
sin alimentar mi ego o... su jumento:

Lo que busca mi cielo con cordura,
lo que mantiene mi paz y mis razones,
lo que es hermoso y rico en expresiones
¡Que jamás son dolor ni una factura!

No intentes jamás darme tu consuelo
sugerir cualquier cosa que no sea,
varear más mi árbol y poner brea
eximiendo al error poniendo... hielo.



A. Elisa Lattke V


No hay comentarios: