martes, 27 de noviembre de 2012

A veces este todo del mundo domina,
aprieta el cuello, asfixia, 
aparta y confiere un 'status mental nuevo' 
como parte de las propias revelaciones.
La dicha de vencer tantos prejuicios
si somos valientes, equivale a saber retirarnos a tiempo.
Merece la pena, porque no seremos esclavos amaestrados 
para no rompernos en pedazos;
entonces, decides ser vasija de barro...
Como en una redoma...


Porque sólo así conoces lo que la llena del mundo
y en esa humildad, D'os se nos acopla.
Arranca otros sonidos con sus labios puestos en 'su vasija'
de humanidad bien llenos. 

Eres y no, 
estás y no, 
pero vas separándote de todos en todo
lo que significa rechazo,
lo que se carga los lazos de la Vida 
lo que en definitiva acaba con el Amor. 
Y en el convencimiento de vencer  otras ansias
sin sucumbir al error, siendo fiel al barro,
sirves con humildad a Él...
y siempre estás y estuviste allí entre sus manos,
como acorde en su nebel.

No puedes convertirte en insecto de las sombras
donde sólo las luciérnaga iluminan micras de oscuridad,
y siempre llorando esa eterna negrura en que nos dejan otros seres 
sin poder vencer la sinrazón del insensible argumento,
acomodado a los intereses que cierran la séptima puerta.
¡Qué sabemos de lo cierto!
No se obliga ni nos obligan
a ver lo que se quiere ver
para hacer creer

Qué de nuestro libre albedrío si nos informamos
y sacamos conclusiones,
todos los hacemos por esos dos dedos...
El problema no es, si obedecen a la verdad o la mentira,
es que ya todo está en la mente de D'os
por ser dueño de nuestra existencia.

Al final es dolor pensar mal,
desgasta y hunde 
porque, quien busca la propia luz 
es todo eso que se comparte sin exigencias;
es de todos y no se confunde con las estrellas,
aunque sólo sea con las  propias 
palabras reventadas entre los labios. 
-¡Jamás has de maldecir lo que se ignora en los otros!-
Es lo que más sacude a las almas que ya se van del mundo
 por pertenecer sus últimos segundos al silencio.

Somos parte de muchas luces discontinuas 
que van matando sueños 
por surgir de lo mismo, 
no parece que se recuerde
que eres un milagro más en sus vidas
por ser la siguiente protagonista
de su existencia,
una sin la otra no se iluminan
y se hacen  más grandes en el polvo de esta nada.
Y, si como barro sólo sabes ser una vasija
¡Bendita gloria!
Calmas mucha ansiedad en los labios de D'os,
Padre...Hijo...y Espíritu...
y los los mares desalan
para que las bocas no sean sangre que te bebes
en ese beso que se funde
en su tiempo,
eres de cada uno
de sus pasos...

¡Como creyente para qué negar lo que sí da temor! 
En su santa palabra no debe confundirnos un canto propio,
ni tan siquiera las doctrinas de los hombres
pues no vale la pena morir de sed entre tantas voces.


alattkeva-12  

No hay comentarios: