sábado, 22 de junio de 2013

Mi querida amiga... Escribir sí, pero...

http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/poesia/Poesia-de-Michel-Houellebecq_0_777522495.html

http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/alta-distincion-francesa-Michel-Houellebecq_0_368963318.html

Mi querida amiga: Somos en el fondo unos privilegiados por escribir poesía o prosa e incluso aventurarnos a hacer un ensayo. Por ejemplo: sobre los adoquines que llevan la energía de las pisadas de la humanidad, aunque cause risa a la mayoría.

 Somos privilegiados por tener a la medida de nuestros deseos y conocimientos, aún con restricciones morales en estos medios, una forma de 'liberar' la mente aunque en muchos casos sea sólo por ficción; pues no todo es para soltarlo por ahí sin tener un criterio formado y serio o dependan de un texto que  admita este tipo de rarezas que se no pueden ocurrir, aunque sólo sea como un relleno para servirlo como postre novedoso; somos los primeros que censuramos lo nuestro antes de ser editado y publicado, porque todo no es para contar o porque nos merece un respeto propio o ajeno. Es que la vida es seria y si nos afecta  o puede afectar moralmente a otros debemos ser responsables al describir realidades aunque nunca las haríamos; aunque seamos personas abiertas y nunca estemos de acuerdo con ciertas prácticas o formas de libertad del pensamiento, sabemos que no siempre  se piensa  lo mismo de lo que se publica y hay mucha cosa que nos impactan porque se quiere vender, es cosa de la imaginación o, se quiere conseguir atención; no todo podemos decir, la realidad tal como la pensamos no siempre es para estos medios tan restringidos a los que imaginan o a los que sin imaginar saben algo más... Sabemos que puede dañar a otros. No todo sirve para opinar sin tomar en cuenta a esos otros  que pueden cambiar su opinión por cómo aceptamos todo, nos exponemos a ello sin saber que el mero hecho de ser diferentes les afecta en lo político o religioso e incluso por nuestro aspecto o raza... Católicos, judíos, protestantes o si  somos de una secta o nos gustan los grupos extraños donde se cultiva el pensamiento o se hace auto ayuda al alma o el espíritu. Ser de izquierda  derechas en lo político o de los extremos no sirve siempre para que lo contemos por libre. Sí, hay libertad de palabra pero no siempre es así y los nerviosos que piensan diferente, pueden pasar de ti o no, pero también podemos echar una amistad por tierra; pero es que no sabíamos que esto u lo otro podría afectarnos sólo por contarlo alegremente. Es fácil pensar para muchos que somos aburridos, raros o simplemente imbéciles para quien no nos cree; pero decir cosas útiles y sensatas para todos es lo difícil si no tenemos  grandes conocimientos o en otros casos, no nos preocupamos por hacer investigación sobre temas, para dar a conocer de forma fehaciente una teoría o una práctica que nos sea importante para la vida y a la vez para todos.  La indiferencia se reconoce, cuando quien escribe no es entendido del todo o no interesa lo que dice; no sabemos cuál es el artilugio de ese poder de convocatoria que llena salas o produce seguidores y 'amigos' muchas veces por cosas demasiado sencillas, pero ingeniosas  e incluso hasta algún ripio puede atraer a las masas, pero resulta que como no se entrecomilla o no se cita a su autor que  a veces está en el anonimato, pues impacta a quien menos lee o deseaba escuchar alguna vez algo así...   Para que  qué prevalezca un determinado pensamiento que recoja todos y nos lleve a su redil  es ya suerte, pero no se trata de eso pues no podríamos tener libertad de pensar y basaríamos las ideas en una sola doctrina, jamás en nuestras propias ideas. Por eso el Amor siempre atraerá en todas sus formas pero aún así, mi querida amiga, hay que tener cuidado con la palabra escrita o pronunciada, porque no se puede explotar la capacidad interior del ser humano con los sentimientos y las emociones. Es peligroso engañar.

Abstraernos en algo bello como hacen las sectas para conseguir adeptos es otra forma de atar las mentes débiles. No nos dejarán libres para pensar por nuestra cuenta u objetar, ni libres para buscar ni tener criterios propios. será anatema que pensemos diferentes a sus líderes religiosos o "maestros espirituales". Y te juro que se tiende a que se aglutinen los seres en una forma sola de pensamiento, porque será más fácil manejar 'el rebaño'... El valor de la libertad bien entendida es la que nos regala la capacidad para investigar y aprender de lo bueno sin equivocarnos, para madurar y avanzar en el camino de la perfección  personal, simplemente, porque hay un sabio conocimiento que nos invita a extraer lo mejor de nosotros y todos debemos ver esa 'luz' dentro. Es hermoso escribir pero siempre pensando de qué nos llenamos nosotros , porque somos los primeros que tenemos sed, porque para sentirla hay que saber de qué necesidades se llena la nuestra para que en esa fuente otros no teman beber de lo mismo que ofrecemos.

alattkeva

No hay comentarios: