miércoles, 25 de junio de 2014

El Lenguaje del Cuerpo, por Desmond Morris. - Parte 1 -...

LOS GESTOS, FORMAS Y MANERAS, SI NO ESTAMOS EDUCADOS,
 NOS IDENTIFICAN ANTE LOS SEMEJANTES; ANTES QUE LA FORMA DE PENSAR O LAS VIRTUDES QUE PODEMOS DEMOSTRAR  SI VERDADERAMENTE LAS TENEMOS.
Tengo una experiencia que me impactó bastante cuando me la refirieron por hacer mucho daño a varias personas válidas y honestas, pero es lo que hay y es necesario que, los que podemos utilizar estos medios, informemos  o divulguemos este tipo de ruines comportamientos humanos que quitan ilusión o marcan a otros negativamente; pues confiaban en aquéllos que se acercaban a colaborar desinteresadamente "por aprecio y amistad".

Les cuento:
Es una manera ancestral y básica de los recursos de un ser humano y las personas que pueden servir a sus propósitos e ignoran sus deseos. No saben por qué se ha cruzado en su camino y no por mera casualidad, pues para poder  tener éxito o cambiar su futuro con gran habilidad, sin que lo sepan aquéllos de los que se ha servido o utilizado, necesita memoria, estar atento, no bajar la guardia y saber intrigar para hacerse con la confianza de la gente con la que va a rodearse, sabe que no denunciarían porque favorece el mismo sistema en que se introduce como impostor. Barajar posibilidades para que nadie sospeche, es un arte, lo qué le lleva a esos encuentros casuales y medidos para pasar con entera normalidad por sus vidas aunque ya sepan de su engaño. Incluso, consigue con el tiempo estar mejor valorado y ser de mejor confianza que aquéllos a los que ha conseguido engañar para llegar donde deseaba. A estos los lamamos en Colombia: "los aparecidos", recaban mucha información para llegar donde ambicionaban. Luego, retiran los escalones...
...

Nuestro pasado cavernario en la evolución humana mantiene aún necesidades y gestos vigentes, ellos nos identifican y siempre son un motivo para otros que nos conocen como recuerdo del amigo o de otros pueblos por donde viajó, por cómo es o son al gesticular mientras expresan sus ideas o miran o se mueven; pues nos identifican de cierta forma y, aveces, hasta nos desnudan ante nuestros semejantes siendo motivo de risa, tal como en realidad somos por las emociones a flor de piel. Por eso las formas y maneras de los gestos hay que educarlos ante otras  situaciones, porque no podemos perder 'símbolos' de nuestra personalidad. Y, en una sociedad civilizada, atenta hoy más que nunca a hacer de estos detalles una leyenda, porque los medios utilizan como un retrato o caricatura del individuo, aunque no siempre es acertado, si hay enemigos,  se consigue el cambio deseado o 'liquidar' al  que no gusta por presión continuada y se le aísla o marca para los restos, por cómo es o se le identifica ante los demás como un posible indeseable. Se le cuelga "un sambenito". Pues según cómo somos y actuamos en lo aparente, así se nos juzga.
...


 Hay teorías o estudios de los psicólogos que describen en los mismos consiguiendo que millones de seres sean identificados "por su perfil exterior", lo que ya les hace "no actos", antes que por sus virtudes y conocimientos y cómo va responder a la labor encomendada. Por desgracia lo vemos en 'los elegidos' por los gobiernos según la simpatía que tengan por el amigo seguidor de su doctrina y de la otra de 'su devoción',  la aparente, que sea o no practicante pero sí bautizado; es lo de menos su vida personal y privada y no realmente por cómo responderá ante una situación de gran responsabilidad al frente de su gabinete aunque lleve apellidos que le dan ese crédito o aprecio por su formación o por ser nieto, mujer de... o hijo o sobrino de..., poco importa que fracase en su gestión ante la mayoría de ciudadanos, pero siguen allí por amiguismo, su educación tradicional de agarrarse al clavo...o convencimiento de 'ser los mejores' o 'salvadores' en otros casos. La fórmula vale para todos, los gobiernos de antes y después. Pues no podemos elegir ministros y sí alcaldes pero en esto último también se saltan a la torera las reglas cuando le parece. Continuidad por coherencia política de partido, nada más. 
...

 Sin embargo hay quien justifica el todo por la parte y quizá sea justo que se observe, que un gesto de cualquier ser humano, sea precisamente el que cambie el mundo ayudado por otros resultados y no por sus palabras que refrendan el mismo. Y, el que cambie un resultado poco importa que avergüence a los responsables que por sus fallos lo han motivado y promocionado, si con ello se consigue un objetivo y se cree otro 'elegido'. Está visto que somos proclives a obedecer como ovejas al 'pastor' o al perro del rebaño... Aunque debemos estar atentos al verdadero guía y mensajero si nos preocupamos por prepararnos y formamos a conciencia para tener criterios propios y ser oveja negra si es necesario; eso nos permite mirar el mundo de otra forma y con prudencia y la vida desde otro ángulo, donde la luz deja ver las sombras que se escabullen del bulto o se escurren... ante una mirada de verdadera censura a su oportunismo y no porque se esté preparado para ser o hacer lo que se pretende. 

alv
2014

Los genes inmortales - Desmond Morris.



No hay comentarios: