miércoles, 27 de agosto de 2014

Señuelos

 Foto: alattkeva (Estocolmo, 2/2/2014)

Hay honores, juramentos y veneraciones mundanas cuyos objetivos reales, no tienen una raíz moral que dé base a tanto ficticio prestigio en algunos seres  a los que se los premia, cosechando del mundo un favoritismo sin mérito; sólo obedecen a una maniobra de presión política para dar paso a cortas épocas de una paz artificial que no se corresponde con su forma de actuar ante flagrantes problemas del mundo, pues otros se protegen en su imagen y hacen el juego al honor que reciben sin haber hecho virtudes por merecerlo. Sólo se convierten en una marioneta del capital y de los medios que son incapaces de criticar lo que no se merecen y, quienes son designados con méritos que en muchos casos no los tienen, deberían por sentido común o ético renunciar al premio como otros que sí lo han demostrado hace poco, teniendo más mérito por lo que sí han hecho por el mundo o por sus semejantes. Quien no es valiente a tiempo para afrontar lo que siente, se humilla ante los hechos que lo elevaron a una fama ficticia que sólo construye su propia cárcel, por lo que le da en otros casos su paz personal y familiar y estará más orgulloso de su altura moral, pero por desgracia tratándose de honores, dinero y fama, no se plantean si han hecho méritos para merecer un Nobel.


Por no sé que ley de necesidades mundanas, "la historia siempre contará la verdad cada cien años" cuando estemos todos calvos y, las nuevas generaciones, aceptaran lo que les cuentan sin crítica ninguna. ¿Quién es culpable del daño que han causado a la socieda por cubrirse de falsedades inmerecidas tantos insignes personajes que no lo fueron?
Creo que los hijos de mis nietos la sabrán, pero qué importa ya lo que hayan hecho otros. .
Señuelos

Toma forma nuestra alma por la hondura
que describe interés por la corriente,
inquietando al espíritu indigente
avanzando sin peto y armadura.

Es posible encontrar sana cordura
para hallar el respeto de la gente,
liderando las pugnas por la mente
con el filo en la lengua sin tonsura.

Seguiremos con clara transparencia  
y, sin ideas, será difícil ese adonde
por hallar en lo utópico quimeras.

Y, si estamos soñando habrá conciencia, 
por dar vuelta al adonde si se esconde 
de la luz de engañosas polvaredas.

 alattkeva

No hay comentarios: