lunes, 19 de enero de 2015

Afasia con humor




(Dedicado a Ernesto Würth y su poesía surrealista)

*
El silencio es como la sordera que usa trompetilla, siempre acaba gritando en medio de la multitud, y como no la oyen, busca sonidos en el hermetismo de su palabra muda, pero hiere. Las encripta… ¡Allá quien lo interprete y se dé por contento y aludido, es cosa de escucharlo cuando calla!
¡Algunos silencios se comportan como capullos! Enmudecen sin decir ni ‘mu’ por temor a hablar de nadas, son como un desierto en una noche cerrada; se hacen dueños del temor y como nadie los oye, les da lo mismo. el silencio es como la oscuridad cuando se posa en el vacío. Es un largo etcétera de palabras secretas que mantienen su prudencia sin ser escuchadas. Piensan y hablan por dentro. Es como un paseo del brazo de la sinrazón o, una inútil lontananza sin horizonte. Es una tentación con ganas de cosquillas que, para ver si reacciona o se despierta de su mutismo, puede sorprendernos!

Sólo los pájaros sordos son capaces de volar en las palabras y, si no respetásemos los silencios, algunos, nos los comeríamos a besos, quizás les dé por reír y no pararían. ¡No hay cosa mejor que un silencio enamorado, no habla pero se le cae la baba! ¡Es que lo entienden todo pero siguen sin decir ni mu, saben que se les ve la reserva!
Hay algunos que parecen como un camposanto, entonces, es cuando se quedan mudos para siempre!



"Ranita"

No hay comentarios: