La Charca de Ranita Azul 2

La Charca de Ranita Azul 2
Un segundo blog

LA CHARCA DE ELISA

LA CHARCA DE ELISA
Mi blog de poesía, prosa y reflexiones...

jueves, 12 de febrero de 2015

Juegos virtuales y adicciones


"El humorista gráfico Forges ridiculiza la relación entre videojuego y "producto cultural"

Su última viñeta hace referencia a Destiny y los 380 millones de euros invertidos en él.
Twittear
74
1
Compartir
346
Viñeta de Forges publicada en el diario El País
Viñeta de Forges publicada en el diario El País
Conocido por sus mordaces tiras cómicas, Forges ha cargado en su última viñeta contra la idea de videojuego como "producto cultural", usando como ejemplo el recién estrenado Destiny y los 380 millones de euros invertidos en él.

"Ahora resulta que los videojuegos 'matamuch' son productos culturales. Así nos va", asevera uno de los protagonistas de la escena; a lo que su compañero matiza: "No; así nos hacen ir". Todo ello bajo un titular que señala que Destiny "es el producto cultural más caro de la historia".

La mofa del dibujante va más allá de esta viñeta, en la que se centra en Destiny y juegos del estilo, asegurando en Twitter que el hecho de pensar en los videojuegos como un producto cultural son "estragos del patxarán, seguro".

Por supuesto, la reacción de los aficionados a los videojuegos no se ha hecho de esperar, y de hecho ya son varios los que han mostrado su descontento ante esta viñeta. "

Opinión:
El ocio y la cultura y los que opinan

Complacer a quien se encapricha de un videojuego y, quien se lo paga son sus padres, es el problema. Pero qué diremos de quien no puede tenerlo y roba para ello o teniéndolo, prefiere fardar del mismo a costa de otros sacrificios que hacen sus padres por complacerlo. Es triste pensar que se catalogue como "obra de arte" un juego de estas características, que sólo divierte por la sofisticada forma de quitarse de en medio a los 'enemigos virtuales' dándoles muerte.
¿Qué se pretende con ello, sí sólo se induce a la agresividad como único fin del mismo o acaso como "valor cultural", por ser entretenido y hace feliz al usuario, hay que creer que es lo mejor para quien puede adquirirlo como entretenimiento ´ludico', cuando carece esta sociedad de otros valores para obrar correctamente antes que gastar lo que no tiene o le sobra en un videojuego'...
Hay otras cosas mucho más importantes que pueden ayudar a otras generaciones con ideas y conocimientos aplicados a los videosjuegos, que sí los librarán de caer en los métodos de destrucción a que llevan estos donde parece es muy divertido ser un criminal potencial, porque no daña cerebros (...) "sólo es un juego"; Es posible que sea la única forma de preparación subliminal de esos 'futuribles soldados' o carne de cañón de una guerra real y, de cierta forma se les prepara con el consentimiento de gobiernos y familias que, a veces no se enteran de lo que compran a sus jóvenes adolescentes. Los fabricantes no sólo piensn en el dinero que ganan, sino, en cómo manipular a las generaciones sirviendo al odio de forma virtual porque las guerras cuando se vuelven reales son un gran negocio, pero no especifican en el producto los resultados psíquicos de quienes son dependientes de los mismos y a lo que se pueden enfrentar sus familiares. En el fondo no dejan de ser un peligro que ayuda a convertirles en potenciales criminales, obrando con frialdad ante las cosas reales que sí pueden darse en la vida y no hay botones ni mandos para salir de los problemas. Es todo como en el juego y divertido, hasta que sufren en la realidad algún resultado nefasto que los hace pensar en su propia existencia o la de sus seres queridos.
Por otro lado, independientemente de lo que vale el videojuego 380 millones de euros, enorme desvergüenza para quien lo compra porque tiene y le sobra, que podrían ser invertido el gasto en cosas más útiles a favor de la infancia y tanto joven que no puede estudiar por falta de medios o por falta fe material escolar o un simple ordenador; pero bueno, es algo que indica hasta qué punto ha llegado este mundo a valorar los contenidos culturales de las nuevas generaciones y la industria que los crea, que si bien puede ser 'arte' conseguir el dominio de un buen resultado con toda la técnica y trabajo para su logro, también es necesrio que se les ilumine la sesera a los fabricantes y den algo al mundo de interés general, que pueda ayudar a las generaciones de niños y jóvenes a un cambio radical y positivo, ante tanta violencia a la que llaman "producto cultural" por ser "el mejor del mercado". Las mismas barbaridades o mayores todavía se mueven con el fútbol, que se supone que es un deporte y los que los que organizan el negocio en los clubs... Gente que sin estudios o carreras universitarias ya se creen algo por haber sido fichados por un club y, encima se llevan el dinero a paraisos fiscales. Se los admira como a dioses, -¡anda y que les den a estos evasores de impuestos! ... 
Todo esto es real pero es sólo una muestra y no parece que interese a los gobiernos controlar realmente este tipo de 'ducadores paraleros' interesados en los cambios favorales a sus bolsillos, creando adicción.

alattkeva