La Charca de Ranita Azul 2

La Charca de Ranita Azul 2
Un segundo blog

LA CHARCA DE ELISA

LA CHARCA DE ELISA
Mi blog de poesía, prosa y reflexiones...

miércoles, 15 de abril de 2015

La pobreza (Opinión personal)

OPINIÓN PERSONAL

Amigos míos: a mis años ya viví muchas pequeñas guerras políticas entre una misma bicefalia de gobernantes y, cuando entraba uno diferente lo quitaban de en medio o asesinaban. Si era militar, acababa con la esperanza del pueblo imponiendo una solapadadictadura y control. Sus opositores intrigaban para quitarlo también, pero siempre habían miles de sacrificados.
La Vida se divide en dos partes. Una respira el aire que gasta la otra, siendo la misma. Aunque esté dividida por grupos de millones de seres que ni tan siquiera llegan al primer escalón... de sus ambiciones más honestas: vivir de un trabajo justo, decente, comer todos los días bajo un techo propio o pagarlo, pero sin grandes penurias como parece que pasa hoy en el s. XXI en nuestra España, es un triunfo que no es fácil tenerlo.  Algunas familias lo pasan canutas y hasta frío en invierno. Si se consigue llegar al primer escalón social no llegan al siguiente y así sucesivamente pasa al que llega al segundo... ¡Ya es suerte llegar al primero! La escalera de 'la felicidad social y la justicia' es una utopía para el honrado trabajador, aunque hay quien duerme en su rellano "y algo es algo" si los vecinos hacen algún favor, mejor.  No hay ni luz porque hay que pagarla para ver el escalón siguiente...

Cuando contemplamos estos cuadros de quienes sufren auténticas carencias materiales, el agua es un tesoro como lo que se lleva a la boca cada día y, un gusano o una rata se debe c comer por necesidad, lo de menos es calzar o vestir; y sabemos que esta situación la origina aquélla otra parte que las genera. No lo dudemos que los de acá somos culpables también, por no rebelarnos en contra de ese poder que permite estos cuadros en el mundo.

¡Allí no sólo están los más ricos, el capital, el poder y el éxito, también nos lo encontramos la gran mayoría de los que nos aprovechamos de nuestro momento! Porque podemos vivir y ver la injustia alrededor y, hasta contarlo. Es duro pero es así de cierto. Sólo imaginamos lo que no nos pasa en este ahora.

 Hablamos por la imagen u otras igual de terribles e injustas. Por lo que nos dicen los medios, por lo que presenciamos o leemos o no, si es que miramos en directo a los semejantes o, ¿acaso en nuestro vecindario nos enteramos si todos comen o  sabemos del que sufre tras la puerta de un hogar solo o con su familia...? Sinceramente, porque 
estamos en mejor posición y tenemos aún mejores recursos para sostenernos, o tenemos miedo de llegar a otras situaciones por debajo de la que estamos; no queremos ni tan siquiera pensarlo, aunque utilicemos la frase de "ponernos en la piel ajena". 

Podemos con lo que tenemos a favor salir adelante y tan contentos. Eso es una gran verdad hasta que ocurre lo contrario ¿y, a ver qué hacemos? También tenemos la posibilidad de aprender, conocer, saber, viajar, vestirnos, calzar, discutir sobre la libertad del pensamiento..., elegir lo que más nos gusta, argumentar sobre la injusticia, utilizar una tableta, un móvil, el Pc, la tele, la radio y tomarnos un aperitivo o comer fuera con amigos o la familia... Podemos. Pero también nos tomamos la libertad de defecar improperios delante de la tele en contra de los gobiernos si nos parece, como del partido que no gustaría que ganase. Pero, si nos detenemos a pensar, no vemos más allá de un poema o de este comentario, porque son las palabras las que hablan de esas verdades que no nos afectan aunque nos duelan. Y, hasta recurrimos a una razones espirituales para liberarnos. Hacemos apología de nuestra fe, subimos un artículo de opinión o nos da un pataleo por los impuestos que nos suben y nos vulnera la seguridad ("¡jode a los que lo tienen fácil aunque sea robando con arte!")...

 ¿Quién nos defiende de los miserables que nos gobiernan si son injustos? ¿A los trabajadores que han perdido sus derechos y los que manejan las empresas, hoy en día se resisten a que vuelvan a tenerlos sus trabajadores? Y, si tenemos que pagar un abogado por denunciar nuestros derechos o las injusticias, ya nada es gratis... ¿quién se atreve a hacer tal cosa si le falta para comer  o el transporte que lo lleva a las oficinas del Inem a buscar un nuevo trabajo, por ejemplo. Nadie se atreve a denunciar por temor a las costas. Es una Ley del gobierno para librarse de los problemas de 'los sin clase' que se habían tomado muchos derechos con los Sindicatos que los defendían y, éstos se aprovecharon de su cuyuntura social para obtener ayudas del erario público y robar o engañar y vivir mejor que sus trabajadores a los que decían defender. Todo derecho e injusticia se queda queda impune. 

Desde el que pide para comer o va a un comedor, parroquia o servicio social para mantenerse de algo cada día, duerme en un albergue o refugio habilitado o no, no puede reclamar por ello, "la ley mordaza" lo obliga a aguantarse lo que piensa o lo que pide si es justo, aunque pida justicia con un cartel colgado de un palo para que se vea más.  Al contrario, deberá pagar por ello. ¡No estamos en su piel para sentir esa experiencia y lo que lo hunde cada día por falta de un trabajo y una vida digna! 

Pero, hasta que no vemos una imagen así, como la de arriba, no comprendemos realmente los privilegios que aún nos cubren, si nos comparamos con otros de este mismo mundo que aún disfrutamos más o menos, "están contentillos, van tirando"... -Desde el que vive de la caridad pública, pasando por el que "se las va arreglando con lo poco que consigue", hasta ir subiendo categorías sociales que están por encima de otras situaciones de "su clase o apellidos", porque la clase sigue funcionando porque son privilegios heredados; porque quien no le venga de alcurnia es lo que es, un mierda con mucha dignidad de ser éso mismo, pero es una mierda para los que dominan todo,  no nos olvidemos. Como ayer se decía a los judíos con el régimen nazi, que eran "unos cerdos" por ser lo que eran, ¡Judíos de mierda!!! La clase que llega al poder y sin llegar ya dominó y cree que por lo mismo es algo más que la que está por debajo de sus posibilidades económicas por no poder vivir igual que ellos, siempre resultará la clase de segunda y tercera categoría y más. ¡Que no me cuenten espiritualidades para justificar la falta de bondad de los que callan ante lo que ven, pues el pobre que viste mal o no está a la altura, siempre es un pobre diablo y si es guapo da lástima, si no tiene suerte, igual; si es negro, peor, si tiene estudios y no trabaja, ¡de qué le vale! Y de todos modos se justifica con: "algo debió de pasarle para terminar así"...¿Quién pregunta qué pudo pasarle? Y si hizo un mal matrimonio o se separó y le fue mal... ¡Pobrecillo/a, qué lástima de vida o de niños si los tienen! 

 La sociedad y la historia de la misma es muy cruel, porque aún se cree con todo el derecho una parte de la misma de estar por encima, por estudios, por esfuerzo, por suerte, porque no podría aguantar los tumbos de la vida y caer en los cubos de basura como tantos; pero ni se ocupan de los que están más abajo o desconocen. Sólo se piensa. Esa imagen puede ser de hace veinte años o más con la hambruna de Biafra, pero es que se sigue dando aún, es vigente ¡y no es un "tercer mundo", es un cuarto! ... Pero, ¿quién arregla la injusticia, el hambre, la incultura, la educación de los pueblos, si el Poder es de quien maneja grande fortunas, saquea el subsuelo de sus países, se aprovecha de su miseria, pone gobiernos peleles y corruptos y los tienen en sus manos para poder llevar a cabo su saqueo, extorsionándolos y amenazando a sus familias.  Y no de los que nos gobiernan pero tienen mucha culpa porque saben de todo ello. "Es que no es lo políticamente correcto tirar cabezas, señalar culpables y cambiar las cosas del mundo, no es tan fácil, no me cuenten a mí historias de miedo"... Algo así nos decía un político de ahora. Saben ellos, nuestros gobiernos, quién es quién, incluso el mismo Papa Francesco, con toda la bondad que se permite, no está ajeno a toda intriga para que se oculte la verdad a los pueblos, pues no puede hacer nada ante la hipocresía de todos los gobiernos y sus "secretos de estado"...Él ha llegado como 'un comodín' para calmar el panorama. Pura política de todos los estados que se fusiona con la curia cristiana. Por eso se aprovechan de los pueblos quienes se hacen al poder, pues salvan a los suyos y los amigos de problemas para cien años más. Se hacen 'herederos' de aquéllos del hoy y tienen el futuro asegurado aunque sean unos mediocres, pero para eso los mediocres se casan con los listos... Los que no están con el poder no valen más que el número que los identifica con sus obligaciones con el fisco, carne de cañón o morralla que desprecian y, así nos va! A la que roban los bancos porque no interesa que se eduque a las generaciones de pobres con suerte, gracias a la labor de abuelos o padres  analfabetos pero muy trabajadores, que hicieron un pequeño capital para hijos o nietos que estudiaran, pensando que así los liberaban de tantas penurias como ellos tuvieron; no interesa que los pobren lleguen alto, salvo pequeñas excepciones que los divierten, cantantes, toreros, músicos, etc., nada de filósofos o pensadores, gente que adquiere cultura sobre la historia y abre los ojos a otros; es que los obreros mal pagados son los  sostiene al país, como a los que gobiernan...

 ¿Cómo perderse la oportunidad de evitar que lleguen alto o consigan una generación que piense y los descubra?... La cultura ha de estar lejos de los pobres y el que llega a ser algo, es una odisea conseguir lo deseado, hasta se permiten ponerlo de ejemplo para que no se diga que no lo reconocen. (...) 

El poder en manos de un ser justo, sincero y que nos dice la verdad, es hombre loco o muerto. La gente sana o buena pero realista, se repliega en su propia realidad, se ajusta su concha y mira desde su escafandra y habla de realidades que no le afectan; porque a quien se la dice es  quien puede perder tiempo para escucharlas, vive bien y puede entretenerse en nuevos horizontes donde no pierde nada; quien así se implica y no con quien no puede aunque los pone de ejemplo, es que teme por los suyos e intenta vivir dar 'su teoría', que es un recurso que defiende de "los males del mundo", así que hace mesa aparte para comerse a gusto sus garbanzos o el caviar y, si es captada por una secta que ve la forma de subsistir con lo que le da un prosélito a cambio, pues al bote y ya consiguió otro 'hermano/a, en suma otro pendejo más; así funcionan las religione, todas, y sus prosélitos hacen apostolado para ganarse más pendejos o, lo implican en otras actividades para que se entretengan y les de margen a ellos para vivir del mismo cuento. Así crecen como hongos las asociaciones, hermandades, logias, etc., a costa de Jesucristo, Dios, etc, pero se aleja de su verdadera obligación moral porque no quiere implicarse en la verdadera lucha que consigue que, el Poder tenga colaboradores en estos fieles bondadosos que ayudan a los pobres y repartan beneficios en nombre de Dios o Cristo. Una partida de ladrones la gran mayoría.  En el fondo contenta a los gobiernos esta actitud de la caridad sin razonamiento  y por autogestión de lo que hacen con el dinero otros. Porque tienen a través de esa gente buena que les colabora, sin saber que eso es lo que pretenden que hagan y lo que se ahorran por su falta de Amor y de verdaderas obras sociales, sin que vayan a parar a estos "seguidores de la fe" que en realidad se nutren de la ignorancia. 

 Nadie va a terminar por arreglar el mundo, por dar un puñetazo en la mesa, como dicen, mandando a la ñorda al resto de los que nos engañan, porque,  ellos, los que elegimos y nos gobiernan, no se ponen de acuerdo para poner contra las cuerdas a la parte que los oprime o extorsiona, a esa élite que los apoya y los lleva también al poder, la que los obliga a comprar lo que no necesita su pueblo, por ejemplo, armas. Da pena el idealismo de la gente nueva en política que no ha gobernado aún, dicen verdades como puños y se apoderan de los errores de lo gobernantes, pero están muy lejos de ser los elegidos, salvo por hacer una revolución a lo grande e iniciar una guerra que es lo que nos faltaba; pero las ratas y las cucarachas se cuidarán de no morir, de camuflarse entre los buenos, de mentir para salvarse o de ocupar cargos importantes para volver a lo mismo, porque estando a salvo tienen la esperanza de pasearse por las mesas del poder de nuevo.  Y, si piensan o se creen imprescindibles para hacer justicia, se les llama: "comunistas, rojos, gente despreciable de izquierdas". Si llegan al poder no vivirán para ello- Y de los otros dicen lo mismo, "son fascistas, oligarcas, herederos del franquismo" y tienen otro Poder más fuerte que los ayuda para mantenerse en su sitio por tradición, pero alejados de los 'mandados' o elegidos por ellos pues confían que los pueblos están en manos de los que más convienen. 

Allá en América escuché una opinión que volví con los años a escucharla también acá en Europa: "Es que son esos pobres infelices los que se acostumbraron a vivir mal, como lo hacen, además es cosa de Dios para ponernos de ejemplo su mala vida, por eso están así por no trabajar, estudiar y no aprender nada útil, tener todo tipo de vicios; no se les puede cambiar su forma de vida, porque Dios sabe hacer un mundo que debería ser perfecto para que los que viven sin felicidad piensen"  
...

No se puede pensar de otra manera cuando se vive bien y nunca les ha faltado nada en su hogar. Para convertirse en el Padre Vicente Ferrer, por ejemplo, o ser la nueva "madre Teresa de Calcuta", es muy sacrificado. Luchar por los valores humanos, enseñarlos con hechos, defenderlos hasta la muerte, no tener vida propia y estar con los que sufren, hasta morir por lo mismo que se ama, es muy difícil. La teoría no nos exime de reconocer el ejemplo de los que si se inmolan por otros en pro de lo que creen, pues sí lo practican. Sí dolernos por lo que no hemos hecho realmente aún teniéndolos en cuenta, nos hace sentir peor. Aunque sabemos del cometido que la Providencia nos da a cada cual en este mundo. Esos son los ejemplos que nos apabullan cuando decimos que creemos en Dios... Para mí eso sí que es sacrificio y demostrarnos que algo así vale la pena hacer por la vida ajena. Quien emprende este camino de verdadera ayuda social, en lo material y espiritual con el ejemplo propio, se hace enemigo de los gobiernos y del Poder instituido, como lo hizo Ghandi (...) Siendo un ser inteligente, que supo explicar por qué pasa esto en el mundo, pues no gusta para nada que se abrá los ojos a los que no saben y lo aceptan todo, callan, agachan la cerviz y rinden pleitecía a tanto sinvergüenza, sirviendo a los que están más alto a cambio de nada, porque se desprecia su casta como en la India. Lo creen obligación. Y no estamos muy lejos de esto mismo aquí y en América, incluso todavía, producto de la ignorancia. Aún se explota por eso muchas ramas del arte y el pensamiento no interesan. Descubrir que se nos está engañando no es bueno para los gobiernos.


 ¿Y quién es el valiente que se atreve a ser un buen samaritano, como decía Jesucristo, abandonar a los padres, casa y amigos por servir a otros? ¿Lo hacen todas las comunidades cristianas? No. Se organizan de otra forma y no les falta de nada, sólo se privan de algunas libertades si se dedican a la vida contemplativa, no así en las misiones, porque hay que valer para ello.  Es muy duro repetir las historias anteriores y imitar a estos tres últimos que he nombrado. 

alattkeva