La Charca de Ranita Azul 2

La Charca de Ranita Azul 2
Un segundo blog

LA CHARCA DE ELISA

LA CHARCA DE ELISA
Mi blog de poesía, prosa y reflexiones...

domingo, 28 de junio de 2015

Hablando de la pequeñez aparente

Resultado de imagen de grande y pequeño

"La pequeñez aparente de muchos seres humanos puede ser insulsa y, a la vez atrayente, por lo que constatamos de su realidad física pero no vamos más allá de su espíritu."


Esto piensan siempre los que tienen los pies en la tierra, pero sin miran más allá del horizonte ajeno otra evolución; la que puede transformar la vida interior del semejante y dar asiento a nuevas formas de ver la existencia.


La riqueza espiritual no da éxito si sirve sólo a la persona. Sí da equilibrio por la información que se procura o recibe quien de ella se nutre. Pero si no tiene otras formas de divulgar la experiencia, alimenta su propio ego sin dar a conocer cuanto sabe.


En las dos situaciones lo que no se ve o se conoce, está claro en lo que se esterioriza. Por eso conocemos personas muy seguras de sí mismo, aunque no tenga recursos económicos o una gran cultura. Puede inquietarnos, sorprendernos, hacer que nos hagamos preguntas sin llegar comprender los motivos que se llevan consigo, razones o causas que nos inquietan de su personalidad especial, sin poder saber por qué son como son y a la vez entrañables; o porqué su realidad está llena de inefable simpleza. La simpleza aparente de de la pequeñez humana, no es la de una mente limitada, sino de lo que aparente que  vislumbra y está dentro de su infinita y auténtica naturaleza espiritual. Nos llama la atención por hacernos sentir seguros en su compañía y no dudar de un alma grande llena de experiencia, que ya quisiéramos para sí. 

Se trata de ampliar el conocimiento dando una visión necesaria a quienes no creen en ciertas cosas. Las relacionadas con las capacidades 'emprendedoras del espíritu' humano, porque muchas de ellas no tienen por qué ser místicas, pero sí dependen de este mundo por lo que generan siendo positivas. No siempre el horizonte es el mismo para quien ve 'su panorama'  inmediato, acomodado a sus ambiciones políticas, profesionales o sentimentales, exactamente como quien hace política populista, pero sin critica a quienes, en sus filas, han olvidado los valores humanos bien entendidos. Hay una gran diferencia en el valor de un bien moral que pueden transmitirse o no, pero confunde a quien no está preparado para saber quién, transmitiéndolo, manipula y se guarda una parte de lo que sabe manejar del mismo, por egoísmo. Consigue así que la curiosidad se vea sorprendida por lo que oculta o impresiona. Es el comodín de su baraja.


Debemos cuidarnos de quienes desean hacernos ver todo lo contrario. 
Suelen sublevárse contra la verdadera esencia de lo que compone el alma de los pueblos, incluyendo sus símbolos, creencias, costumbres y lenguas. Lo que ha sido su motor de varias generaciones y ha aportado al mundo de una comunidad o colectivo una serie de valores respetables: la espiritualidad del ser humano por encima de todo lo que le sirve, es parte de su sostén físico bien entendido, pero no segregado a ninguna jerarquía conocida, ya sea religiosa o política; no teniendo nada que ver con la esencia que religa o la mística como método de inducción al tibio o al apóstata de cualquier fe o creencia, pero sí con la verdadera naturaleza de la existencia como parte fundamental de la vida, siendo en este caso, la bondad o el amor.  

No se pueden separar ambas cosas y menos, hacer que los seres humanos que se alinean a unas creencias determinadas porque soy yo quien lo manifiesto, aseguro y lo he experimentado o, por comportamientos materiales que favorecen a algunos interesados y no racionalizados los datos que se aportan, que pueden respetuosamente discutirse. Y no sólo por descender la vida a las necesidades materialistas fuera de lo más básico, aunque incluyamos en ellas la tecnología necesaria, la que nos acerca al conocimiento como ahora lo hago, puedo convertirme en proselitista de mis ideas y 'venderlas' a quien se las crea. Puede que ellas estén preparadas para que me despierten a mí y no a otros.

Muchos pretenden convencernos de lo que está bien o mal, pero hacen lo mismo que el resto: extirpar la capacidad de pensar por nuestra cuenta y confundir manipulando cómo hacerse a nuestra voluntad (...), haciendo de nuestra vida una ficha, un número, un voto, adipto o seguidor de sus ideas, por creer que ha descubierto una fuente de verdadades inagotables. No deja de ser otra forma de anarquismo imponer ideas, manifestándolas como únicas revelaciones a través de insistir en los propios motivos que se tienen, pero no en los propios motivos que alimentan las ideas inflándolas. No sé si se piensa que es mejor evitar que las nuevas generaciones piensen por sí mismas, inoculando ideas contrarias a la libertad de pensar o decidir por sí mismo. Se enseñan hechos históricos a la medida de la idea del que instruye y prepara a las nuevas cada ser que razona. Tampoco se dan más razones para explicarlas y sí un gran abanico de silogismos dialécticos, que aprisionan a las almas de cántaro, dejándose llevar por las bonitas impresiones que sugieren las palabras y, todas ellas llenas de posibilidades para decidir entre las que interesan, basadas en situaciones reales o realaciondas con los hechos históricos ya conocidos, pero dándoles una mano de pátina brillante para que se vean con otra luz; tanto si son positivos como negativos de las políticas que los hicieron fracasar a otros, o no dieron resultados interesantes a la sociedad, a las viejas creencias y hasta a quienes las enseñaban.  
Así, se conoce de otra forma el bien y el mal y los errrores de la historia para corregirlos, pero con una mano de lustre donde la palabra toma el movimiento de la brocha a base de lengua hábil, seductora y brillante. 

No es subir un escalón más para un alto conocimiento con respecto a lo que se ignora, porque, si se educa a la juventud sólo con vistas a que sigan la doctrina política que interesa a su educador, sea maestro o catedrático, es otra forma de  "comulgar con ruedas de molino...". Doctrinas, enseñanzas y formas de pensar que agrupan y separan a la sociedad por clases, sin derechos los unos y con deberes los otros,  los más débiles en lo económico, sin que el Estado colabore a esa igualdad educativa y formativa siendo igual para todos los contenidos recibidos. 

Se difiere y se rechaza una enseñanza igual en lo más imprescindible, favoreciendo sólo a las clases altas, permitiendo la enseñanza libre en la primera y segunda enseñanza. Y ese es el fracaso comparativo que se viene dando en la sociedad, aparte de las dos Españas de siempre, la de los pobres y la de los ricos, pero en detrimento de una mayoría social con escasos medios, que no puede conseguir los mismos derechos.
 ¿Se enteran los padres de lo que recibirán a cambio de manos del plantel público o  privado, donde se educa a sus hijos? ¿Están de acuerdo con servir a un élite educativa que no permite la igualdad en la enseñanza entre ridos y pobres? 

 La mente del educador no es la misma en ambos sitios, ni tampoco los métodos y sistema de enseñanza. ¿Cómo discutir al captador de prosélitos en ambos casos, "los de la casta" ya definidos porque se separan de los "zarrapastrosos"?, si no prepara para la libertad y menos para que piensen y decidan por su cuenta en ambos casos. No hay un criterio libre de la influencia del educador de turno, que lo/lo detecte como correligionario de cualquier doctrina, pues cuando hay una oportunidad de enseñar, sólo por la satisfacción de hacer proselitismo del partido que profesa, ya está preparando gente para el anarquismo por oposión a lo que no es como se desea. Algo que no ayudará a la libertad de pensamiento de un individuo, a su libertad para decidir, la ética verdadera que define un pensamiento equilibrado en la sociedad y menos, al entendimiento y la paz que se persigue en el mundo. En mis tiempos el ir todos uniformados como alumnos en la primera enseñanza daba una cierta ventaja, y no con ropa de marca que favorecía 'la cuna' de cada alumno, pero ahora es diferente. Por entonces, lo enseñado era igual para todos por decreto ley y habían ayudas sociales para el uniforme. 

 Educación sí, pero igual para todos es la que se desea y por obligación práctica en el resultado. Igual que en los países del norte de Europa. ¿Es tan difícil imponerla cuando se subvenciona la privada? 



alattkeva)