La Charca de Ranita Azul 2

La Charca de Ranita Azul 2
Un segundo blog

LA CHARCA DE ELISA

LA CHARCA DE ELISA
Mi blog de poesía, prosa y reflexiones...

miércoles, 26 de agosto de 2015

Los sueños se cumplen (Una muestra)



Pensamientos propios y lo que hacemos con ellos o, acaso son ellos los que hacen su parte con nosotros.

Era un sueño silencioso... mientras durante trece años iba a Suecia con mi esposo, y aún seguimos yendo, si nos lo permite la salud. Ya son catorce años viendo a nuestros nietos crecer, desde el 2001.


Torre de Tv de Tromdheim(Nor)



El gran fiordo y alrededores. Lo bordeamos todo con el auto.














Un atardecer en Tromdheim (Noruega)



Entorno de San Olav



Catedral de San Olav





La familia caminando hacia la entrada principal.



Las tumbas del cementerio que antecede a la gran catedral







Saliendo del hotel...





Fue un sueño que tuve desde niña antes de acostarme, un sueño despierta hasta que me dormía y me figuraba mi vida de casada y con hijos (cuatro) y así fue en lo más entrañable. Nunca dije o hablé de mi sueño desde mi infancia y, de esos dos nietos que veía ya a muy temprana edad, haciendo cosas que no hacíamos los de nuestra generación, mis dos hermanos y yo; ni tampoco mis hijos aunque les procuramos una buena educación y, ellos, se buscaron con tesón su futuro. Siempre me atrajo el norte europeo. Mi esposo y yo emigramos a Suiza y trabajamos en Berna, su capital por unos años. Las raíces se fundamentaban en la experiencia y, gracias a ellas, la familia aprendió a amar el lugar donde vieron la luz, fuimos consiguiendo una parte importante de los sueños y poco a poco se cumplieran los de los hijos sin buscarlos. Fue el tiempo el que nos daría su resultado.

*La fotos las hice con mi móvil que no es gran cosa, pero tiene una buena cámara que es lo que más me importa. Gracias yerno e hija por este regalo inolvidable.

...
Ocurre, a veces, y no debemos ser tan duros con nuestros semejantes, si tenemos preferencias por su amistad o lazos de verdadero cariño. Sabemos que nos volveremos abrazar antes de morir y ellos también lo intuyen. También ocurre de la misma forma con nuestra propia familia, incluso con los desconocidos que confían en nosotros y nos aprecian, por eso nos esperan todavía. ¿Por qué no tener fe en ello? ¿Pero cómo ha de ser ésta fe o esperanza para que funcione? No es el interruptor de la luz, desde luego. La vida nos condiciona la realidad y no podemos eludir lo que limita o frena nuestros propios intereses. Ella, sin desearlo, nos encierra en su escafandra. Bien, por falta de salud o porque hay trabajo y no hay tiempo. Y ya sólo por buscarlo hay intereses u otras necesidades que no se pueden eludir. No, no podemos ser tan negativos o contundentes con un pensamiento que se hace deseo o vehemencia, si se opina que: se decepcionan los amigos y los familiares por esperar demasiado de unos lazos fraternos, al prometerles un nuevo abrazo. No siempre se puede en las dos situaciones. Creo que  no debemos darnos una respuesta tan determinante, o tan poco justa a la verdad de quien sufre y necesita vernos por los lazos de verdad... los de sangre o amistad sincera, porque crees en ella y dejar de verse es penoso cuando no hay dinero para ese milagro y sí salud; sin embargo siempre espera... o esperamos volver a ver la gente que queremos, las ciudades y paisajes amados.

Tengo una vieja teoría que por larga experiencia de soñar, no por no ver o conseguir un resultado feliz o necesario, me la digo a mí misma; quizás para mi consuelo como todos solemos hacer o, porque lo leemos dentro de nosotros: *la vida de cada cual es un mar de dudas donde la barca individual se mece a favor de los vientos que la llevan, pero no siempre termina de llegar al puerto soñado o deseado; todo depende de muchos factores o de escasos medios a favor, pero son los que determinan el buen fin y por ffin la nave cuerpo llega a su puerto deseado. Cumplimos el sueño*

Hace muy poco, estando en otra ciudad de Europa, Praga, con una parte de mi familia, caminábamos por un puente... Abajo el río Moldava con sus barcazas de turismo llenas de gente, sus restaurantes y cafeterías a bordo y, en sus orillas, también esperaban otros negocios no perder la posibilidad de una ganancia. Cientos o miles de turistas entre los que nos encontrábamos, cruzábamos los quinientos veinte metros del famoso puente de Carlos IV, yendo al otro lado de la ciudad. El puente como tantos otros del mundo, está cargado de leyenda e historia. Alrededor, el paisaje y otros puentes más a lo lejos eran como un adorno más en el río, con sus 'ojos' mirando el devenir de la vida sobre su singladura diaria. El río es mucho más fuerte que cientos o miles de almas que lo atraviesan -pensaba-, pero allí apacible sobre su lecho, parece emanar seguridad y respeto y, como el somos del río de la vida que va y viene, como el mismo lo hace hacia el mar.  No, no desaparecemos, tampoco el río...

El río enormemente ancho en su caudal es digno de contemplarse  y sentir todo lo que se llena de vida, voces, música, pasos y gestos. Ver los cisnes majestuosamente pasar de un lado a otro de la orilla, intentando esquivar las embarcaciones. Miraba la firme estructura de piedra, sus estatuas y edificios que lo inician y culminan con sus torres elevadas, que datan de la edad media; luego, al anocher el reflejo de las luces sobre el agua. Escuchaba las voces de los viandantes hablando en todos los idiomas, la alegría de los niños, los artistas pictóricos que disfrutan de alguna ganancia, haciendo una caricatura o un retrato bastante logrado; luego los músicos con sus instrumentos de todo tipo, amenizando el recorrido a cambio de algunas monedas... Y veía como mis dos hijos disfruban sin parar haciendo fotos. No se libraban ni las arañas.

Si te haces dependiente de circunstancias que nos favorecen, de las ideas que nos plantean un sueño inesperado..., pero un sueño más, no eres independiente para sentirte libre de hacer lo que deseas si se ha cumplido lo deseado, y lo agradeces. No es todo tan fácil como aparentemente lo parece o nos lo hacen suponer los sueños de la niñez o los de la juventud. Hay mucho egoísmo en contar las cosas tal como son o nos pasan. Y conseguir ver lo que deseamos a cierta edad ya es un triunfo. Es voluntad, ahorro y sobretodo amor. Alguien está en el momento justo para proponerlo y quien no desea hacer nada se ve de improviso tomado por el sueño ajeno y se lleva cabo el sueño.

Quien diga que todo se presenta fácil o todo se consigue con el mínimo esfuerzo, bien es que nos cuenta una milonga o nos engaña, manejando un estilo emocional, para convencer tirándose un farol. Lo que es cierto es que al pobre trabajador que ahorra y sueña, las cosas no le salen fácil... Es una lucha alcanzar un bendito anhelo. Mis hijos no fuman, no son bebedores o viciosos en ese aspecto, son prácticos y equilibrados en sus vidas, conscientes del tiempo de su tiempo si está bien aprovechado.

No estoy segura de los milagros fáciles y menos si se dice que se tiene pureza de alma, para que la Providencia premie. Sé que ella está en la voluntad interior de quien madura sus anhelos y de alguna forma mágica llega todo,sí está en ese destino que planificamos. pero hay quien se olvida qué quiso hacer en este mundo, cómo y de qué forma.  Por eso siempre hay que pensar en positivo porque de ello dependen los resultados. 

 Lo de nacer con una flor en cierta parte, existe. O, será que se nos desea convencer, que nunca se lucha contra los impedimentos para estar donde se quiere, que todo llega por milagro como se desea y no como se puede...que es lo mismo que pasa a todos, con dolor, sacrificio y sufrimiento o, "porque crees en Dios por fe o eres un elegido." Será una tontería para muchos si me leen. Otros pensarán que: "las cosas que nos pasan son las que son y punto". Es ina filosofía exacta pero sin márgenes casuales y tiene sus desventajas. No hay lucha, no hay esperanza  y es pesimista

-No todo sale tan a gusto del soñador o tan perfecto del luchador, que se pasa toda su vida con un sueño que nunca sucederá, porque la vida es siempre en lo individual una prueba. La fórmula real nadie la tiene o, si la cuenta, "lo hace a su manera ocultando lo principal", es lo que se cree o quieres creer que es así y se crea. Es preferible pensar que todo es mera casualidad. Las situaciones favorecen y son individuales las circunstancias en cada ser. Siempre son diferentes, es obvio,  y no hay que dudar que favorecen los sueños de millones de seres, porque de verdad es posible que alguien nos cuente la verdad y luche o se sacrifica, para saber de sus frutos, la fuerza de su voluntad y no solamente por 
 conocer un lugar del mundo, también es conseguir culminar unos estudios, saber un idioma y no precisamente "dar un pelotazo" para hacerse rico. No hay que corromperse para conseguir lo deseado y luego contar o hablar de 'una suerte' que no es verdad, si es fruto del robo o el oportunismo como casi siempre pasa si no hay moral y, lo bueno que pasa se justifica con la falsedad.

He aprendido también, que las ideas sensatas si se trabajan a diario, se pueden dar como reales. Pero para que pasen tal como las esperamos, no salen tan perfectas o al pie de la letra porque llevan años  que los deseos maduren con las persona. Los sueños y anhelos con resultado feliz, son como *mantras que se repiten cada día y a cada instante... Nadie los oye, nadie lo sabe, porque, para que se hagan realidad depende todo de creer que ellos hacen su milagro. ¿Por qué?... nos preguntamos, pues no a todos nos sobran medios, tiempo y suerte para que con un mínimo esfuerzo o sacrificio se dé lo deseado, tengas o no posibilidades, salud y dinero, ese complemento físico o material que cumple los objetivos si nos lo proponemos; ya estés en la indigencia absoluta que no da ni para soñar o lo tengas todo, y nos creamos que con ello es suficiente. Entonces, ¿vale un mantra? Pues no es así, ya que si crees en lo que quieres para ti y es bueno, en la constancia de quererlo o de soñarlo, se cumple, pero no deja de ser un deseo normal un mantra.

No son exactos ni al pie de la letra los resultados como se esperan. Nada, absolutamente nada que hagamos o nos pase, es tan perfecto como nos lo figuramos-, pero consiguen ser parte de lo que jamás se hubiese pensado que nos iba a ocurrir, pero sí sabemos que se despierta un sueño cuando algo se hace realidad en este mundo. No es mucho, pero si es satisfactorio es bueno agradecer a Dios por su beneficio, por disfrutar de unos momentos agradables o conseguir una parte de lo deseado. Pero sí sé que nada que nos propongamos en este mundo es tan fácil, porque no depende sólo del dinero, sino de otras circunstancias que no podemos manejar nosotros solos. Nunca se debe olvidar que nada es tan perfecto o sale tan justo. Sólo es y será un reflejo que nos abraza por un rato, unos días, tal vez unos años. Y es allí donde sabes del momento, del instante y que por poco que sea tiene un significado grande, está en el resultado no en lo que ves que cubre o acompaña el mismo, porque carece de alternativas y depende de otras situaciones, como digo, que nos rodean, la voluntad, ahorro, salud, tiempo y amor. Puede que seas 'el elegido' por otros semejantes que te quieren, sean familiares, amigos, conocidos o en otros casos, desconocidos. Así de cierto y honesto contarlo se concadena la vida de todo ser humano. Y hay quien la adorna pero esas cosas se hacen en literarios.

















"Ranita"