La Charca de Ranita Azul 2

La Charca de Ranita Azul 2
Un segundo blog

LA CHARCA DE ELISA

LA CHARCA DE ELISA
Mi blog de poesía, prosa y reflexiones...

viernes, 16 de octubre de 2015

El faro de mi instante...

Foto: alattkeva ante el escaparate hace la foto. (Praga/agost-2015) 

Desde el ánimo acongojado caen palabras por los suelos.
Las recojo con cuidado...
¡No se han roto! Mi consuelo.
Pienso que cuando leo o escribo
se apresan otras sensaciones inevitables,
puede que sean más bien increíbles.
Se escribe a veces para sí.
No sé qué pensar o interpretar...
La humedad de mis lágrimas en silencio
se apodera del alma y siempre duele;
aunque no duele nada desde hace un tiempo en el cuerpo, y sé que todo proviene de lo que subyace en los adentros... Eso sí.
¡La fe o el amor hace milagros! 
A veces, ante lo que desconoces en otros,
desearías que penetrase cualquier garfio a la propia vida;
dejar de ser de los restos de algún naufragio en los oleajes.
Todo impregna lo que se oxida de cualquier nave varada
y, aunque trabaje el músculo poderoso cada día, nada haces;
el faro del instante cerebral no se ilumina igual, aún siendo honesto.
Yo no ando por ahí de resplandor incandescente y deliberado, dando sustos.
Hay un trote de mis dedos escribiendo en el litigio servil de los renglones.
Un galope que no cambia el hoy del ayer, ni mucho menos los remos del pensamiento.
Y, por este sur de la distancia del yo, vivo;
aguantaré mi montura a campo través en la grupa de mi palabra,
pero también mi vela mientras la infle algún viento de paso...
Pero puedo beber la dicha en un cráneo, ya estuve bajo las tumbas muchas veces.
Y, a pesar de ser como una gota de aceite en el agua, no pasa nada.
La vida es la que pone la piedra sobre la eternidad y cumplí con el rito.

Veo mis dibujos esparcidos con sus lápices de puntas afiladas, amenazando al papel.
Por algún lado, se dilatan los pensamientos bosquejando el soplo creativo.
Hoy no estoy sola, hay presencias que acompañan y música de boleros de fondo,
y sé que estás de algún modo conmigo, Madre.
Cualquier cosa que diga o escriba,  "sé que parece, que la sacara de otras lecturas"...
Pero sabes que soy honesta y me importa un bledo lo que se piense.
La duda también es sabiduría.
¡Un croar en un desierto no indica que hay agua y sí,  mucha sed a la intemperie!
¿Quién me cree?... ¿A mis años a quién le mentiría? ... ¡Y menos al amor!
Continúa el debate, mientras sea evidencia irrepetible esta hija tuya. D. en paz,
pero hoy necesitaba de la luz de tu faro y de mi instante.