jueves, 22 de octubre de 2015

La lámpara que vela

 Imagen:Twitter, un préstamo de un amigo.


El poema que acompaña a esta imagen lo escribí para este momento. Puede ser siempre secundario porque es una manisfestación del yo personal.  No así el paisaje que lo supera por darse en este mundo lleno de belleza.
¡Para qué más protagonismo, si sólo somos testigos de una imagen que en su realidad, si la contemplásemos , puede ser superada cómo la percibimos con nuestros sentidos!
Poca cosa son unos versos para manifestar el deseo de vivir algo más,  frente a mis problemas de salud, como agradecer a Dios y su Creación por habernos dado la oportunidad de ser y estar, aprendiendo del mundo lo que nos olvidamos en cada oportunidad... Y, seguir vivos por un rato, pero conscientes de tener en cuenta esa frase que reza: "nada quedará oculto bajo el sol."   


La lámpara que vela 

Sufrir y resistir, vivir la prueba,
ser dueños de los días de ternura,
ponerse un rato al sol, sentir su altura
en  el  vértigo de amar bajo su gleba.

Tendidos bajo el astro se comprueba,
la lámpara encendida que nos place
y cómo en nuestro afán, su bello emplace,
abriga dominando magestuoso,
haciendo al sentimiento prodigioso
y siervos del amor que nos complace.

"Ranita" (alv)

No hay comentarios: