domingo, 20 de diciembre de 2015

Siempre es bueno ser honestos con lo que sabemos

Dibujo: alattkeva


Cuando algo me parece obvio porque ya lo sé, desde que mi memoria lo recuerda, prefiero ser respetuosa; no me parece justo que me soprenda por ello y me lo crea como una novedad, agradando. Es cuestión de ser sincero. Sé que el camino no es el mismo para todos, pero tiene el mismo fin que se desea. Sólo que no todos creen y, los que creen no están solos para comprenderlo. 

Como se dice: "el silencio es más elocuente que las palabras".
Más bien me parece que las cosas pueden ser como han sido siempre y, si así son, es porque se ha hablado de ellas en todas las épocas de la existencia humana, desde que el hombre se empezó a hacer preguntas y no sólo sobre Dios y la vida sobre este planeta, como el hecho de habitarlo dependiendo de su sistema solar, etc. Hay miles y millones de veces que muchas generaciones han sabido, escuchado, leído sobre la vida misma sobre este planeta. Y millones de seres han cultivado el pensamiento de igual manera, que el doble de seres que lo han despreciado, pensando ser diferentes por ser prácticos con lo aprendido sin insistir sobre el hecho de estar vivo y, vivir y ser feliz que es el sentido más acusado de quienes no quieren cultivar el espíritu, en un montón de casos. En cambio son pocos los que se preocupan por dar a conocer lo que saben y siempre, si lo dan a conocer, es a cambio de algo y añadiendo más enigmas a una realidad, que posiblemente sea más sencilla de lo que es, porque se busca entender, comprender y estar seguro de lo que se sabe, pero nadie se detiene en pensar que lo que se sabe, no necesita saberse porque ya está en cada ser que lo busca. Pues lo que interesa es ver ganancias a plazo corto, donfundiendo, para poder fundamentar corrientes de pensamiento o doctrinas nuevas, haciendo con todo ello una forma de subsitencia para unos pocos. Pero nada es nuevo ni se inventó ayer.

Es justo que cualquiera de nosotros puede estar enteresado, poco o mucho en algunas cuantas cosas, dependiendo del interés que tengamos por estar al tanto de nuestra ignorancia, que es lo fundamental. Sin lugar a dudas que cada cincuenta años, más menos, dejamos de estar muchos de nosotros en la vida y las nuevas generaciones, son la cantera de las que leen a las anteriores o, se interesan por saber. Así que estudiam, aprenden y conocen lo que dicen los viejos libros e incluso los nuevos de cincuenta años atrás, que no lo son tanto en contenidos; para entonces todo estará en soporte virtual.
Lo que pasa es que, se ocultan millones de cosas para quien no quiere profundizar y ver las cosas fáciles. Saber implica sacrificio, búsqueda e investigación. Toda la historia se repite en medio de la tecnología y la Ciencia, las que facilitan saber más cosas de forma más cómoda o rápida; porque cambian las costumbres y la existencia exige otras inquietudes prácticas, dejando aparcadas la del espiritu o el cultivo del alma y la belleza natural. Y, los pocos interesados se les ve como a 'gurus', 'guías' o 'maestros'. Pero las tendencias son otras, los que somos amigos de la belleza y el cultivo del espíritu, nos vemos sorprendidos ante las nuevas ideas, que para nada nos ofrecen lo que esperábamos de lo aprendido, pero sí hay controversias por lo que generan los cambios, como ocurre en el arte, la música y la ideas modernas de cómo se entienden los Valores Humanos o la ética. Parece que todo conocimiento espiritual es nuevo ¡y para nada lo es!

Por eso, entre tantas novedades y tendencias, no deja de haber alguien que es capaz de contarnos algo diferente. Algo nuevo que saca a las almas de la mediocridad o de la rutina, elevándolas espiritualmente., y se agradece, mientras no sea para pedir dinero o hacer proselitismo de una creencia con afán crematísitico. Y son más los que se sorprenden ante lo que otros predican, creen o aseveran y es nuevo para ellos, por la paz que les da; como a los que se sienten atraidos, por lo que nunca se les ha contado nada con un lenguaje sencillo y comprensible. Esto último es así de cierto. Pero no dejan de ser las mismas cosas, y las que permanecen dentro de cientos y miles de millones de libros bajo sus tapas;  que esperan a que se les dé otra salida de diferente forma, con lo cual es una gozada para 'los pescadores' de 'almas cándidas'. Pues los defensores de la Verdad o los que creen 'su verdad', negocio aún explotable por oportunistas que se hacen 'guardianes' del legado, bajo una forma de doctrina, logia, secta con proselitismo; consiguen "llevarse el gato al agua" por la ignorancia imperante. Los que han explotado ese conocimiento a través de siglos, lo han hecho bien difícil o hermético, hasta imposible para cualquier hijo de vecino, que quería saber algo más. en las iglesias no se hacen preguntas, no dejan que se argumente nada que pueda alterar lo que han 'embutido' a la gente sencilla, "por ser dogma de fe".

Porque las cosas que fueron no dejarán de ser lo que son, dependiendo de quien nos las cuente. Creo más a quien a golpes de corazón dice lo que siente, porque es un filósofo nato y las descubre en sus adentros y, si es una persona culta sabe dilucidarlar y aplicarlas correctamente; porque debe ceñirse a la verdad que lleva en sus adentros. Aunque preferiría que quien así procede y lo hace, fuese humilde, poniendo comillas a lo arcano, porque también hay partes que ya todos sabemos porque leemos, aunque somos menos los enterados que volvemos por el camino, para ver a quienes van...

Todo en la Vida tiene una razón de ser y, el Ser que nos regala esas capacidades cognitivas, sabe perfectamente quiénes las necesitan. Sabe en cada momento recordarnos que aún y a través de viejos conocimientos y enseñanzas, se puede descubrir el mismo mundo dentro de otro y que Dios no se muda, está con nosotros. Cuestión de seguir quitándose cascarones con 'el pico'... y piar bien alto.

No me llama la atención, nada de lo nuevo que nos enseñan las doctrinas con todas sus tendencias. Sí la tecnología y los avances de la Ciencia, que nos permiten llegar de forma fácil al conocimiento. La historia sobre este mundo ya está escrita y nada es nuevo, salvo lo que digo anteriormente, que es lo que facilita las cosas del día a día. Son las raíces las que aún preocupan y donde la Ciencia mira. Pero aún se sigue vendiendo la idea de Dios... Pero no uno a la medida de lo humano, cercano y entrañable, porqué estamos en el mundo, sin dar ninguna luz real que nos aúne en el mismo Amor Universal con Él, porque está entre nosotros desde siempre.

Australia Elisa Lattke Valencia en: "Ranita"

No hay comentarios: