miércoles, 13 de enero de 2016

Permiso


PERMISO
(13/1/2016)

La realidad la escribimos todos cada día con nuestras obras. Sea en nuestra vida íntima y familiar, como en estos medios públicos.

La realidad no es ilusoria, es práctica y nos enseña a los demás semejantes. Aprendemos de ella, nos reconocemos tal como somos en cualquier ámbito donde nos movamos. Es ella nuestra tarjeta de presentación de todos los días. No lo olvidemos.
Todos nos merecemos un respeto. Si no nos gusta lo que vemos o leamos, no es una obligación opinar. Con no decir lo que pensamos quedamos mejor y, si decimos la verdad respetando el pensamiento contrario, estaremos satisfechos. Tampoco hay que dar una satisfacción que no sentimos subiéndolo a nuestro muro por agrado. Podemos estar en todas partes y menos, molestarnos por los que no tienen tiempo de opinar o darnos un "Me gusta"... y +Para mí, siguen siendo "seguidores" o amigos virtuales respetables, estén o no.

El tiempo, siempre marca nuestros pasos sin ninguna excepción para todos. Desde que nos hemos asomado a la vida y a estos medios vituales, creo que de cierta forma estamos como 'fichados', por tener una imagen casi pública. Internet es lo que es si aceptamos todo cuanto nos brinda.
Estamos atrapados de cierta forma por la curiosidad y la facilidad que se da, porque alguna vez nos dimos a conocer con lo poco o mucho que sabíamos, lo que tenemos a favor creyéndolo importante o porque realmente lo era; pero dignamente nos viste a todos el respeto de ser lo que somos, sin más artificio que la palabra, como lo que se da y se manifiesta, con nuestras evidentes preferencias e intervenciones en las Redes Sociales.

Si meditando sobre esta circunstancia, podemos pensar unos cuantos, que nos sentimos atrapados o pillados por el sistema virtual, no podemos olvidar que somos libres de decidir lo que queremos hacer en cada momento.Además no es una obligación. Es una elección e incluso se puede mermar la frecuencia por necesidades personales. La obra propia, por insignificante que sea, aún siendo 'un rollo' necesitada en ciertos casos de 'corrector de texto', se puede desenrollar, pero es nuestra aunque nos desnude tal como somos. Honestos y auténticos.

Está claro, que no todo es para divulgarse y no todo se puede decir en determinados medios o situaciones. Es parte del saber estar. Todo se soluciona si se expresa tal como pensamos, con críticas a favor o en contra, sobre temas que nos preocupan del mundo y nuestras necesidades físicas y espirituales y, si no estamos de acuerdo, la vida se encarga de abrirnos los ojos o sonreír o alegrarnos, ante lo que es justo porque es bueno para todos.

El respeto dice mucho de nuestras preferencias y cómo somos. Es elocuente y nos dice lo que sabe, el cómo y quién nos abraza en cada momento. Es parte de la magia de lo empático.

Somos lo que somos y muy frágiles si hieren nuestros sentimientos, Nunca lo olvidemos. Existen formas, el Messenger, el mensaje personal. Y la duda ante el plagio se corrige sobre la marcha. Esa es imperdonable pero también a través de un mensaje privado.
Somos todos seres en proceso de evolución y cada uno de nosotros, viene con la necesidad de ser lo que propone, y a veces no se puede evitar. La vida nos puede educar, enseñar caminos, doblegar nuestro orgullo, sentirnos insignificantes cuando fallamos a otros. Ella es la Maestra. Nos da los elementos para seguir en ella, pero mientras no sepamos reconocer con humildad el cómo separar las luces de la Luz, nos estaremos perdiendo entre tantas sombras de las dudas. Y, en el medio en que se desarrolla nuestra existencia, buscamos siempre la plenitud y nos resolvemos, mientras nos vamos disolviendo. Estoy en ese proceso y confío en Dios.

Lo que más me gusta y lo que doy a conocer, a través de lo que subo a mi muro, me hace transparente si soy sincera con mis preferencias, y eso es lo que deseo, no subir nada que no me guste, pero si lo subo es porque me preocupa la sociedad, la educación, la ética, la política y las posiciones radicales de quienes podemos creer que tenemos la verdad o la razón en nuestras manos.

No soy nada importante ni quiero serlo. En algunas cosas que hago con placer poniendo en ellas sentimiento, me siento siempre un parte del medio como alumna o aprendiza del don dado, que debo desarrollar. Pero sí deseo dejar lo mejor de mí, con lo poco que me queda o me lo dispense la existencia, mientras la neurona sea coherente y lo defienda y prefiera, que me decante por los valores fundamentales para una buena convivencia.

Recuerden: no es una obligación estar aquí todos los días, es una parte de lo lúdico, salvo quienes defienden o patrocinan su labor profesional y lo mantenien para que estemos.

Gracias a todos a los pocos o menos de cuarenta "seguidores" y amigos a los que escasamente visito, y merecen mi agradecimiento por su amistad y confianza.


alattkeva será solamente: una “Ranita Azul”

No hay comentarios: