domingo, 31 de enero de 2016

Siembras inútiles- Sigo enrollándome (creo que es pensar)

Nada es nuevo ni milagroso en el mundo mientras no nos demuestre que sus resultados consiguen un bien necesario. El resto es puro oportunismo que facilitan los medios y, los listos, saben cómo aprovecharse de la ignorancia vigente, pues es una veta de oro de los políticos. Por eso se hace poco por la Cultura y Educación de un pueblo, ya que tiene utilidad el no estar enterado de los que les hacen, cómo y de qué forma se les engaña. Podríamos enterarnos de muchas cosas más si nos diera por leer de vez en cuando, un buen hábito. Yo diría que hay varias formas de analfabetismo y puede que de ello ni yo misma me salve. Sí, soy muy honesta, pues  aunque me mantenga leyendo y hasta presumo de estar al tanto de mi ignorancia,  sigo pensando que no sé gran cosa como para creer que ya lo sé todo. Sin embargo entiendo a "sabelotodos" y siempre hay una cierta vergüenza ajena, cuando no, tristeza ante lo que les incapacita para entender que también están en la lista de los imbéciles engreídos.  Sí, como lo leen. Estoy un poco harta de personajes así que entre chistes y bromas toman el pelo a los demás y pasan de leer o entender lo que necesitan, pero les va muy bien por la vida por su éxito entre, claro, los imbéciles que los aplauden.
 Vamos a ver en qué situación estamos con respecto a lo que digo.
"Los tipos que hay de analfabetismo son:


-El analfabeto absoluto es aquella persona incapaz de leer y escribir una breve y sencilla exposición de hechos relativos a su vida cotidiana.

-En cambio, el analfabetismo funcional, es aquellas personas capaces de leer y escribir, pero que no tienen el hábito de servirse de la lectura y la escritura para la satisfacción de necesidades de la vida cotidiana.

-Analfabetismo gramatical, son aquellas personas que no tienen ni idea de lo que son las reglas ortográficas y gramaticales y escriben como quieren.

-Analfabetismo por desuso que se refiere a aquellos que una vez cumplida la función descifradora del analfabetismo se vuelven analfabetas por no tocar un libro jamás en sus vidas.

-Analfabetismo social es la gente de la cual otra gente se aprovecha por medio de timos como son las famosas pirámides, los "milagros" de algún producto o la promesa de curar enfermedades incurables a cambio de dinero.

-El analfabetismo tecnológico se refiere a la incapacidad para utilizar las nuevas tecnologías tanto en la vida diaria como en el mundo laboral y no está reñido con la educación académica en otras materias."
 (alattkeva)
Un pensamiento es más, cuando quien lo expresa es una persona importante por conocida en los medios o por lo que hace; entonces quien exprese una idea, se le toma por ilustre y persona sabia y sube escalones de la fama, quedando para la posteridad, Los pensamientos o ideas de los no ilustres, que no ilustrados, resultan irrelevantes y son unos perfectos desconocidos, sus pensamientos no valen la pena... Se sospecha, "puede que lo hayan oído por ahí o se aproveche de los que sí piensan; los miserables no tienen cerebro para pensar.".
Un pensamiento tiene peso, cuando quien lo expresa dice algo nuevo y original sin cambiar el sentido de otros que sí lo fueron. Sirve para conceder un beneficio espiritual a quien lo lee o lo practica. 
Un pensamiento de un ser desconocido puede tener un valor importe si lleva una chispa de sana sabiduría.
Nadie en los medios, por más que quiera levantar la voz o llamar la atención, siempre que no sea un un engreído que no sabe contenerse rebajando a sus semejantes. Pues, quien busca vivir de sus ideas originales tiene que abrirse paso en los medios, porque se lo ha ganado con honestidad, pero no servirse de su suerte para apagar otras luces que también iluminan el firmamento. Intuye y conoce.
Un pensamiento puede ser una idea genial e interesante, su altura depende de su abstracción, no necesita protegerse del plagio si quien lo lee sabe que es original y no duda, por el reconocimiento de su autor es su trayectoria espiritual y humana, útil en la sociedad.
Y, como todo pensamiento que es útil en seres grandes y pequeños según la sociedad los clasifique, por sus ambiciones, queda en donde ha salido, es lo que es y debe convencerse que quien lo juzga está atras y va delante de su realidad. Nada llega nuevo a una mente, si no lo canaiza la bondad. 
...
Pensando en que esos pobres pensamientos  que no nos sirven para nada, añado más leña al fuego
 Somos leña del cosmos, desde que nacemos llegamos al mundo para arder sin cesar. el mundo se encarga de que seamos los que aticemos el juego eterno con nuestras pasiones y sueños, sin preocuparnos por el verdadero sentido que tiene la Vida, porque éste que fue promesa para la vuelta se olvida. Somos de una llama viva que se mantiene votiva hasta que se consume, como los elementos de los que estamos formados. La palabra 'atizar' tiene su importancia cuando alguien nos obliga a arder con más fuerza, da ilusión vivir y en la llama que nos consume,  cabalgan nuestros sueños dejando la mayor parte de ellos, sólo cenizas; porque no tenemos otra forma de buscar aventuras si no es con el pensamiento, tal si fuésemos unos Quijotes soñadores y, a veces 'Sanchos', con su espíritu básico, menos soñador y sí práctico en sus limitaciones, el que sólo se permite  la búsqueda de placeres terrenos, sobre todo comer a diario lo que sea, satisfaciendo todo lo que pide el cuerpo.

También tenemos apetitos que olvidamos mientras ardemos en ese fuego eterno de la Vida, esos apetitos que nos llenan el espíritu, pero sólo se los damos a la materia que nos da satisfaciones vacías: halagos, fama, un mejor vivir, amigos que ayudan a mantener ese estatus y oportunidades que mantienen la ilusión y la economía propia. La mayor parte de las veces se encarga el egoísmo práctico de resolver la existencia de forma lógica o práctica, no como realmente se plantea, porque la verdad no debe ser el chorro de agua que apague la ilusión y deje un tizón sin su llama. Así, en un eterno litigio con la vida y sus necesidades no se desprenden el lastre acumulado, pero en millones de casos, se pasan hambres de saber... y saber mucho más de lo que queremos o podíamos aprender en una oportuna vida. Porque somos la pregunta y la respuesta y en ello no empeñamos cada vida que se nos presenta. Somos de la estupidez que se contenta con las lisonjas y con lo aparente sin ir más allá de lo profundo y necesario, que sí regala aquéllo de lo que no queremos desprendernos, llevándolo dentro. 
... Qué lástima que como vidas individuales nos perdamos entre las necesidades de la tirana materia y, al final, tengamos que dejar el traje con todo lo que nos ha permitido el disfrute de la misma o, esas pequeñas cosas que amamos; porque hay que volver y descansar del trajín diario de este mundo, que lo aja, lo agota y lo vuelve jirones. 
 Volver vacíos de lo del mundo y quizá algo asqueados o avergonzados, por perder tanto tiempo; o por no aprovecharlo correctamente, puede que ese haya sido el fin para llevarnos lo esencial del momento, lo que valía la pena del Amor... ¿Hemos aprendido?... Si no ha sido así estaremos planificando otra oportunidad, porque siempre faltará por saber algo más. La Eternidad se estira, contrae o encoge, dilata sin tiempo y nos espera con sus brazos abiertos. Debe ser una gran escuela para retomar el siguiente curso... y, por haber olvidado para qué sirve en realidad la Vida.
Un abrazo.
*Escribanías de 'ranas Azules'*

No hay comentarios: