jueves, 21 de abril de 2016

Las máscaras tras el telón de la vida



Somos actores y espectadores


Figurantes de una realidad, a veces, con 'un papel' destacado, pero nunca dado por los mismos que estamos acá en el planeta. Lo triste es que no queremos entender ni comprender 'el papel' propio, el que nos corresponde mientras tenemos vida. Y, a pesar de saber un poco más sobre nosotros, como para comprendernos mejor; resulta sorprendente que aún se explote lo desconocido o lo olvidado y aprendido en las escuelas, academias y la universidad. No de forma científica para la práctica diaria en cuanto a las demostraciones físicas, que pudiesen darnos u ofrecernos realidades ineludibles. Salvo lo ya conocido que nos es familiar. Porque no hay nadie valiente que refute o desapruebe la farsa, el sainete y la velada en 'el papel' tan atrevido que nos concedemos, interpretando la vida y sus misterios en este lado del mundo. Tanto se ha escrito sobre ello que aún no nos basta, con las realidades comprobadas y las teorías sobre los mismos temas. Pero se sigue pensando en ello y por eso, baladrones, buhoneros embaucadores, facundos - farandulero - gárrulos - habladores - histriones - impostores, (locuaces como yo que lo digo)- milagreros, oradores descarados y menos, esos sabios con conocimientos y algunos perseguidos por "La Santa Inquisición"- que con el tiempo y la luna biche consiguieron ser creídos, porque no nos vendían un cuento.

Cada ser se decanta por la teoría que cree que es la más ajustada, a lo que le inquieta o desconoce de la existencia propia. O, en su conjunto, la de la humanidad entera por: milagrosa, interesante, maravillosa, intrépida y frágil, como espectáculo natural de unos ante los otros. Salvo cuando se cree a salvo de una muerte segura, por servirse de un arma contra los enemigos que el mismo ha fabricado (...), productos de sus miedos o lo que es aún peor, por desprecio, miedo o fobia a otros humanos iguales. Bien por sus creencias, aspecto y forma de ser o pensar.

Pero estamos los que reflexionamos más allá de las intrigas, "los locuaces de paja y cartón" pero no inundamos el mundo como los que se basan en intereses insanos para subir peldaños. Sin ofrecer milagros no hay alternativas, pero sí oportunidades económicas a los inventores de nadas, como a los que los encumbran. Prosélitos y seguidores de esas creencias y de otras de dudosa finalidad, aunque todo sea "por el partido, la Patria y la Verdad"...¿cuál verdad?...

Así que muchos nos hallamos en diferentes grupos, intentando la coherencia e incluso, aceptamos algunas teorías por su lógico resultado y 'por probadas' o porque alguien dice y asevera que es así de cierto... ¡Y todos de cabeza! (...). Con eso nos contentamos y la historia las da como una razón inviolable, si se trata de fe religiosa, porque si no es así es anatema y nos convertimos en enemigos.

Pero, qué podemos pensar de quienes nos aseveran sus teorías personales, si ya tenemos la propia. No empíricas como para ser demostrables o hacerse tangibles. Por ejemplo: si yo les dijera que vuelo de vez en cuando, no creo que se lo tomasen en serio, algunos se partirían de risa pensando en 'una rana voladora' y, más de una persona podría bromear con eso de: "sólo las brujas lo hacen"... Y tan a gusto. Así que, si volase y fuese verdad, podría crear un grave problema social e incluso político o quién sabe qué originaría, para pensar en otra fuerza que compite ya con lo inventado, por saber que alguien puede elevarse del suelo y hasta desaparecer. ¡Quién se lo puede creer! Así que la habilidad consiste en hacer de lo fácil un misterio más, pues las cosas sencillas tienen más cabida en el corazón de los ingenuos.

En este mundo, magos, prestidigitadores e ilusionistas, hacen su trabajo y son admirados por sus habilidades, pero sabemos que son años de práctica y sacrificio y muchos trucos que permiten dar con lo imposible, para creerse en 'el milagroso resultado'. Hay mucho trabajo mental para resolver lo obvio. Es decir, lo que les permite la fiabilidad y el éxito. ¿Pero que sacerdote de cualquier religión o secta, ha hecho lo de Jesucristo tal como lo cuenta la religión cristiana? La mayoría que hace 'milagros' son ilusionistas y tienen gente conchabada, además de utilizar la sugestión y la hipnosis colectiva, la misma que utilizan algunos políticos dentro del poder con sus propios seguidores y, algunas sectas para conseguir el diezmo de los tontos que les creen. Santeros, brujos y gentes que sobreviven o se enriquecen con los crédulos a los que engañan.

Pero, no vamos a ahondar en esas habilidades mundanas propias de la mafia que nos ha robado la esperanza de este mundo. Me refiero a los políticos ladrones. Ni tampoco quitarle brillo a la sincera y honesta realidad de muchos seres que nos regalan caminos o sendas honestas para sentirnos felices o, recobrar la esperanza. Quizá con los mismos deseos que nosotros de que cambie este mundo y ver, que aquellos que piensan así y lo sienten en su corazón, tienen un valor espiritual por el servicio que hacen a la sociedad con sus consejos, sin dar nada a cambio; como razones que les llevan a ayudar a otros seres débiles o faltos de espíritu, siendo misioneros entregados a su labor humanitaria. Y para aquellos que no creen en nada o piensan, que en este mundo no existen milagros, sí los hay y están en cada uno de nosotros, si sabemos hallarlos con nuestra actitud y nuestras buenas obras. Ya lo creo.

La función, les aseguro, no termina. Estamos en el ojo de los astutos, empezando por los que buscan un voto o un creyente. Todos somos actores y espectadores pero no somos totalmente libres, siempre hay quien dirige el rebaño en todo sitio; somos un voto, un número, un posible, un seguidor o un perseguidor de sueños de libertas... y a la vez, una mutua esperanza para honestos soñadores o traidores a los valores conocidos. Pero, ojo, cuidado con la falta de honestidad de nosotros, la gran mayoría de 'figurantes' en busca de 'un papel'... Somos los que abundamos en este 'teatro de la vida. No se descuiden y recuerden:

."Estamos hechos de la misma materia que los sueños y nuestra pequeña vida termina durmiendo".

» William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico

Sea moderado tu sueño: que el que no madruga con el sol, no goza del día.

» Miguel de Cervantes (1547-1616) Escritor español

Soñaba el ciego que veía, y soñaba lo que quería.

» Proverbio castellano

-------------
alattkeva.

No hay comentarios: