miércoles, 20 de abril de 2016

LOS TOROS, SUS SEGUIDORES Y LOS QUE VIVEN DEL FESTEJO

Ir al enlace de la noticia: 
 SUS SEGUIDORES, 
PERO TAMBIÉN QUIENES VIVEN DE LA 'FIESTA BRAVA', ¿QUÉ PASARÁ CON ESOS PUESTOS DE TRABAJO si se pierden?...


Es justo que no se subvencione,  también opino que debe ser así como los festejos de barrio. ¿Por qué debo pagar por lo que no me gusta? ¿O contribuir a que la gente de mi pueblo sea cruel, y no entiendan el dolor de un animal? Los dueños de las plazas de toros y todo lo que gira alrededor de este negocio de la "Fiesta Brava" lo deben subvencionar los propios interesados y, como los partidos pagar por sostenerlo de forma legal. Ganaderos, toreros, aficionados y a los que les gusta el espectáculo. Y respeto a quienes en un coso disfrutan con sus reglas, no a quienes disfrutan en los encierros de los pueblos matando un toro a pedradas, a palo y como sea, el todo es divertirse. Porque si un niño ve eso igual la emprende con cualquier otro animal, por el sólo hecho de que: "los animales no piensa, no sufre, no les duele y hasta no beben agua..." Tópicos estúpidos que aún algunos imbéciles iluminados disfrutan con repetírselo a un niño. Y estamos en pleno s. XXI. 
Pero no dejo de pensar en esto:

Otra cosa es la conservación de la especie del toro bravo, que ya lo veo muy difícil cuando deje de interesar, saliiéndose con la suya los que no piensan más allá de lo que cuentan o comentan otros, porque no leen.
Suponiendo que pase:  
No tendrá en un Zoo la esbeltez ni el porte de un toro de lidea, ¡ni de coña!, será un toro sin fibra, gordo y deformado por una vida sedentaria, cuya finalidad es como un ejemplar del recuerdo de lo que se hacía antes con el. Y menos criarlos para comer su carne. para eso están las otras razas. Las ganaderías no tendrán ningún interés en crear algo que no es rentable, salvo de adorno hasta que se olviden otras generaciones y se extinga. Un toro de lidia no se parecerá ni mucho menos a "el toro de Osborne si sobrevive en un zoológico. Eso me dice un hijo biólogo que no es aficionado a la "Fiesta" y añade: "también los cortijos y ganaderías de reses bravas, tienen una finalidad importante de mantener las dehesas y los terrenos limpios, evitando los incendios forestales... Pero se terminaran muchos puestos de trabajo, al no haber tantos festejos subvencionados por los ayuntamientos, Y las plazas pueden servir para todo, como para poner chiringuitos de comida rápida o restaurantes a base de carne de mataderos, donde los hipócritas coman la carne estresada, que no ves cómo se les mata, pero: "barriga llena y corazón contento".  

Los enemigos de "La fiesta" no parece que mediten el grave problema porque sólo quieren que no la haya, "por ser amigos de los animales"... que se comen. Y porque nadie cae en cuenta de los daños colaterales, los que pueden acabar con muchos puestos de trabajo y no sólo los de los feriantes, sino los artesanos de la piel, el textil, el calzado, cocineros, restaurantes, los que están relacionados con el toreo, los derivados de piel sobre todo y los cuerno y viseras animales para piensos compuestos y nutrientes de la agricultura. Las mascotas de quienes no les gustan "los festejos taurinos" comen carne, proteína necesaria para que estén sanas, porque con verdura sola se debilitan. ¿O no lo recuerdan o ignoran? Y toda esa gente que espera como agua de mayo la fiesta de los toros, viven de ello y si tienen familia mucho más es el problema.


HAY MÁS:  


  
¿Y qué hacemos con los turistas morbosos, esos que pagan por ver hasta una mala corrida y salen como una cuadrilla?

Por otro lado: modistos, fábricas de textiles, bordados, calzado, sombrereros, mantillas, herreros, bandas de música, librerías especializadas, recuerdos turísticos, viajes, restaurantes, alquiler de vehículos, chóferes, hoteles que reciben a las cuadrillas con sus maestros toreros, reporteros y periodistas especializados; rejoneadores, domadores, veterinarios, caballistas, criadores de equinos muy relacionados para estos festejos, rejoneadores, sueños de muletillas y en fin dinero que se perdería y se acabaría oficios y su demanda, como las espadas toledanas. 


En fin, se trata de más situaciones que se ven amenazadas por falta de esa animosa "fiesta de colorido y sangre", aunque nos fastidie, y nos guste o no, los toros muertos en las plazas quizá tienen una muerte diferente según se mire, pero no menos cruel y estresante y más sádica que la que sufren en los mataderos de ganado, porcino y caprino y lanar; y otro tipo de animales de granja. Porque cuando se les abre en canal prácticamente agonizantes, como suele pasar en los mataderos, es horrible. Allí donde se les lleva para consumo humano, no tan rápido mueren, porque se les transporta hacinados y con sed y ya sufren, Algunos mueren durante el viaje y otros a palo en el sitio de destino, patadas,  descargas eléctricas que son efectivas, porque se les electrocuta y se prolonga su agonía. No siempre el veterinario certifica la muerte de un animal como dulce. También se acelera por degüello si no muere rápido o ahogamiento, y mientras muere se les abre estando vivos... "¡ah, poco importa, es su destino, dios lo dejó así!" O, poco importa que se muevan, bramen que "son dolores reflejos",... ¡Y lo que no vemos y nos lo comemos, pero no nos importa cómo murió! (...) Y seguiremos disfrutando de nuestro guiso de ternera, el buen chuletón, la parrillada, el arroz con pollo, el conejo al ajillo, cochinillo, cabrito y cordero asado, para sentirnos felices. Como también de nuestro calzado, cinto, monedero de piel, muebles forrados en lo mismo ¡y poco importa del animal que sea! (...)


La cuestión es que los toros, serán parte de un recuerdo que es lo que realmente interesa a quienes no han visto un festejo. No han ido a una ganadería de reses bravas y no saben de los mimos y cuidados que les dan sus dueños. Como de su sufrimiento para sacar adelante un proyecto, una ilusión, su familia, la inversión de años de ahorro y de exponerse delante de un toro; ni tampoco han asistido a una doma de un caballo para rejoneo o monta; no han visto la ilusión de un maletilla, las cicatrices del torero que sigue intentando ser figura o que los sean sus hijos aunque mueran... (hablo de los honestos), creciendo desde la nada en el medio que la vida le ofrece, porque no saben más que ese oficio que se buscan, sin importarles morir.


Pues es allí donde voy y se medita viendo que, quienes no quieren el festejo, usan accesorios de piel animal, comen carne y olvidan a los que viven de "Los Toros". Eso es lo triste. Parece que no lo toman en cuenta.
Afirmo, no me gusta su muerte en la plaza, pero si compara esto de despreciar la muerte del toro y a quienes viven de ello, sin ver más allá de la barrera, no saben lo que hay detrás de cada persona que sí siente la fiesta como suya. Lo digo porque lo sé de quien vive de ello y de quienes alrededor de la Fiesta de los toros, también trabajan para sostener su economía sin ser ''unos matarifes'' por usar la espada o la puntilla, porque el torero tiene un reglamento, también estudia para ser figura por la plástica de sus movimientos, por eso es también arte, forma, figura y toro salvaje y noble. Y digan lo que digan es parte de la belleza que busca a quien lo mira y paga por ello. Pues cuando una figura se luce para exponer su físico delante de una res brava, teniendo la suerte de salir ileso, es porque consigue lo que desea... 
Comprender todo cuando hace para sentir la fama alguna vez, eso no lo saben quienes comemos carne, es parte de 'una suerte' por quienes lo admiran y pagan por ver lo que hace.

Aunque estoy de acuerdo con quitar las subvenciones y que se busquen la vida, pero aquéllos que enumero al comienzo. Pero es su forma de vivir y merecen un respeto.


***Algo más sobre el ARTE: Y qué podemos pensar del lenguaje taurino, riqueza de nuestra lengua, utilizado en la literatura. Es una liturgia de una inspiración especial. Luego la música de tantos "paso dobles", las obras pictóricas de excelentes pintores y aficionados y en general, las Bellas Artes están llenas de obras magníficas. Creo, sinceramente que me quedo corta. Y no me importan que me critiquen, pero para detestar ese oficio y lo que aparentemente se piensa, es porque no se ha ido a un matadero de ganado ni a un tentadero o coso taurino. La muerte de un toro, vaquilla o novillo, tiene más dignidad en una plaza. Se los aseguro, aún con lágrimas en los ojos. 
TORO DE LÍDIA /HISTORIA: (http://www.cetnotorolidia.es/opencms_wf/opencms/toro_de_lidia/origen_e_historia/index.html?__setlocale=es)


alattkeva
Foto: alattkeva (Plaza de Ronda)

No hay comentarios: