lunes, 30 de mayo de 2016

EL SECRETO DEL Km 0


Hace dos décadas estuve aproximadamente aquí y me puse encima de la placa. 
Pedí algo y la toqué con mis manos. "Puedes pedir lo que quieras, -me comentaron en broma-,
pero procura ser inteligente, no sea que lo que pidas, no puedas administrar como deseas.
Entonces, dije a mis acompañantes, que reían divertidos por la incredulidad ante este tipo de "leyendas" como las llamaron:
 *pues, si ya la vida por tenerme acá a este lado, 
bien sabe de mi destino, para qué pedir nada si el punto '0', sabe perfectamente qué pido.*
Entonces, diciendo esto pedí en silencio perdón por quien ignora y recé por el mundo y su paz, 
delante de la catedral, Notre Dame.

No hay comentarios: