lunes, 15 de agosto de 2016

Bajo el limo piensa una "ranita Azul"



*He aprendido que a casi nadie le interesa la verdad. La verdad siempre es incómoda porque exige compromiso. alattkeva
 *Una idea brillante* amigos míos, no brilla por sí sola. Ha tenido que esforzarse a través de la misma oscuridad de su sueño, el que es común a todos los seres humanos aunque siempre diferente en su desarrollo, por necesidad de hallar el propio camino si se busca. Ya en el, ante el horizonte que a todos nos espera, se ve el origen del discurso que cada vida razona en su momento.
Aprovechemos entonces, con bondad, perseverancia y paciencia, ese recorrido que es el de cada ser debe hacer por separado. Mientras más cerca estemos de 'la Luz' que esperamos al final, ella nos atrapa. *alattkeva
En la soledad del alma, lo que importa es la crisálida y lo que la envuelve. Su estado de quiescencia absoluta mientras consigue sus alas. *alattkeva


Admiro a quienes escriben y no es fácil 'volar alto', como se dice alegóricamente como metáfora comparativa, de quien sube los peldaños del éxito.
Resulta sacrificado si no se sabe nada de un tema del que se desea escribir. Porque sin conocer la sordidez del mundo, resulta un esfuerzo colocarse en otra dimensión para conseguirlo.
Describir lo que no se ha experimentado, porque hay que documentarse si no lo has vivido, no resulta fácil. No deja de ser más cómodo subir desde el peldaño en que se está, poco a poco, sin pasar por situaciones terribles para referir un drama ajeno de la vida.

Si no se ha caminado por las simas de la desesperación o toda carencia física, tienes que inventarte una realidad, para crear emociones e interés por lo que se lee. Opinar sobre lo que no has pasado es una virtud añadida, si no la has sufrido en carne propia. Escribir sobre ello resulta fácil a quien maneja la lengua con habilidad. Sin embargo, la creatividad es parte de la misma destreza en el manejo de la lengua, capaz de comunicarnos detalles creíbles con todas las emociones, estados de ánimo que desean que siento el lector. Puede llegar la ficción a convencernos de todo lo que nos refiere, sentados comodamente delante de un libro o de la televisión.
Ese sórdido mundo del que nos habla, o cualquier otro lleno de fantasía está muy lejos de la vida real del autor. Y para comprender de lo que hablamos o escribimos, no es necesario conocer ese infierno en que se mueven otras vidas, lo que jamas hemos pasado en esta sociedad. Pero para poder contarlo con exactitud, basta que un buen escritor  nos lo haga vivir en un simple párrafo de cuatro renglones o menos. Hay quien es capaz de conseguir llevarnos a ese clímax de desesperación, si sabe manejar un relato con las palabras precisas.


*alattkeva
*Sí, amigos, hay momentos que se hace necesario sentarse sobre una idea brillante y no no se puede aguantar el calor que despide..., si resulta ser "la piedra del camino" que siempre está expuesta "al sol que más calienta".

No hay comentarios: