La Charca de Ranita Azul 2

La Charca de Ranita Azul 2
Un segundo blog

LA CHARCA DE ELISA

LA CHARCA DE ELISA
Mi blog de poesía, prosa y reflexiones...

lunes, 22 de agosto de 2016



Sociedad De Filosofía Aplicada@SociedadefilosofiaplicadaInicioInformaciónFotosMe gustaVideosNotasPublicaciones

Sociedad De Filosofía Aplicada con Erika Juarez Farfan y Ana Sordómez.
Ayer a las 0:35 ·
Aquí están...
Imagen dejada en el muro de Humor Filosófico. Autor no conocido (avisen si la
O conocen).

Participé en los comentarios de la página en Facebook y escribí este comentario al respecto del tema. Creo que como usuaria de este blog tengo derecho a quedarme con mi comentario y divulgar mi punto de vista. Supuesto la imagen es pública y con su autoría, la dejo. Felicito la creatividad de su autor/a. Gracias. 


Australia Elisa Lattke Valencia La gente suele hablar de "descubrir tu propia luz" porque no sabe su dueño que la lleva encima y no es de autoayuda. Las dos cosas son lo mismo: descubrir tus propias capacidades espirituales y que ellas, funcionen como recursos inteligentes, generadoras de salud y vida equilibrada, sin necesidad de un aprovechado/a, dispuestos a que sirvas de escalón... Pero aún seguimos habiendo ingenuos o crédulos, para que otros se aprovechen de lo que se ignora y se enriquecen los buscadores de pendejos. Nos prueba a menudo la vida ante los que van subiendo gracias a su valentía o desenvuelta frescura, para conseguir afianzar su realidad en cualquier teoría.
He comprobado, que esos otros que se sienten atraídos son personas de un entorno acomodado o no, pero frívolo en algunos casos y en otros, seres débiles y necesitados de seguridad, que han dejado de creer en muchas cosas y, cuando alguno se le acerca, 'el visionario' de turno y les habla de 'la luz' "que no ven y que llevan dentro", y se les explica... Sienten un gran interés y se sorprenden y preguntan, cómo diablos no se han mirado de la misma forma que 'el predicador' de simple misterio, hasta alucinan y preguntan con gran ingenuidad, cómo conseguir ver o saber si pueden encontrar lo mismo. Otros tiemblan impresionados (...) "Nadie les había hablado así, ni los curas -por ejemplo-  y lo manifiestan convencidos. Pero esto pasa igual en otras situaciones...'el iluminado' se anexa a esa parte de la sociedad que frecuenta los medios, en ella halla afianzar sus ideas y su momento y poco a poco, habilidad de su pensamiento consigue hacerse con un puñado de admiradores.  

Es indudable que la perfección espiritual no existe y si hay tres seres iguales, hay que contar cien mil o un millón, para encontrarlos. Que se nos hable de perfección espiritual o de un mundo hecho a nuestra medida, valiéndonos de contactos afines y sus entornos, es posible que se halle algo de paz por sus ritos, su forma de pensar, alimentarse, disfrutar del aire libre y de momentos sanos de alegría,"liberando al cuerpo de lo del mundo y sus pasiones". Puede que en un convento, seminario o monasterio de retiro, consigamos algo así. Pero en medio de este mundo que nos rodea lo veo difícil, sin embargo, para quien tiene el negocio de 'la espiritualidad' a la carta para incrédulos, gente estresada y harta de lo del mundo o deseosa de participar un fin de semana de 'una sanación espiritual', consigue algún beneficio pues está pensado todo para que suceda,
aquéllo que anda buscando a nivel psíquico, y hasta flote en su nirvana espiritual de forma honesta. Al organizador no se le escapa nada para que cualquiera de los miembros sea feliz y colabora con el necesitado o prosélito, en busca de paz interior para enfrentarse al mundo. (...) Estos sitios regalan una parte de lo deseado. Pero tampoco es gratis y tiene sus reglas y actividades en las cuales participar y ganar adeptos, supone un gasto, pues debe haber un lugar agradable y cómodo en donde puedan sentirse en su cielo particular. 
Los movimientos sobre este particular abundan en una sociedad, pervertida por el deterioro moral y la falta de valores. Y quien busca ese tipo de tranquilidad y estar en forma física y espiritual, consigue lo deseado e incluso a través de la asociación de miembros venda sus obras y las edite en otros idiomas, pues la misma organización que los acoge, sin que pierdan sus derechos de autor y benefician por partida doble a una parte y otra, yendo una parte de las ventas a parar a organismos humanitarios. 
  Sentirse feliz es lo que importa y se colabora mutuamente en esos derechos para conseguir el fin que se propone el autor de libros y manuales de autoayuda de todo tipo y tema.
¡Y todo cuanto hay en el dichoso manual, ya se había dicho desde a. de c.!
 Conclusión: no se indaga sobre lo que se ignora y otros lo aprovechan en su beneficio, consiguen tapar esos agujeros mentales con los arreglos y modificaciones que se les ocurre, y las que hacen a tantas leyendas los escritores de ciencia ficción. Se lee poco sobre filosofía, historia de las religiones, psicología y las creencias de los pueblos de este mundo. Se multiplican las religiones a medida de los listos 'emprendedores'...
Cada cuarto de siglo o menos hay enfriamiento y desarraigo de todo, falta de fe, crisis de valores. Y vuelven a tener éxito los manuales de autoayuda y los 'iluminadores de tinieblas'. Porque son millones de seres humanos los que descubren 'el agua tibia', en ese río revuelto de los vendedores de ilusiones, de nuevos caminos, de 'salvavidas espirituales' y agarraderos aparentes, donde 'el guru' o listillo/a de turno, magnífica teorías y cuenta maravillas los muy pelotudos. Negocio para sobrevivir ellos, Nada sale gratis y hasta para ser algo en este mundo, debes promocionarte, haciendo que crean otros lo que ya estaba escrito siglos atrás, pero utilizando un lenguaje asequible y persuasivo y todos los medios del hoy para conseguir el efecto deseado: que crean en la persona que les habla porque se creen enviados de Dios. Parten de la misma lógica: somos millones de seres humanos y si se consigue divulgar una idea o un ejemplar en varios idiomas, todo rueda a favor del autor o del visionario fundador. Cuestión de marketing y de oportunismo por culpa del relajo social.

alattkeva